¿Puede el COVID-19 desencadenar el síndrome de Guillain-Barré?

La enfermedad autoinmune se relacionó a los efectos adversos producidos por algunas vacunas, pero algunos estudios ahora sugieren que puede existir algún vínculo entre esa condición y la infección por SARS-CoV-2

La mayoría de las personas que padecen la afección se recuperan por completo, pero una de cada cinco puede quedar con problemas a largo plazo, como dificultad para caminar (DPA)
La mayoría de las personas que padecen la afección se recuperan por completo, pero una de cada cinco puede quedar con problemas a largo plazo, como dificultad para caminar (DPA)

En los últimos meses, mucho se escuchó de casos del síndrome de Guillain-Barré como consecuencia de algunas de las vacunas autorizadas de emergencia en el marco de la pandemia.

Sin embargo, nuevos estudios dan cuenta de esta enfermedad autoinmune, que puede ocasionar desde debilidad y hormigueo hasta parálisis en diferentes partes del cuerpo, como consecuencia de una infección por SARS-CoV-2.

A raíz de la pandemia del síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2, se ha informado de un número creciente de pacientes con trastornos neurológicos, incluido el síndrome de Guillain-Barré, después de esta infección. Sin embargo, no está claro si estos casos son coincidentes o no, ya que la mayoría de las publicaciones eran informes de casos o pequeños estudios de cohortes regionales retrospectivos.

Utilizando una colección internacional de pacientes con síndrome de Guillain-Barré conocida como Estudio Internacional de Resultados del SGB (o IGOS), investigadores del Centro Médico de la Universidad Erasmus (Erasmus MC), en Países Bajos, estudiaron a los pacientes desde el 30 de enero hasta el 30 de mayo de 2020. Durante este periodo se añadieron al estudio unos 49 pacientes con síndrome de Guillain-Barré procedentes de China, Dinamarca, Francia, Grecia, Italia, Países Bajos, España, Suiza y Reino Unido.

En los últimos meses, mucho se escuchó de casos del síndrome de Guillain-Barré como consecuencia de algunas de las vacunas autorizadas de emergencia (Getty Images)
En los últimos meses, mucho se escuchó de casos del síndrome de Guillain-Barré como consecuencia de algunas de las vacunas autorizadas de emergencia (Getty Images)

En este estudio de cohorte, el 22% de los pacientes con síndrome de Guillain-Barré incluidos durante los primeros 4 meses de la pandemia tenían una infección previa por COVID-19. Todos estos pacientes tenían más de 50 años de edad y con frecuencia (65%) presentaban parálisis facial (64%) y una forma desmielinizante del síndrome wn cuestión.

En el momento del ingreso hospitalario, el 73% de los pacientes de Guillain-Barré con una infección por COVID-19 presentaban un aumento de los marcadores inflamatorios. Todos estos pacientes cumplían los criterios de diagnóstico tanto del síndrome de Guillain-Barré como del COVID-19.

Estos datos vienen a confirmar que una infección por COVID-19 puede provocar el síndrome de Guillain-Barré, según publican sus autores en la revista Brain. Sin embargo, los investigadores destacan que no encontraron más pacientes diagnosticados con el síndrome de Guillain-Barré durante los primeros cuatro meses de la pandemia en comparación con los años anteriores. Esto sugiere que, si bien no es probable que exista una fuerte asociación entre una infección por COVID-19 y el síndrome de Guillain-Barré, una infección por COVID-19 puede llevar en ocasiones a los pacientes a desarrollar el síndrome de Guillain-Barré.

"Nuestro estudio muestra que el COVID-19 puede preceder al síndrome de Guillain-Barré en casos raros" (Getty)
"Nuestro estudio muestra que el COVID-19 puede preceder al síndrome de Guillain-Barré en casos raros" (Getty)

“Nuestro estudio muestra que el COVID-19 puede preceder al síndrome de Guillain-Barré en casos raros”, explicó Bart C. Jacobs, del Departamento de Neurología e Inmunología de Erasmus MC y uno de los autores del trabajo, para quien “todavía hay que establecer la existencia de una verdadera asociación o relación causal”.

Varios patógenos se han asociado previamente con síndrome de Guillain-Barré y los brotes de estas infecciones pueden llevar a una mayor incidencia de GBS como se observó durante la pandemia del virus Zika en 2015-16 -analizaron los autores-. El fenotipo clínico, el subtipo electrofisiológico y el curso de la enfermedad del SGB son heterogéneos y pueden estar influenciados por el tipo de infección precedente como resultado de las diferencias en los objetivos antigénicos”.

La mayoría de las personas que padecen la afección se recuperan por completo, pero una de cada cinco puede quedar con problemas a largo plazo, como dificultad para caminar. En casos raros, puede causar la muerte.

Respecto a las versiones que vinculaban esta patología con la aplicación de alguna de las vacunas COVID disponibles en el mundo, la Agencia Europea de Medicamentos dijo a principios de este mes que se habían reportado 833 casos del síndrome en todo el mundo de 592 millones de dosis distribuidas.

Los expertos enfatizan que el riesgo de enfermedad grave o complicaciones a largo plazo de la infección por COVID-19 es mucho mayor y que la vacunación sigue siendo la mejor opción para detener la circulación del virus.

SEGUIR LEYENDO



TE PUEDE INTERESAR