El candidato del Partido Nacional Luis Lacalle celebra con militantes el resultado electoral. (EITAN ABRAMOVICH / AFP)
El candidato del Partido Nacional Luis Lacalle celebra con militantes el resultado electoral. (EITAN ABRAMOVICH / AFP)

Todos los analistas coincidieron anoche que es muy probable que el próximo presidente de Uruguay sea el nacionalista Luis Lacalle Pou, tras una baja votación de su principal oponente, el frenteamplista Daniel Martínez. La segunda vuelta será a fines de noviembre.

Las cifras dadas a conocer por la Corte Electoral tras el escrutinio del 98% de los votos mostraban al Frente Amplio con el 39% de los sufragios (915 mil), una cifra significativamente más baja que el 47,8% (1.1 millones de votos) obtenidos hace cinco años atrás. Para los expertos en cuestiones electorales, el FA tenía oportunidad de ganar la segunda vuelta si llegaba al 42% o 43%. Por debajo de esas cifras se considera que es casi imposible sacarle los votos necesarios a los otros partidos.

El politólogo Gerardo Caetano dijo que el Frente Amplio en la última etapa de la campaña creció pero “en las últimas dos semanas presentaba (según los relevamientos) una estimación de crecimiento mayor al que finalmente tuvo”.

Acotó que el partido que gobierna desde hace 15 años, para la segunda vuelta del 24 de noviembre deberá volver a captar a los votantes que lo acompañaron en el pasado y no lo hicieron en esta primera vuelta. En un análisis tras los resultados primarios de la elección, sostuvo en declaraciones a la tv pública uruguaya que hace cinco años el Frente Amplio sacaba 47,8% de los votos en la primera vuelta. “Hoy las proyecciones lo ubican en 40% y es una diferencia importante”. Agregó que hace cinco años el Partido Nacional obtenía 30,9% y ahora 29,9%. El politólogo también dijo que hace cinco años el Partido Colorado obtenía 12,9% y ahora llega a un 12%. Esto lo lleva a concluir que la gran novedad es ahora Cabildo Abierto, un partido que hace cinco años no existía y obtuvo un 11% de los sufragios .

Dijo que el Frente Amplio debe incrementar sus votos con un “un salto muy desafiante, más exigente de lo que se preveía”. Caetano sostiene que el Partido Nacional tiene la estrategia de ir a la segunda vuelta con una coalición “multicolor” (con el apoyo del Partido Colorado, Cabildo Abierto y el Partido Independiente) pero aclaró que si bien los líderes de esas colectividades pueden decir a sus votantes que apoyen a Lacalle Pou esto puede o no suceder. Sobre la composición parlamentaria sostuvo que aunque el Frente Amplio ganara la segunda vuelta ya no tendrá mayoría ni en el Senado ni en la Cámara de Diputados, tal como aconteciera en los últimos 15 años.

Por su parte y tras los discursos de los candidatos al conocerse los resultados, Federico Irazabal, consultor en comunicación política dijo en Canal 4 que “el tono del discurso de Martínez marca los resultados. Un discurso bastante apagado, intentando convencer a un público que no le demostró demasiado calor y no había otra figura en el escenario que lo acompañara en el entusiasmo”. Este detalle no pasó desapercibido anoche. Martínez estaba solo en el escenario junto a su candidata a vice, Graciela Villar, y dirigentes históricos como José Mujica, y otros candidatos cabeza de lista como ser el ministro de Economía, Danilo Astori, no se hicieron presentes.

Daniel Martínez junto a militantes tras las elecciones en Montevideo (REUTERS/Mariana Greif)
Daniel Martínez junto a militantes tras las elecciones en Montevideo (REUTERS/Mariana Greif)

Para Irazabal también se definieron los ganadores y perdedores de la noche, al manejarse el orden de los discursos. “El ganador es quién generalmente cierra, y lo hizo Lacalle Pou”, sostuvo. Otro aspecto que llamó la atención al analista fue que en el acto del Frente Amplio aparecieron banderas uruguayas, lo que es poco habitual, dando a entender que ahora se buscan los votos de aquellos que apoyaron en esta primera instancia a otras colectividades.

Escenario para internas

El cierre de filas tras la candidatura de Lacalle Pou se realizó en la misma noche de la elección, para que no le quedaran dudas a Martínez, quién dijo estar dispuesto a hablar con todos los partidos en la búsqueda de formar una coalición con vistas a noviembre. El Partido Colorado, Cabildo Abierto , el Partido de la Gente y el Partido Independiente anunciaron a través de sus líderes que apoyarán al candidato nacionalista. Entre todos suman 53% de los votos de la pasada jornada, contra el 39% obtenido por la fórmula Martínez - Villar.

Pero como es sabido, los votos no se pasan de manera automática, por lo que la referencia más cercana sobre lo que puede ocurrir se encuentra en las últimas encuestas que ya manejaban un balotaje entre Lacalle Pou y Martínez. La consultora Opción realizó a dos semanas de la elección de ayer una encuesta con un posible balotaje entre ambos candidatos: el resultado 47% para Lacalle Pou y 42% para Martínez, con un 11% de aquellos que votarían en blanco o no habían elegido aún.

El parlamento

Uno de los cambios más importantes es el que se registrará a nivel del Poder Legislativo.

El Frente Amplio obtuvo 13 senadores contra 15 que tiene en la actualidad, el Partido Nacional mantendrá sus 10 legisladores, el Partido Colorado los cuatro que ya tiene e ingresan 3 de Cabildo Abierto. Pierde su banca el Partido Independiente.

En la Cámara de Diputados, el FA pasa de 50 representantes a 41, el Partido Nacional baja de 32 a 31, el Partido Colorado mantendría los 13 lugares que tiene, el Partido Independiente que tiene tres bancas pasa a una, mientras que se integran a la Cámara Baja, Cabildo Abierto con 11 diputados, el Partido Ecologista con un legislador y el Partido de la Gente también con un diputado.

Esta nueva composición hace que ningún partido tenga mayoría parlamentaria, como si lo tuvo el Frente Amplio en sus quince años de gobierno. Para las mayorías en el Senado el Partido Nacional debe conseguir el apoyo del Partido Colorado y el de Cabildo Abierto ya que solamente con una de esas colectividades no alcanzara los 15 votos que necesita. Algo similar sucede en la Cámara de Representantes por lo cual Cabildo Abierto pasa a ser la gran llave para poder gobernar en caso de un triunfo del Partido Nacional.

Plebiscito

En la pasada jornada también se votaba un proyecto de ley que proponía cambios en materia de seguridad. La iniciativa “vivir sin miedo” que partió del senador nacionalista Jorge Larrañaga proponía una serie de cambios constitucionales como ser los allanamientos nocturnos y la creación de una Guardia Nacional con militares, junto a cambios en cuanto a las penas para crímenes violentos. La iniciativa no contaba con el apoyo de ninguno de los candidatos a la presidencia. No obstante obtuvo 1,1 millones de votos, lo cual significa un 45% del padrón electoral, por lo cual no fue aprobada.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: