Papa Francisco (AFP)
Papa Francisco (AFP)

El papa Francisco aceptó este jueves la renuncia de un obispo de la ciudad de Nueva York acusado de abusar sexualmente de un adolescente en la década de 1980, informó el Vaticano. En 2014, el Sumo Pontífice lo nombró obispo auxiliar, uno de los varios que ayudan al arzobispo del Estado en el desempeño de sus funciones.

El obispo auxiliar John Jenik negó las acusaciones cuando fue asignado a la arquidiócesis de Nueva York el año pasado. Aun así, dejó de ofrecer actividades públicas sacerdotales y se mudó de su parroquia en el Bronx.

En una carta del 29 de octubre de 2018 dirigida a sus feligreses y cuitado por el New York Times, escribió: “Sigo negando firmemente que haya abusado de alguien en algún momento. Por lo tanto, pediré al Vaticano, que tiene la máxima jurisdicción sobre tales casos, que revise el asunto, con la esperanza de probar mi inocencia en última instancia ”.

El hombre que acusó al obispo Jenik de abuso, Michael J. Meenan, dijo entonces que meses antes de hacer pública la denuncia le contó a la arquidiócesis sobre la relación inapropiada. “Debe haber un precio a pagar por esto”, dijo Meenan, de 52 años. Y agregó: “Porque la gente no debería tener que pasar por esto”.

Además, contó que el obispo Jenik se hizo amigo de él cuando tenía unos 13 años, en la iglesia de Nuestra Señora del Refugio en el Bronx, donde el religioso servía como sacerdote desde 1978.

El cardenal Timothy Dolan dijo que la junta de revisión laica de la arquidiócesis concluyó que la denuncia era “creíble y fundada” y turnó el caso a la Santa Sede para una investigación más exhaustiva, dado que solamente el papa puede decidir el destino de un obispo.

El papa Francisco aceptó la renuncia de John Jenik, acusado de abuso sexual
El papa Francisco aceptó la renuncia de John Jenik, acusado de abuso sexual

Jenik cumplió 75 años en marzo, la edad usual para que un obispo se retire. Ante ello, no queda claro si el Vaticano tomó alguna determinación respecto a la acusación de abuso sexual.

Durante décadas, el Vaticano cerró los ojos ante casos en que obispos o cardenales violaron o acosaron a menores y adultos, o incluso encubrió los delitos.

Fue la arquidiócesis de Dolan la que recibió las denuncias de conducta sexual inapropiada contra el ex cardenal Theodore McCarrick, casos que obligaron a la rendición de cuentas en la jerarquía eclesiástica estadounidense.

En septiembre de 2018, el fiscal general de Nueva York anunció una investigación civil sobre las acusaciones de abuso sexual y el supuesto encubrimiento en las diócesis católicas. Más de una docena de estados abrieron investigaciones de ese tipo, y se habla de más de 1.700 religiosos vinculados a la iglesia estadounidenses denunciados por inconductas sexuales.

Con información de AP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: