Brasil autorizó el ensayo clínico de una nueva potencial vacuna contra el COVID-19: será el sexto que se desarrolle en el país

El antídoto de Sichuan Clover es producido a partir de una combinación de proteínas con adyuvantes sintéticos que sirven para potenciar la respuesta inmunológica del organismo. Debe ser administrado en dos dosis con un intervalo de 22 días

La vacuna es producida a partir de una combinación de proteínas con adyuvantes sintéticos (EFE/ Raúl Martínez/Archivo)
La vacuna es producida a partir de una combinación de proteínas con adyuvantes sintéticos (EFE/ Raúl Martínez/Archivo)

Brasil, uno de los países más azotados por la pandemia del coronavirus, autorizó este lunes los ensayos clínicos de una nueva potencial vacuna contra el COVID-19. Su acrónimo es SCB-2019 y está financiada por la empresa china Sichuan Clover Biopharmaceuticals.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) informó en un comunicado que en el país se llevará a cabo la tercera y última etapa de las pruebas del antígeno, el sexto que se experimentará en Brasil desde el inicio de la emergencia sanitaria global.

La vacuna de Sichuan Clover es producida a partir de una combinación de proteínas con adyuvantes sintéticos que sirven para potenciar la respuesta inmunológica del organismo.

El inoculante debe ser administrado en dos dosis con un intervalo de 22 días entre ellas y será probada en cerca de 12.100 brasileños de 18 o más años de edad, quienes estarán distribuidos en los estados de Río Grande del Sur, Río Grande del Norte y Río de Janeiro.

A nivel mundial, las pruebas deberán incluir a 22.000 voluntarios. Además de aquellos que viven en Brasil se contarán ciudadanos de otros países de América Latina, Sudáfrica, Bélgica, China, España, Polonia y Reino Unido.

Vista general de la sede del regulador sanitario brasileño Anvisa en Brasilia (REUTERS/Ueslei Marcelino)
Vista general de la sede del regulador sanitario brasileño Anvisa en Brasilia (REUTERS/Ueslei Marcelino)

Para conceder su aval, la agencia reguladora analizó los datos de las etapas anteriores de los estudios, entre ellos los resultados preliminares de los ensayos clínicos que ya están en marcha.

Los resultados obtenidos hasta el momento demostraron un perfil de seguridad aceptable de la vacuna candidata”, señaló.

A lo largo del año pasado, se experimentaron en el país las fórmulas del laboratorio chino Sinovac y de la farmacéutica estadounidense Pfizer, además de los antígenos de AstraZeneca, desarrollada en conjunto con la Universidad de Oxford, y de Janssen, el brazo farmacéutico de Johnson & Johnson. Todas ellas han sido aprobadas en distintas partes del mundo, y Brasil ha adquirido o firmado contratos para proveerse de dosis de esas vacunas.

Asimismo, el pasado 8 de abril Anvisa dio luz verde a los ensayos clínicos de fase 3 de la fórmula desarrollada por la farmacéutica canadiense Medicago, que deberán incluir a unos 3.500 participantes.

Con una población superior a 210 millones de habitantes, Brasil atraviesa la peor fase de la pandemia y ya acumula casi 375.000 muertos y unos 14 millones de infectados.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: