La jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)
La jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)

La jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, anunció este miércoles la retirada del polémico proyecto de extradición que suscitó las multitudinarias protestas registradas en la ciudad desde hace tres meses, según varios medios de la ciudad.

"El Gobierno retirará formalmente el proyecto de ley para tranquilizar completamente las preocupaciones públicas", afirmó la jefa del Ejecutivo en una declaración televisada grabada previamente.

Así, el responsable de Seguridad de su gobierno "presentará una iniciativa en este sentido, cuando el Parlamento retome sus trabajos", indicó Lam, una decisión que busca relajar la tensión cada vez más frecuente en las marchas.

Poco antes el diario South China Morning Post y el portal de noticias HK01, reportaron que Lam había convocado a los 43 diputados progubernamentales a las 16.00 hora local (08.00 GMT) de este miércoles para una reunión en su residencia oficial, en la que anunció la retirada definitiva del texto.

Las protestas fueron constantes en la ex colonia británica. (AFP)
Las protestas fueron constantes en la ex colonia británica. (AFP)

Aunque Lam primero suspendió su tramitación y luego aseguró reiteradamente que el proyecto estaba "muerto", los manifestantes no se dieron por satisfechos; una de las cinco demandas del movimiento es precisamente la retirada efectiva y definitiva de esa reforma legal.

De finalmente producirse, esto significaría que tras trece semanas de protestas las autoridades locales accederían finalmente a cumplir con una de las cinco exigencias, en un gesto para "calmar el ambiente", según una de las citadas fuentes.

El resto de peticiones son el establecimiento de una comisión independiente que investigue la supuesta brutalidad policial, la retirada de cargos contra los detenidos por las protestas, la retirada del calificativo de "revuelta" sobre las manifestaciones y la aplicación del sufragio universal para la elección del jefe del Ejecutivo local.

No estaba claro si el retiro definitivo del proyecto de ley, para muchos la principal petición, será suficiente para poner fin a los tres meses de protestas y habrá que esperar hasta el fin de semana, cuando las manifestaciones ocurren, para comprobarlo.

Las manifestaciones en Hong Kong han evolucionado, marcadas por tácticas y objetivos cambiantes, y violencia más frecuente (Lam Yik Fei / The New York Times)
Las manifestaciones en Hong Kong han evolucionado, marcadas por tácticas y objetivos cambiantes, y violencia más frecuente (Lam Yik Fei / The New York Times)

La bolsa de Hong Kong, sin embargo, fue la primera en adoptar el optimismo y el índice Hang Seng cerró este jueves con una muy importante suba del 3,9%, después de caídas consistentes disparadas por la ola de manifestaciones.

Lam goza, según las últimas encuestas, de la popularidad más baja jamás registrada por un líder del Gobierno local desde que Hong Kong regresó en 1997 a manos chinas tras siglo y medio de dominación colonial británica.

No obstante, y pese a que los manifestantes han exigido una y otra vez su dimisión, la política negó ayer que hubiera ofrecido su renuncia a las autoridades chinas: "Jamás he ofrecido mi dimisión al Gobierno Popular Central (el Ejecutivo de Beijing). Nunca me he planteado dimitir. La elección de no dimitir es mía propia".

Así, Lam respondía a unas grabaciones obtenidas por la agencia de noticias Reuters durante una reunión con empresarios locales en las que se le escucha decir: "Si tuviera elección, lo primero (que haría) sería dimitir, después de haberme disculpado convenientemente".

Un manifestante con el rostro cubierto en la masiva movilización (REUTERS/Kai Pfaffenbach)
Un manifestante con el rostro cubierto en la masiva movilización (REUTERS/Kai Pfaffenbach)

En sus últimas intervenciones, los portavoces del Ejecutivo chino han reiterado su apoyo a Lam, a su Gobierno y a la Policía de Hong Kong para que resuelvan la situación.

Las manifestaciones comenzaron el pasado mes de marzo como oposición a una polémica propuesta de ley de extradición que, según abogados y activistas, podría haber permitido a Beijing acceder a "fugitivos" refugiados en territorio hongkonés.

Éstas han movilizado desde junio a cientos de miles de personas y han dejado enfrentamientos entre algunos manifestantes violentos y la policía, a la que se ha acusado de abusar de su poder a la hora de disuadir las protestas.

Aunque a principios de julio las autoridades hongkonesas declararon "muerta" esa propuesta de ley, los manifestantes exigen que se retire oficialmente y han ampliado sus demandas con el objetivo de mejorar los mecanismos democráticos de la ciudad y, en definitiva, oponerse al autoritarismo chino.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: