Jair Bolsonaro (Reuters)
Jair Bolsonaro (Reuters)

El presidente Jair Bolsonaro justificó el trabajo infantil, que está penado por ley en Brasil, así como la autorización de portación de armas para menores que fue rechazada por el Congreso.

"Cuando un chico de nueve o diez años está trabajando siempre hay alguien que dice que eso es trabajo esclavo, yo no sé si es así", planteó.
Y luego comparó, "pero cuando la gente ve a un menor fumando un cigarrillo de crack nadie dice nada".

"Trabajar no afecta la vida de nadie, pero quédense tranquilos que no voy a presentar ningún proyecto que despenalice el trabajo infantil porque si lo hiciera sería masacrado", ironizó.

Recordó que de niño vendía pescado en una ciudad del interior del estado de San Pablo. "Mi hermano mayor ya trabajaba duro en el campo a los ocho, nueve años", agregó. "Yo aprendí a conducir vehículos manejando tractores, yo araba. ¿Eso es irresponsabilidad?, para nada", aseguró.

Luego de sus polémicas delcraciones sobre el trabajo infantil retomó otro de los temas más controversiales la campaña electoral de 2018: la autorización para que menores de edad puedan portar armas, que fue motivo de un decreto presidencial publicado meses atrás y fue rechazado en el Congreso.

"Yo empecé a disparar de joven y no había ningún problema en ello, mi padre tenía una escopeta que yo usaba en medio del monte donde disparaba de lo lindo", contó en una transmisión en vivo por las redes sociales en la noche del jueves.

Con información de Ansa

MÁS SOBRE ESTE TEMA: