Pedro Parente
Pedro Parente

El presidente de Petrobras, Pedro Parente, presentó este viernes su dimisión, días después de que llegara a su fin la huelga de camioneros que paralizó Brasil para protestar contra los elevados precios del combustible.

Parente fue centro de las críticas por la política de precios instaurada en la estatal, puesta en duda por el paro camionero que dejó al país al borde del colapso.

La protesta de los camioneros fue desatada por los continuos y fuertes aumentos del precio del combustible, que el Gobierno finalmente acordó reducir y congelar hasta fin de año, mediante subsidios que le costarán al Estado unos 9.500 millones de reales (2.540 millones de dólares).

El Gobierno brasileño anunció el jueves nuevos recortes en el gasto público para cubrir el coste que supondrán los subsidios al diésel, que permitieron acabar con una huelga camionera que aún compromete el abastecimiento de productos básicos.

Petrobras
Petrobras

La huelga empezó el pasado 21 de mayo y fue cediendo gradualmente desde el último domingo, cuando el Gobierno alcanzó un acuerdo con los sindicatos para reducir los precios del diésel, cuyas continuas y fuertes alzas dispararon el malestar de los transportistas.

Los subsidios serán compensados con un nuevo ajuste del gasto.

Los recortes afectarán beneficios fiscales que el Gobierno daba al sector exportador y a la agricultura, así como los presupuestos de diversas áreas, que incluyen desde programas de reforma agraria hasta el desarrollo de planes de ciencia y tecnología.

El presidente Michel Temer no comentó esos recortes, pero sí afirmó que el fin de la huelga de camioneros fue producto de un "esfuerzo de diálogo" que, en su opinión, debe guiar a todos los responsables por dirigir a la Nación.

"Gracias a Dios estamos terminando la huelga de camioneros, por medio de una actitud que llegó a ser criticada, la del diálogo", declaró el mandatario en una ceremonia de una iglesia evangélica.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: