La policía de Hong Kong reprimió las protestas en el quinto aniversario de la Revolución de los Paraguas

Decenas de miles de personas salieron a las calles para continuar los reclamos prodemocráticos. Un sector levantó barricadas y bloqueó alguna de las principales calles de la ciudad. Terminada la concentración, la policía recurrió a gases y cañones de agua para dispersar a los protestantes

Un policía de Hong Kong apunta su arma hacia los manifestantes durante los enfrentamientos luego de una marcha no autorizada a través de Hong Kong el 29 de septiembre de 2019, parte de un día coordinado de protestas globales destinadas a arrojar una sombra sobre el próximo 70 cumpleaños de la China comunista.(foto por Nicolas ASFOURI / AFP)
Un policía de Hong Kong apunta su arma hacia los manifestantes durante los enfrentamientos luego de una marcha no autorizada a través de Hong Kong el 29 de septiembre de 2019, parte de un día coordinado de protestas globales destinadas a arrojar una sombra sobre el próximo 70 cumpleaños de la China comunista.(foto por Nicolas ASFOURI / AFP)

La Policía de Hong Kong recurrió este domingo, una vez más, al uso de gas lacrimógeno y spray de pimienta para dispersar a los manifestantes que salieron a la calle en el llamado “Día Mundial contra la Tiranía”, a pesar de que la protesta no había sido autorizada. Algunos grupos lanzaron cócteles molotov a los agentes, en al menos una céntrica estación de metro, y las fuerzas de seguridad optaron por desplegar a las unidades especiales de la Policía, conocidos como ‘Raptors’.

El mitin fue convocado por el Frente Civil de Derechos Humanos (CHRF, por sus siglas en inglés), ONG responsable de las manifestaciones más multitudinarias hasta la fecha de oposición a la ya retirada propuesta de ley de extradición que habría permitido a hongkoneses ser procesados en la China continental.

En 2014, durante la “Revolución de los Paraguas”, los manifestantes pedían la introducción del sufragio universal para elegir al jefe del Ejecutivo local, una de las cinco demandas que aún hoy tiene el movimiento prodemocrático, y que incluyen también una investigación independiente sobre brutalidad policial o la amnistía a los arrestados, entre otras.

Un manifestante (C) recibe atención médica luego de ser presuntamente alcanzado por una bala de goma disparada durante enfrentamientos con la policía luego de una marcha no autorizada a través de Hong Kong.  (Foto por Nicolas ASFOURI / AFP)
Un manifestante (C) recibe atención médica luego de ser presuntamente alcanzado por una bala de goma disparada durante enfrentamientos con la policía luego de una marcha no autorizada a través de Hong Kong. (Foto por Nicolas ASFOURI / AFP)
Una manifestante, víctima de la represión (Reuters)
Una manifestante, víctima de la represión (Reuters)

Asimismo, manifestantes violentos retiraron y rompieron algunos carteles conmemorativos del septuagésimo aniversario de la fundación de la República Popular China, el próximo 1 de octubre. Pero los enfrentamientos con la Policía no impidieron que miles de personas salieran a las calles en el “Día Mundial contra la Tiranía”, que se celebrará en varias ciudades del mundo, entre ellas Taipéi.

La policía registró a muchos de estos manifestantes, vestidos con el ya típico color negro del movimiento prodemocrático, y varios fueron arrestados.

Estos enfrentamientos se producen en el decimoséptimo fin de semana consecutivo de protestas en Hong Kong y tan solo 14 horas después de que, este sábado, los organizadores de un mitin aprobado por la Policía tuvieran que terminar antes de la hora prevista por los encontronazos entre radicales y policías, que usaron cañones de agua.

Miles de personas celebran una marcha no autorizada por las calles de Hong Kong este domingo, cargando los icónicos paraguas que identifican al movimiento prodemócratico. (Foto por Mohd RASFAN / AFP)
Miles de personas celebran una marcha no autorizada por las calles de Hong Kong este domingo, cargando los icónicos paraguas que identifican al movimiento prodemócratico. (Foto por Mohd RASFAN / AFP)

En cada ocasión que la Policía ha denegado una autorización a las manifestaciones, la gente ha seguido saliendo a la calle de manera espontánea y muchas de estas protestas improvisadas han terminado con enfrentamientos entre los agentes de policía y algunos manifestantes violentos.

Las protestas, que se convirtieron en masivas en junio a raíz de una polémica propuesta de ley de extradición, se han sucedido durante más de 100 días en la región administrativa especial y han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos que la rigen y una oposición al autoritarismo de Pekín.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR