Luis Fernando Camacho junto Marco Pumari (eldeber.bo)
Luis Fernando Camacho junto Marco Pumari (eldeber.bo)

Luis Fernando Camacho y Marco Pumari, líderes cívicos de Santa Cruz y Potosí respectivamente, encabezaron un masivo acto en el Cristo Redentor de Santa Cruz en el que destacaron la importancia de haber logrado la unidad de Bolivia. Agradecieron la tarea de la Policía y la valentía de las personas que los apoyaron durante el paro cívico nacional, que dieron por concluido.

Camacho comenzó el acto con un pedido de minuto de silencio en memoria de las personas que murieron en las últimas semanas, mientras que Pumari señaló que todos deben “sentirse orgullosos” por lo logrado estos días.

“El vicepresidente de los cocaleros le ha declarado la guerra a Cochabamba, oremos mucho. Ayudemos a la Policía, vi en La Paz que se las ven negras y no reclaman, salen a las calles con lo poco que tienen. Hicimos un compromiso de devolverles la dignidad y lo vamos a cumplir”, subrayó Camacho, de acuerdo con lo que consignó El Deber.

“Se le ha hecho el pedido a la presidenta que anule todos los juicios a los presos y perseguidos políticos, no podemos seguir con la espada de Damocles en la espalda”, agregó.

Luego manifestó: “Tenía ignorancia. Yo pensé que la wiphala era del MAS (partido de Evo Morales), pero en realidad el MAS se aprovechó de la bandera de los indígenas”.

El acto de Camacho en Santa Cruz (eldeber.bo)
El acto de Camacho en Santa Cruz (eldeber.bo)

Por su parte, Pumari, en la concentración en el Cristo Redentor, estimó: "Muchos bolivianos nos decían hace un mes que ni pensemos en que este corrupto saliera del Gobierno. Lo hemos demostrado: en unidad rompimos ese discurso perverso maquiavélico de Evo que llamaba a la discriminación”.

Más temprano, la senadora opositora Jeanine Áñez, quien este martes asumió la Presidencia interina de Bolivia, dijo que Evo Morales, ahora en calidad de asilado en México, “se fue porque no se atrevía” a responderle al país.

“El presidente Morales se fue porque quiso, porque no se atrevía a responderle al país, ese fue un acto cobarde (...) ahora está en México queriendo verse como una víctima y queriendo engañar al mundo entero diciendo que lo que hubo en Bolivia fue un golpe”, afirmó Áñez en una entrevista con CNN en Español, la primera que ofreció tras asumir la Presidencia.

A la denuncia de Morales de que ha tenido lugar “el golpe más artero y nefasto de la historia”, Áñez dijo que todo eso es “tan falso como falsas fueron las elecciones” del 20 de octubre de las que resultó ganador el ex presidente, entre denuncias de fraude que desataron una oleada de violencia.

La nueva presidenta reiteró que “lo que ha sucedido es una sucesión” y que ella está “ocupando el puesto que le corresponde”, y en ese sentido tras una reunión con el mando militar fue reconocida como presidenta de Bolivia.

Jeanine Áñez llega al poder de forma provisional en un país convulso, con los militares en las calles, ocho muertos y cerca de 500 heridos desde las fallidas elecciones del 20 de octubre, en una de las peores crisis de la historia reciente de Bolivia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: