Misión DART: el impacto del cohete de la NASA contra el asteroide dejó una cola de escombros de 10.000 kilómetros

Así lo aseguraron científicos que observaron el rastro del choque mediante un poderoso telescopio en Chile. La colisión fue contra Dimorphos, la pequeña luna del sistema de doble asteroide de Didymos

Los escombros del asteroide son observados desde un poderoso telescopio terrestre situado en Chile
Los escombros del asteroide son observados desde un poderoso telescopio terrestre situado en Chile

Todavía siguen los ecos del choque que protagonizó una nave de la NASA contra un asteroide ubicado a 11 millones de kilómetros para intentar desviar su trayectoria. El éxito de la misión DART fue seguido por miles de personas en todo el mundo que no podían creer cómo una nave impactaba a un cuerpo celeste a esa distancia como prueba de un plan alternativo ante una supuesta amenaza de colisión a la Tierra.

Pero no solamente había ojos humanos tras ese histórico evento. La agencia espacial norteamericana dirigió las “miradas” de sus dos más importantes telescopios para que observen cómo fue el impacto: el veterano Hubble y el flamante James Webb. Una colisión de la que cada uno ha dado su propia visión con imágenes espectaculares.

Misión cumplida: la nave espacial enviada por la NASA para desviar la trayectoria de un asteroide impactó este lunes al asteroide Dimorphos
Misión cumplida: la nave espacial enviada por la NASA para desviar la trayectoria de un asteroide impactó este lunes al asteroide Dimorphos

Hoy se conoció también que el poderoso telescopio SOAR, ubicado en Chile, captó la cola similar a un cometa después del impacto de DART. Ello reveló el amplio rastro de escombros de más de 10.000 kilómetros de largo arrojados desde la superficie de Dimorphos dos días después de que el asteroide fuera impactado por la nave espacial DART de la NASA.

La nave espacial Double Asteroid Redirection Test (DART) de la NASA se estrelló deliberadamente contra Dimorphos, la pequeña luna de asteroides en el sistema de doble asteroide de Didymos, el lunes 26 de septiembre de 2022. Esta fue la primera prueba de defensa planetaria en la que una nave espacial intentó modificar la órbita. de un asteroide a través del impacto cinético.

Dos días después de la colisión de DART, los astrónomos Teddy Kareta (Observatorio Lowell) y Matthew Knight (Academia Naval de los EE. UU.) capturaron la gran columna de polvo y escombros arrojados desde la superficie del asteroide con el Telescopio de Investigación Astrofísica del Sur (SOAR) de 4,1 metros, en el Observatorio Interamericano Cerro Tololo de NOIRLab de NSF en Chile.

La misión Dart busca hallar una respuesta ante la amenaza de un posible choque con la Tierra de un cuerpo espacial  (NASA/Johns Hopkins APL/Steve Gribben/Handout via REUTERS )
La misión Dart busca hallar una respuesta ante la amenaza de un posible choque con la Tierra de un cuerpo espacial (NASA/Johns Hopkins APL/Steve Gribben/Handout via REUTERS )

En esta nueva imagen, el rastro de polvo, la eyección que ha sido expulsada por la presión de radiación del Sol, similar a la cola de un cometa, se puede ver extendiéndose desde el centro hasta el borde derecho del campo de visión, que es de aproximadamente 3,1 minutos de arco en SOAR utilizando el espectrógrafo de alto rendimiento Goodman. A la distancia de Didymos de la Tierra en el momento de la observación, eso se traduciría en al menos 6.000 millas (10.000 kilómetros) desde el punto de impacto.

“Es sorprendente la claridad con la que pudimos capturar la estructura y el alcance de las secuelas en los días posteriores al impacto”, dijo Kareta. “Ahora comienza la siguiente fase de trabajo para el equipo de DART a medida que analizan sus datos y las observaciones de nuestro equipo y otros observadores de todo el mundo que compartieron el estudio de este emocionante evento. Planeamos usar SOAR para monitorear la eyección en las próximas semanas y meses. La combinación de SOAR y AEON [2] es justo lo que necesitamos para un seguimiento eficiente de eventos en evolución como este”, afirmó Knight.

Estas observaciones permitirán a los investigadores adquirir conocimientos sobre la naturaleza de la superficie de Dimorphos. Podrán medir cuánto material fue expulsado por la colisión, qué tan rápido fue expulsado y la distribución de tamaños de partículas en la nube de polvo en expansión. Por ejemplo, las observaciones revelarán si el impacto provocó que la pequeña luna arrojara grandes trozos de material o, en su mayoría, polvo fino. El análisis de estos datos ayudará a los astrónomos a proteger la Tierra y sus habitantes al comprender mejor la cantidad y la naturaleza de la eyección resultante de un impacto, y cómo podría alterar la órbita de un asteroide.

Última observación de la nave DART antes de estrellarse contra el asteroide Dimorphos ( NASA/Johns Hopkins APL/Handout via REUTERS )
Última observación de la nave DART antes de estrellarse contra el asteroide Dimorphos ( NASA/Johns Hopkins APL/Handout via REUTERS )

Las observaciones de SOAR demuestran las capacidades de las instalaciones AURA financiadas por NSF en la planificación e iniciativas de defensa planetaria. En el futuro, el Observatorio Vera C. Rubin, financiado por NSF y el Departamento de Energía de EE. UU. y actualmente en construcción en Chile, realizará un censo del Sistema Solar para buscar objetos potencialmente peligrosos.

Didymos fue descubierto en 1996 con el telescopio Spacewatch de 0,9 metros de la Universidad de Arizona ubicado en el Observatorio Nacional Kitt Peak, un programa de NOIRLab de la NSF.

SEGUIR LEYENDO: