Mauricio Ramos tiene 38 años y es padre de dos niños, ha dedicado su vida a la actividad sindical, desde que era cotero en plantaciones de caña de azúcar en el departamento de Valle del Cauca.
Mauricio Ramos tiene 38 años y es padre de dos niños, ha dedicado su vida a la actividad sindical, desde que era cotero en plantaciones de caña de azúcar en el departamento de Valle del Cauca.

Por homicidio fue imputado el concejal de Florida, en Valle, Mauricio Ramos, al atender un llamado de auxilio de su vecina. El político, que se entregó voluntariamente a las autoridades, podría ir a prisión por asesinar a un hombre identificado como Wilson Materón Medina, mientras trataba de defender a la esposa de éste de una golpiza que le estaba propinando.

Pasadas las 10:30 de la noche del domingo 10 de marzo, una joven gritaba con desesperación desde su humilde casa ubicada en la vereda Simón Bolívar del corregimiento El Llanito. "Mauro, por favor ayúdeme, me va a matar", decía la mujer según reseña la revista Semana. Ella llamaba a su vecino, el concejal Ramos, quien vivía al lado.

"Como ya era muy tarde, obviamente los gritos y el llamado de auxilio eran muy claros y no podía desentenderme de un asunto tan delicado", explicó Ramos a Semana. Según su relato, ingresó a la casa de la mujer sin forzar la puerta y encontró que el hombre la tenía agarrada del cuello con una mano, mientras con la otra la amenazaba con un cuchillo.

Materón, al darse cuenta de la presencia de Ramos, suelta a su pareja y se lanza sobre él intentando enterrarle el cuchillo. En medio del forcejeo, el concejal logra tomar el arma blanca y le hace una herida en el pecho, "en defensa propia", expresó a Semana. De inmediato trasladaron al herido a un centro hospitalario, pero falleció en el camino.

El concejal afirmó que el hombre estaba bajo los efectos del alcohol y que esa "no era la primera vez que le pegaba a su pareja. Ya existía un historial de maltratos, la mayoría en medio de borracheras", aseguró a la revista nacional. De hecho, se sabe que Wilson Materón Medina es un exconvicto, hace un año salió de la cárcel donde pagaba pena por concierto para delinquir agravado, narcotráfico, inasistencia alimentaria y violencia intrafamiliar.

Ramos, de 38 años y padre de dos niños, dedicado a la actividad sindical desde que trabajaba de cotero en cultivos de caña de azúcar, decidió entregarse a la justicia cuando supo que la mujer víctima de maltrato quería asumir la culpa del homicidio. Ahora, las autoridades deberán determinar si el crimen se realizó bajo legítima defensa, lo que lo exoneraría de condena según el artículo 32 del Código Penal colombiano.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: