La policía del régimen de Daniel Ortega bloqueó el acceso a la misa del obispo opositor Rolando Álvarez

Las fuerzas de la dictadura nicaragüense acordonaron los accesos a las iglesia donde el religioso mantiene un ayuno de protesta desde el viernes pasado

Agentes de la Policía Nacional vigilan la iglesia católica donde Rolando Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa y Estelí y crítico del dictador nicaragüense Daniel Ortega, en Managua, Nicaragua 20 de mayo de 2022. REUTERS/Maynor Valenzuela
Agentes de la Policía Nacional vigilan la iglesia católica donde Rolando Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa y Estelí y crítico del dictador nicaragüense Daniel Ortega, en Managua, Nicaragua 20 de mayo de 2022. REUTERS/Maynor Valenzuela

El obispo católico nicaragüense Rolando Álvarez, un férreo crítico del régimen de Daniel Ortega, denunció que la policía impidió el acceso a la misa que celebró este domingo en la parroquia donde está en ayuno desde el último viernes.

“La misa se ha encontrado vacía, sin presencia de fieles porque la policía no permite la entrada y tiene totalmente acordonado el templo. Dos sacerdotes que iban a concelebrar la palabra fueron rechazados con malacrianza y grosería”, dijo durante la eucaristía, transmitida por redes sociales.

“Con ese tipo de actitudes no se abona para nada al diálogo, a la armonía, a la fraternidad, antes bien se tensionan las cosas”, afirmó en su homilía.

El religioso se resguardó el jueves por la noche en la parroquia Santo Cristo, sureste de Managua, e inició un ayuno tras denunciar que fue “perseguido” durante todo el día por la policía.

El sacerdote Harving Padilla también asegruó que la policía impidió que los feligreses acudieran al servicio religioso en la iglesia San Juan Bautista, en Masaya (sureste), donde se refugió la semana pasada por asedio de las autoridades.

“Estamos viviendo momentos difíciles como nación y nuestro deber como iglesia es anunciar la verdad del evangelio”, afirmó este domingo la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) expresando solidaridad con Álvarez.

Según dijo, el obispo “siente zozobra por su seguridad perso

Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y Estelí
Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y Estelí

nal y la posibilidad de ejercer su derecho de vivir y celebrar su fe y cumplir su misión pastoral en un ambiente de paz”.

Obispo de la diócesis de Matagalpa (norte) y administrador apostólico de Estelí (norte), Álvarez es además el encargado del área de comunicación de la CEN.

Ortega ha acusado reiterada y públicamente a los obispos de “golpistas” por dar refugio en sus templos a manifestantes que huían o que fueron heridos durante las protestas antigubernamentales de 2018.

La iglesia católica fue mediadora, a pedido de Ortega, en un diálogo que buscaba poner fin a la crisis. Los jerarcas propusieron adelantar las elecciones, a lo que el dictador se opuso.

Las relaciones entre el clero y el régimen son tensas desde entonces. En marzo, el representante del Vaticano, el polaco Waldemar Sommertag, fue expulsado del país, una decisión que la Santa Sede consideró “incomprensible”.

La Arquidiócesis de Managua demandó ayer el cese del asedio policial contra dos parroquias en las que se encuentran recluidos dos religiosos que han sido críticos con el régimen de Daniel Ortega, en Nicaragua.

“Hemos llamado a la policía nacional a deponer esa actitud innecesaria (de asedio) e invitamos a orar (..) para crear un clima de entendimiento nacional”, exhortó la Arquidiócesis, que preside el cardenal y arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, en una nota de prensa.

Ortega ha acusado a los obispos de “golpistas” por refugiar en sus templos a manifestantes que huían o que fueron heridos durante la represión a las protestas que estallaron contra el gobierno en 2018.

La crisis “ha estancado a nuestra sociedad en un ambiente de inseguridad, polarización e intransigencia”, lamentó el arzobispado.

El viernes, el regulador del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor) ordenó suspender el Canal Católico que se transmitía por la televisión por cable.

“El asedio de la policía a los sacerdotes de la iglesia católica reconfirma que en Nicaragua ya nadie se libra de la persecución incesante a la divergencia, a la demanda de justicia, y ahora a la labor pastoral”, reclamó la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) en su cuenta Twitter.

Al menos 182 opositores al régimen están presos en Nicaragua. En los comicios del 2021, Ortega logró un cuarto mandato consecutivo desde 2007.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR