La Policía Nacional registró, en el primer semestre de 2018, 30 casos de ataque con ácido en todo el país
La Policía Nacional registró, en el primer semestre de 2018, 30 casos de ataque con ácido en todo el país

En la primera semana de 2019 se han registrado en Colombia dos nuevos ataques con ácido contra mujeres que preocupan a las autoridades. Una de las afectadas es una joven de 24 años a manos de su ex pareja y padre de su hijo de cinco años. La otra, de 27 años, fue agredida por una vecina por celos.

María Camila Rubio, de 24 años, había denunciado hostigamientos y amenazas de su ex pareja en la Fiscalía, luego de que hace seis meses decidiera terminar la relación. "Le había advertido que la iba a matar", contó a El Tiempo el padre de la mujer, Armando Rubio.

El hombre, incluso, la perseguía todos los días hasta su trabajo en la localidad de Puente Aranda, en Bogotá. Pese a ello las autoridades no le brindaron ninguna medida de seguridad. El pasado viernes 4 de enero el agresor cumplió su cometido.

Rubio regresaba a su lugar de trabajo luego de salir un momento a una cafetería cuando el padre de su hijo la interceptó y le arrojó una sustancia en el rostro. Luego huyó y abordó un taxi. Pero pocas cuadras después se bajó en un parque e ingirió un químico que lo mató al instante.

En Colombia el uso de ácido como arma fue penalizado con la Ley 1.773 de 2016, o Ley Natalia Ponce de León
En Colombia el uso de ácido como arma fue penalizado con la Ley 1.773 de 2016, o Ley Natalia Ponce de León

Un comerciante que presenció el hecho le echó agua a la mujer y la trasladó al Hospital Simón Bolívar, donde atendieron sus quemaduras en parte del rostro, pecho y extremidades. "Deben hacerle reconstrucción del pómulo izquierdo, pero aún deben esperar que sus vías respiratorias se desinflamen", dijo el padre a El Tiempo.

El otro caso se presentó el 1 de enero en Jamundí, Valle del Cauca. La víctima fue identificada como Lina Johana Pregonero Cortes, de 27 años, quien fue atacada con ácido por una vecina que la acusaba de tener una relación con su esposo.

La víctima perdió el ojo izquierdo y quedó con severas heridas en su rostro y pecho, por las quemaduras de segundo y tercer grado que recibió, según el informe médico. Ella también había sido amenazada en otras ocasiones por la agresora.

La madre de Pregonero denunció el hecho ante la Fiscalía y la agresora fue detenida; aunque no aceptó los cargos que se le imputan, le impusieron medida de aseguramiento en centro carcelario.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: