Vigilia en el centro de Bogotá para conmemorar los cocaleros muertos en Tumaco, en la frontera con Ecuador (AFP)
Vigilia en el centro de Bogotá para conmemorar los cocaleros muertos en Tumaco, en la frontera con Ecuador (AFP)

La Policía Nacional de Colombia anunció este lunes que suspendió a cuatro uniformados que presuntamente dispararon en los incidentes que provocaron la muerte de seis campesinos cocaleros en una zona fronteriza con Ecuador la semana pasada.

"En aras de la absoluta transparencia de la investigación" se aplicó la "suspensión disciplinaria" a cuatro policías antinarcóticos "que presuntamente accionaron sus armas de fuego" el pasado jueves en el municipio de Tumaco, departamento de Nariño (suroeste), informó la institución en un comunicado.

La Defensoría del Pueblo, que vela por los derechos humanos en Colombia, advirtió el domingo sobre la presunta responsabilidad de la policía en un hecho que el gobierno y la fuerza pública han adjudicado a disidencias de las FARC que se apartaron del proceso de paz.

El presidente Juan Manuel Santos dijo en un acto público que ordenó a la policía y el ejército que "garanticen total cooperación" con las investigaciones de la fiscalía y la procuraduría.

Además lamentó el ataque con granadas de aturdimiento de la policía el domingo a una comisión humanitaria que verificaba los hechos en Tumaco y que no dejó heridos.

La ONU, que lideraba la misión de verificación, manifestó más tarde en un comunicado su "enérgico rechazo" el accionar de la fuerza pública y confió en que el gobierno no permita que hechos similares vuelvan a ocurrir.

El organismo internacional indicó que "la delegación fue atacada por miembros del ESMAD (policía antidisturbios) y policía", quienes les lanzaron bombas de aturdimiento en cuatro oportunidades.

"Durante este tiempo también fueron escuchados disparos y además fue utilizado algún tipo de gas", agregó.

Unas 300 personas se concentraron este lunes en el centro de Bogotá con velas, redoblantes y pancartas para protestar por el accionar de la fuerza pública.

(AFP)
(AFP)

Los manifestantes alzaron pancartas en las que se leía: "que la paz no nos cueste la vida", en referencia al acuerdo firmado con la ex guerrilla de las FARC.

La violencia del jueves causó la muerte de seis personas, entre ellas dos indígenas, y dejó heridas a otras 20 en Tumaco, la zona en el país con mayor cantidad de cultivos de hoja de coca, base de la cocaína.

Las comunidades campesinas han denunciado que uniformados abrieron fuego contra los manifestantes que rechazaban la erradicación de cultivos ilícitos.

Los suspendidos son "los mandos que están allí directamente involucrados", aunque no son los únicos miembros de la policía y el ejército que abrieron fuego, dijo el lunes a radios locales el general José Ángel Mendoza, director de la policía antinarcóticos.

La violencia fue "provocada por grupos narcotraficantes que en la zona quieren mantener la actividad (…) la intención es hacer ver muy mal a la fuerza pública que no está sino cumpliendo la tarea de erradicar las matas" de coca, señaló Mendoza.

Las autoridades han dicho que un grupo "residual" de guerrilleros forzó a los campesinos a manifestarse, y que este grupo lanzó artefactos explosivos contra policías y militares en medio de la protesta, que según la Defensoría congregó a 1.500 personas.

Sin embargo, una comisión de la Defensoría señaló que no observó evidencias del uso de artefactos explosivos.

Campesinos cocaleros en varios puntos de Colombia, principal productor y exportador mundial de cocaína, se oponen a la eliminación de los narcocultivos por considerar insuficientes las ayudas económicas que ofrece el gobierno a cambio de que siembren productos lícitos.

Santos reiteró este lunes que su gobierno seguirá con el plan antidrogas pese a la muerte de los cocaleros.

(Con información de AFP)

LEA MÁS: