iStock
iStock

La gran apuesta legislativa del Gobierno de Iván Duque para el segundo año de sesiones en el Congreso empezó ayer con la radicación de la ponencia del proyecto de reforma constitucional que busca implementar la prisión perpetua para quienes cometan delitos contra los niños y niñas, como violaciones, abusos, agresiones y asesinatos.

Actualmente la Constitución colombiana prohíbe la implementación de la cadena perpetua, por lo que la iniciativa deberá cambiar el artículo 34 de la carta magna, donde está consignada explícitamente la prohibición para este tipo de penas.

La reforma busca incluir una modificación que permita la máxima sanción de encarcelamiento para quienes "cometan los delitos de homicidio doloso, secuestro, tortura acceso carnal o actos sexuales abusivos con menor de 14 años".

Sin embargo, cuenta con un matiz, la revisión de la sanción en un plazo no inferior a 25 años para evaluar la resocialización del condenado. Cada sentencia en este sentido tendrá además revisión automática del superior jerárquico del tribunal que la dicte.

El trámite legislativo de la iniciativa, que al ser una reforma constitucional (Acto Legislativo) deberá pasar por ocho debates para conseguir su aprobación definitiva, empezará en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, que trata sobre asuntos constitucionales.

Iván Duque, presidente de Colombia (AFP)
Iván Duque, presidente de Colombia (AFP)

Se espera que el gobierno de Duque priorice el proyecto dentro de su agenda legislativa, como afirmó el propio presidente el pasado 20 de julio cuando instaló el segundo período de sesiones del Congreso en su mandato.

"Hemos encontrado que en materia de actos sexuales contra niños hay una alta tasa de reincidencia", señaló el representante Lorduy, que será uno de los ponentes de la iniciativa en la Cámara de Representantes.

La tasa de reincidencia de los crímenes contra menores de edad se ubica en un 9% aproximadamente, según afirmaron los congresistas que firmaron la ponencia, los cuales pertenecen a los partidos Cambio Radical y Conservador, afines al gobierno.

El proyecto no está ajeno de polémica, ya que han sido varios los juristas colombianos que han resaltado que este tipo de sanciones no son efectivas en la prevención de los delitos sexuales contra los menores de edad, por lo que los debates en el legislativo prometen una álgida confrontación de ideas.

No obstante, la idea de cadena perpetua a violadores de niños es un proyecto popular entre los colombianos y sobre el que se viene hablando desde hace años. Ésta no es la primera vez que se propone pero en ocasiones anteriores no ha contado con el respaldo político suficiente, por lo que la apuesta frontal del gobierno de Duque por sacarlo adelante podría ser vital para conseguir su aprobación.

En Colombia hay muchos casos escandalosos de crímenes contra los niños, como el de Luis Fernando Garavito, conocido como "La Bestia", "El Monje" o "El Monstruo de Génova", responsable de la violación y asesinato de 172 menores de edad, quien fue condenado a 40 años de prisión.

Otro caso emblemático, que sirvió para revivir la discusión de la cadena perpetua, fue el atroz crimen contra Yuliana Somboní, una niña de 7 años que fue torturada, violada y asesinada en 2016 por Rafael Uribe Noguera. Por este caso también estaban siendo investigados los hermanos del autor confeso del crimen por complicidad en el feminicidio, pero hace pocos días el juez del caso los absolvió de responsabilidad.