Dejando a un lado las excelencias culinarias, Milo es también un espectáculo debido a sus espectaculares formaciones geológicas y rocosas
Dejando a un lado las excelencias culinarias, Milo es también un espectáculo debido a sus espectaculares formaciones geológicas y rocosas

Aunque por años el foco culinario ha estado en Sifnos, el elegante vecino de las Cícladas de Milos, ahora se ha corrido la voz de que la cocina en Milo es igual de buena, que también está sustituyendo a la modesta reivindicación de la fama de esta isla volcánica, como el lugar de nacimiento de la Afrodita de Milos (Venus de Milo).

Hace veinte, incluso diez años, Milo era una isla muy griega de pescadores y mineros que nunca estuvo orientada al turismo. En los últimos cinco años, los restaurantes se han vuelto más gourmet, sin perder sus encantos originarios. A medida que los restaurantes locales adquieren más experiencia internacional, los atenienses sofisticados hacen un esfuerzo por explotar los sabores de la comida local ahora a la par con la capital, además de contar con algunas de las playas más espectaculares de Grecia.

"El 60% de los turistas argentinos desean degustar más comida local en sus viajes (similar a la media global del 64%), y qué mejor forma que hacerlo de la mano de las delicias griegas como el melomakarono, un postre en forma de huevo hecho principalmente de harina, aceite de oliva y miel", explicaron en diálogo con Infobae expertos de la compañía de reservas de viaje Booking.com. 

A lo largo y ancho de Milo, hay restaurantes familiares que no se limitan a trabajar sobre productos a la moda, sino a practicar con orgullo la cocina lenta y los menús de locavore. No porque sea una tendencia, sino porque es como siempre lo han hecho de esa manera (constance_jeanperrin)
A lo largo y ancho de Milo, hay restaurantes familiares que no se limitan a trabajar sobre productos a la moda, sino a practicar con orgullo la cocina lenta y los menús de locavore. No porque sea una tendencia, sino porque es como siempre lo han hecho de esa manera (constance_jeanperrin)
 

Según datos arrojados por relevamientos realizados por la compañía, el 43% de los argentinos quiere vivir más experiencias culinarias al momento de elegir qué tipo de comida comer durante las vacaciones, por lo que no sorprende que las vacaciones gastronómicas sean una de las tendencia del momento, y cada vez más destinos estén ofreciendo experiencias culinarias únicas y diferentes.

"Milo cuenta con paisajes paradisíacos, playas de agua cristalina y arenas finas. La propuesta de un día completo para visitar la cueva de Papafragkas, un recorrido por la playa Sarakiniko, catacumbas, el lugar donde se encontró la Venus de Milo, ruinas de la antigua ciudad de Klima, el antiguo teatro, el pueblo pesquero de Klima y baño en Palaiochori o Provatas, es una de las preferidas de los turistas", aseguraron en diálogo con este medio expertos de la agencia de viajes Despegar.

Siete deliciosas experiencias gastronómicas:

O Hamos, una taberna de gestión familiar

O Hamos está cerca de la ciudad portuaria de Adamas y ha estado abierto durante 27 años (Instagram / @teriaki)
O Hamos está cerca de la ciudad portuaria de Adamas y ha estado abierto durante 27 años (Instagram / @teriaki)

El rumor de boca a boca sobre O Hamos, una taberna de gestión familiar en la isla griega de Milos, es tan fuerte que se esparce desde Atenas. Aunque pueda parecer una una sorpresa que no haya mariscos en el menú, dada la fantástica ubicación del restaurante, si la familia Psatha no puede cultivarlo, criarlo o producirlo en su granja, no puede servirlo. Además, además de suministrar todas las carnes y verduras de la taberna, también elaboran sus propios quesos.

El katsikaki o carne de cordero, el vino blanco local y algunos platos tradicionales, como el bouyiourdi (tomates, queso feta y pimientos picantes cocidos en una olla de barro), son algunos de los caballitos de batalla de la casa. A menudo, los comensales reciben la visita de Athina, la matriarca de la familia Psatha. La misma fundadora del restaurant invita a los clientes a garabatear sobre sus paredes, un ritual de la casa: el bullicioso patio está lleno de inscripciones poéticas y odas a la cocina griega.

O Hamos está cerca de la ciudad portuaria de Adamas y ha estado abierto durante 27 años. Sin embargo, a lo largo y ancho de Milo, hay restaurantes familiares de carácter similar, que no se limitan a trabajar sobre productos a la moda, sino a practicar con orgullo la cocina lenta y los menús de locavore. No porque sea una tendencia, sino porque es como siempre lo han hecho.

Comida volcánica en Sirocco

El restaurante Sirocco en Milos se encuentra en la playa de Paliochori y ofrece un menú completo de platos locales, pescado fresco y platos únicos cocinados en hornos volcánicos (Instagram / @sirocco.restaurant)
El restaurante Sirocco en Milos se encuentra en la playa de Paliochori y ofrece un menú completo de platos locales, pescado fresco y platos únicos cocinados en hornos volcánicos (Instagram / @sirocco.restaurant)

Esta taberna de playa de gestión familiar en Paleochori sirve comida griega simple, cocinada a fuego lento durante horas en un foso de arena volcánica. La comida está enterrada en ollas de arcilla a 40 cm debajo de la superficie, donde se calienta con manantiales geotérmicos. Los propietarios de los restó invitan a los comensales a la arena para formar parte del espectáculo de desenterrar su almuerzo, que puede incluir cordero, papas asadas y berenjenas enteras.

