Esta fotografía del 15 de diciembre de 2017 proporcionada por el médico Wellington Andraus muestra a la bebé que nació de una mujer que recibió un trasplante de útero de una donante fallecida en Sao Paulo, Brasil. (Cortesía del doctor Wellington Andraus vía AP)
Esta fotografía del 15 de diciembre de 2017 proporcionada por el médico Wellington Andraus muestra a la bebé que nació de una mujer que recibió un trasplante de útero de una donante fallecida en Sao Paulo, Brasil. (Cortesía del doctor Wellington Andraus vía AP)

Médicos brasileños reportaron que nació la primera bebé de una mujer que recibió un trasplante de útero de una donante muerta.

Once nacimientos anteriores han usado un útero trasplantado, pero de una donante viva, quien generalmente es una familiar o amiga.

Los expertos dijeron que utilizar los úteros de mujeres que han muerto podría hacer posible más trasplantes. Diez intentos anteriores que usaron úteros de donantes fallecidas en República Checa, Turquía y Estados Unidos han fracasado.

También es una primicia para un nacimiento mediante un trasplante de útero en América Latina.

La bebé nació en diciembre del año pasado de una mujer que nació sin útero a causa de un síndrome extraño. Al principio, la psicóloga de 32 años estaba temerosa por el trasplante, comentó el médico Dani Ejzenberg, el doctor a cargo del equipo de trasplantes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo.

"Este fue el evento más importante de su vida", dijo. "Ahora viene para enseñarnos a la bebé y está muy feliz".

El doctor Dr. Wellington Andraus, a la izquierda, el Dr. Dani Ejzenberg, en el Hospital das Clinicas de la Universidad de Sao Paulo, el día del nacimiento de la bebé (Cortesía del doctor Wellington Andraus via AP)
El doctor Dr. Wellington Andraus, a la izquierda, el Dr. Dani Ejzenberg, en el Hospital das Clinicas de la Universidad de Sao Paulo, el día del nacimiento de la bebé (Cortesía del doctor Wellington Andraus via AP)

La mujer se embarazó mediante una fertilización in vitro siete meses después del trasplante. La donante era una mujer de 45 años que tuvo tres hijos y murió de un infarto.

La donataria, cuya identidad no se proporcionó, dio a luz por cesárea. El bebé pesaba 2,550 kilos y se hallaba en perfecto estado de salud. El útero fue retirado durante la cesárea para poder cesar el tratamiento inmunosupresor, muy duro para la paciente. El niño y la madre dejaron el hospital al cabo de tres días.

Siete meses después del nacimiento, la bebé se encontraba bien, pesaba 7,2 kilos y seguía siendo amamantada por su madre, igualmente en buen estado de salud, según el Hospital Universitario de Sao Paulo, que realizó el trasplante en 2016.

Se tienen planeados otros dos trasplantes como parte de un estudio de los médicos brasileños. Los detalles del primer caso fueron publicados el martes en la revista médica Lancet.

En 2016, los médicos de la Clínica Cleveland trasplantaron un útero de una donante fallecida, pero fracasó debido a una infección.

"El grupo de médicos brasileños ha demostrado que utilizar donantes fallecidos es una opción viable", dijo el doctor de la clínica, Tommaso Falcone, quien estuvo involucrado en el caso de Ohio. "Podría darnos una mayor cantidad de órganos de lo que creíamos posible".

(Con información de AP y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: