Álvaro Uribe, ex presidente de Colombia
Álvaro Uribe, ex presidente de Colombia

Álvaro Uribe Vélez, presidente de Colombia entre 2002 y 2010, se convirtió este martes en el primer mandatario en acudir a una indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia -máximo tribunal del país- para responder frente a su participación en un caso de manipulación de testigos que lo señala como presunto responsable de los delitos de soborno y fraude procesal.

La audiencia al expresidente y actual senador de la República inició a las 8 de la mañana hora colombiana y se espera que dure todo el día, ya que el cuestionario del alto tribunal para el expresidente tiene más de 100 preguntas.

Los delitos de los que se le acusa a Uribe -soborno y fraude procesal- fueron presuntamente cometidos durante su ejercicio como senador, razón por la que la Corte Suprema tiene competencia para juzgarlo y llamarlo a indagatoria.

Esto rompe todos los precedentes judiciales en Colombia, ya que los presidentes y expresidentes cuentan con un fuero especial y sólo pueden ser juzgados por el Congreso de la República, el cual después de varias instancias tiene la potestad de dar trámite a la Corte Suprema ante una actuación penal del imputado.

Uribe, por ejemplo, tiene casi 50 investigaciones en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, organismo del Congreso que investiga a los aforados, de las cuales ninguna ha sido llevada a un juicio político. Es más, en la historia del país solo el exdictador Gustavo Rojas Pinilla, alcanzó un juicio político ante el Senado -segunda instancia- en el que fue finalmente encontrado culpable por los delitos que se le atribuían en 1959.

El proceso contra Uribe inició hace más de un año y paradójicamente tuvo su origen en una denuncia que él mismo interpuso ante la Corte Suprema de Justicia en contra de otro senador, Iván Cepeda, del partido opositor de izquierda Polo Democrático.

Cepeda, en septiembre de 2014, realizó desde el Congreso un debate sobre paramilitarismo en el que denunció los presuntos vínculos del expresidente Uribe con este grupo terrorista y lo señaló de haber propiciado el surgimiento y consolidación de este fenómeno gracias a la creación de las Convivir -cooperativas privadas de seguridad- cuando fue Gobernador de Antioquia, y de la política de Seguridad Democratica, cuando fue presidente de Colombia.

En dicho debate Cepeda presentó los testimonios de varios exparamilitares quienes afirmaron que en la finca Guacharacas, propiedad de la familia de Uribe, se había creado el Bloque Metro de las Autodefensas Unidad de Colombia (AUC) -principal grupo paramilitar de Colombia- con el concurso del propio Uribe y su hermano Santiago.

Después del debate, Uribe salió a interponer una denuncia penal contra Cepeda por manipulación de testigos, afirmando que el senador del Polo había ofrecido dádivas para que varios exparamilitares testificaran en su contra.

Tras más de tres años de investigación, el 16 de febrero de 2018, la Corte Suprema de Justicia anunció que cerraba la investigación contra Iván Cepeda por no encontrar indicios de que había incurrido en algún delito y ordenó compulsar copias contra Álvaro Uribe bajo los mismos cargos por los que él había denunciado a Cepeda.

Un testimonio es clave para este proceso, el del exparamilitar Juan Guillermo Monsalve, quien entre el 21, 22, y 23 de febrero de 2018 habría recibido toda suerte de presiones por parte de Uribe y su equipo de abogados para que cambiara su testimonio y dijera que su declaración sobre lo ocurrido en la finca Guacharacas y la creación del Bloque Metro de las AUC había sido producto de sobornos del senador Cepeda.

Monsalve es el hijo del mayordomo de la hacienda Guacharacas y perteneció al Bloque Metro de AUC por lo que su testimonio es clave en todo este proceso. Basado en denuncias del propio testigo y de Cepeda sobre las presiones del equipo jurídico del expresidente la Corte decidió llamar a indagatoria a Uribe el pasado 18 de junio de 2018.

Más de un año después el expresidente acude hoy al llamado de la Corte Suprema en un caso que tiene partido en dos al país, ya que es Álvaro Uribe Vélez el principal determinante de la política colombiana en los últimos 20 años, tanto que el actual gobierno está encabezado por Iván Duque, miembro de su partido, el Centro Democrático.