La playa de Paleochori se encuentra en la costa sur, a unos 9 kilómetros al sureste de Adamas. Para llegar, están disponibles los viajes en autobús o en scooter desde Adamas. La playa en realidad, está formada por tres playas, pero la principal, una playa larga y ancha con arena mezclada con guijarros con sus hamacas y sombrillas para alquilar y varias buenas tabernas es la más popular.

Mariscos para saborear en Armira

Todos los pescados en el menú provienen del barco de pesca kaiki tradicional de la familia (Facebook @armiramilos)
Todos los pescados en el menú provienen del barco de pesca kaiki tradicional de la familia (Facebook @armiramilos)

El puerto bijou de Pollonia es ideal para comer mariscos, con excelentes restaurantes de pescado a su alrededor. Armira, con sus platos destacados de sopa de pescado y ragú de camarón dentro de un pastel chipriota con salsa de yogur, se roba toda la atención. El verano pasado agregaron un jardín en el techo de su elegante patio encalado. Todos los pescados en el menú provienen del barco de pesca kaiki tradicional de la familia y se puede comer y beber por alrededor de € 15 por cabeza. Uno de los favoritos: el pulpo con fava (arvejas amarillas cocidas con cebolla y ajo).

Cocida tradicional griega en Medusa

En Medusa la cocina tradicional griega surge a través de la exquisita materia prima y la simplicidad de sus platos (theunknownartisans)
En Medusa la cocina tradicional griega surge a través de la exquisita materia prima y la simplicidad de sus platos (theunknownartisans)

Con una ubicación junto al acantilado y sobre los sarmas pintados de colores brillantes (chozas de pescadores) del pueblo de Mandrakia, Medusa ouzerie es el lugar perfecto para un almuerzo prolongado. El ouzo a la griega: con mariscos, sol y brisa marina; las sardinas a la parrilla, la anguila ahumada con fava y las bolas de berenjena y calabacín son algunas de las opciones preferidas. Pasee hasta el pueblo pesquero de Firopatamos para tomar una siesta posprandial en una de las bolsas de frijoles que se encuentran frente a las aguas iridiscentes.

En Medusa la cocina tradicional griega surge a través de la exquisita materia prima y la simplicidad de sus platos. "Las experiencias, la creatividad, la inspiración, el gusto, las sonrisas conforman las mesas junto al mar.Respetando el medio ambiente y el amor por la cocina mediterránea y los productos locales de la Madre Tierra griega, demostramos el amor por la cocina griega de Milos", explican los fundadores en su página web.

Picnic en la playa de Firiplaka

Firiplaka o Firiplaka Beach es una playa situada en el lado sur de la isla de Milos, Grecia, entre las otras playas de Provatas y Tsigrado
Firiplaka o Firiplaka Beach es una playa situada en el lado sur de la isla de Milos, Grecia, entre las otras playas de Provatas y Tsigrado

En Pollonia, Kivotos ton Gefseon (Arca de sabores), deleita a los comensales con su famoso pastel de sandía, miel, canela y sésamo. Los lotes de comida salen del horno cada media hora, mientras aguardan por sus platos los clientes pueden explorar las mieles y los aceites que fabrica esta familia de apicultores. Comprar y llevar productos para hacer un picnic en la bahía de Firiplaka es también una gran alternativa que ofrece el restaurante.

Si no se trata de la playa volcánica frente a acantilados de color rosa y blanco, los aventureros pueden optar por Tsigrado, una playa más pequeña, más apartada, que se encuentra al lado, a la que se accede por un corto ascenso por una escalera de cuerda empinada.

Cena al atardecer en Trypiti

Trypiti es una pequeña ciudad en la isla de Milos, Grecia. Es famoso por estar situado junto a las catacumbas y el teatro romano (Instagram / @oldschooltraveller)
Trypiti es una pequeña ciudad en la isla de Milos, Grecia. Es famoso por estar situado junto a las catacumbas y el teatro romano (Instagram / @oldschooltraveller)

Para escaparse de los turistas que acuden en masa, visitar la histórica ciudad de Plaka para saludar la puesta de sol y luego visitar el siguiente pueblo Trypiti, es una de las alternativas en Milo. El último, es hogar de catacumbas del siglo III, así como puntos de acceso gourmet, como la taberna Ergína, junto a la iglesia de Agios Nikolaos. Los platos principales son generosos y el moussaka, un plato griego que consiste de capas de carne picada de cordero, berenjena en rebanadas, y tomate, cubierto de una salsa blanca y horneado , se sirve en su mejor versión. 

Brunch en Astakas en Klyma

Astakas es el lugar ideal para obtener esa deliciosa sensación de isla (y sabor) por la que Grecia es tan famosa (Instagram: @theeaters_gr)
Astakas es el lugar ideal para obtener esa deliciosa sensación de isla (y sabor) por la que Grecia es tan famosa (Instagram: @theeaters_gr)

Las mesas blancas a metros del agua; la brisa de mar en los tobillos y las coloridas casas de pescadores como telón de fondo simplemente abren el apetito de los comensales. El famoso espagueti de langosta en el elegante Astakas es una opción costosa, pero no es motivo para perderse este lugar de ensueño que encierra la idea de la fantasía de la isla griega para la mayoría de las personas. El brunch con huevos con mermelada casera de tomate y café es una opción deliciosa y más económica.

SEGUÍ LEYENDO: