Carlos Bolsonaro
Carlos Bolsonaro

La Fiscalía brasileña investiga si el concejal de Río de Janeiro Carlos Bolsonaro, hijo del presidente del país, Jair Bolsonaro, contrató empleados fantasma en su gabinete de la Cámara Municipal de esa ciudad, confirmaron este miércoles fuentes oficiales.

Las autoridades confirmaron "la existencia de procedimientos sobre el tema", uno en la esfera penal y otro en la civil, y esclarecieron que "las investigaciones corren en secreto", según señaló la Fiscalía de Río en un comunicado.

Las supuestas irregularidades ocurridas en el gabinete de Carlos Bolsonaro primero salieron a la luz en la prensa local, poco después de que su hermano, el senador Flavio Bolsonaro, pasara a ser investigado por prácticas similares en su etapa como diputado en la Asamblea Legislativa de Río.

Según publicó la revista Época en junio pasado, Carlos Bolsonaro contrató presuntamente hasta a siete familiares de Ana Cristina Valle, ex mujer de Jair Bolsonaro y madrastra de éste.

De acuerdo con el reportaje, dos de ellos admitieron que nunca trabajaron para el concejal, a pesar de que figuraban en la nómina de su despacho, mientras que la Fiscalía sospecha que otros tres nunca fueron a la Cámara Municipal de Río.

Carlos Bolsonaro pidió en la víspera una excedencia no remunerada en el consistorio carioca para, según dijo, "acompañar a su padre en el hospital" de Sao Paulo donde está ingresado mientras se recupera de la cirugía abdominal a la que fue sometido el domingo, la cuarta desde que fue acuchillado hace un año en un mitin electoral.

En los últimos días, el hijo del líder ultraderechista ha desatado una enorme controversia al poner en duda la eficacia de la democracia para "transformar" Brasil.

Por otro lado, la investigación en contra de su hermano Flavio Bolsonaro se inició después de que las autoridades detectaran movimientos financieros atípicos en su cuenta bancaria y en la de decenas de antiguos colaboradores suyos en la Asamblea Legislativa de Río.

No obstante, las pesquisas fueron suspendidas cautelarmente por orden del presidente de la Corte Suprema de Brasil, José Antonio Dias Toffoli, a pedido del propio Flavio Bolsonaro, quien ha argumentado en varias oportunidades que la investigación es ilegal y que los fiscales responsables de la misma tan sólo buscan perjudicar el Gobierno de su padre.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: