El pastor puertorriqueño Javier Donate viajó a Colombia para evangelizar prostitutas de la llamada zona de tolerancia del barrio Santa Fe, en Bogotá. Pero se sorprendió con los desgarradores testimonios de las mujeres.

El religioso contrató a unas chicas que trabajaban en un bar y las llevó a una habitación, pero en vez de tener sexo con ellas las iba a evangelizar. Así dio constancia en un video subido en Facebook por el portal El Salvador.

Un proxeneta los ubicó en una sala donde pasaron 15 chicas para que escogiera cuál quería. Por cada una de las que eligió le tocó pagar unos 10 dólares, lo que consideró un "atentado contra la dignidad humana". Iba acompañado de otros hombres, y ambos escondían cámaras en un esfero y en las gafas.

"Hay personas que uno no quisiera ni verlas, ni tocarlas. Ellos son asquerosos con uno, son feos y son de una manera muy desagradable. Nos tratan mal", les contó la primera mujer a quien recibieron en la habitación.

Otra chica de 22 años confesó que la razón por la que ejercía la prostitución era su país: Venezuela. "Yo era cristiana evangélica también", les dijo, pero la crisis que atraviesa el vecino estado la hizo exiliarse y buscar la forma de sobrevivir y poder enviar dinero a su familia.

"La respuesta de esta joven nos dejó aturdidos", concluyó el pastor puertorriqueño en el video.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: