Argentina y Uruguay fueron elegidos como nuevos miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para el periodo 2019-2021.

Junto a los dos países suramericanos, Bahamas ocupará la otra plaza disponible a partir del próximo 1 de enero para los Estados de América Latina y el Caribe.

"Celebramos esta decisión muy importante que nos pone en un lugar de mucha relevancia a nivel mundial. Es el fruto del trabajo en derechos humanos que venimos realizando desde hace tres años", aseguró el Secretario de Derechos Humanos argentino, Claudio Avruj.

"Es un reconocimiento que tiene que ver con volver a dialogar abierta y sinceramente con el mundo. Hemos vuelto a transitar un camino del que nunca debimos apartarnos. Es un merito también del presidente y todo su equipo que le ha dado un fuerte impulso a las políticas de derechos humanos que estamos llevando a cabo", agregó.

Los tres candidatos llegaban sin oposición a las elecciones celebradas este viernes en la Asamblea General de la ONU, en las que se renovaron en total 18 de los 47 asientos del Consejo de Derechos Humanos.

Como consecuencia, para ser elegidos, únicamente necesitaban recabar el apoyo de una mayoría simple de los 193 Estados miembros de la ONU, lo que lograron con holgura.

La Asamblea General de la ONU se desarrolló el mes pasado (AFP)
La Asamblea General de la ONU se desarrolló el mes pasado (AFP)

Bahamas obtuvo 180 votos, Uruguay 177 y Argentina 172, según el recuento hecho público por la presidenta de la Asamblea General, la ecuatoriana María Fernanda Espinosa.

Los tres nuevos miembros de Latinoamérica y el Caribe sustituirán en este órgano con sede en Ginebra a Venezuela, Ecuador y Panamá, que finalizan sus mandatos a final de año.

Mientras, continuarán con asiento en representación de la región Brasil, Chile, Cuba, México y Perú.

El Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, se creó en 2006 para sustituir a la Comisión de Derechos Humanos, suprimida tras 60 años de trabajos por la crisis de legitimidad en la que había caído por decisiones vistas como parciales, politizadas y desequilibradas.

El Consejo, sin embargo, también ha recibido numerosas críticas, entre otras cosas por tener entre sus miembros a países acusados de graves violaciones de los derechos humanos.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: