“La obra del millón”, por BásicaTV, colectivo compuesto por Agustín Ceretti, Hoco Huoc, Lolo y Lauti, Violeta Mansilla, Rodrigo Moraes, Maruki Nowacki, Jair Jesús Toledo (2018)
“La obra del millón”, por BásicaTV, colectivo compuesto por Agustín Ceretti, Hoco Huoc, Lolo y Lauti, Violeta Mansilla, Rodrigo Moraes, Maruki Nowacki, Jair Jesús Toledo (2018)

Un árbol se alza sobre el cemento. Bajo techo, entre paredes y durlock, un atisbo del mundo exterior. Los visitantes pasan caminando, lo observan y siguen rumbo. Un busto con una flecha que le atraviesa la cabeza, esculturas de hierro y cemento en una puesta en escena minimalista contrastan con un sinfín de remeras colgadas. Más allá, un cuadro acapara la atención de la muchedumbre.

Al frente, una mujer vestida de negro, con pose de guerrera y una espada ardiente, se alza sobre una montaña de dinero. La rodea un grupo de personas. Un hombre en pijama y con unas gafas de realidad virtual se saca una selfie mientras sostiene un rosario; otro cuelga de una hamaca con un girasol que brota de su cabeza. Al costado de otras figuras que saltan a la vista por su imposibilidad y magnetismo, un gato negro resta tranquilo. Al lado, una lunchera con frutas y una cerveza. Detrás, un paisaje desértico, casi marciano.

La imagen pertenece a "La obra del millón", de Básica TV, un colectivo de artistas formado en el año 2012 en Montevideo, Uruguay. Agustín Ceretti, Hoco Huoc, Lolo y Lauti, Violeta Mansilla, Rodrigo Moraes, Maruki Nowacki, Jair Jesús Toledo son los creadores de esta pintura que se exhibe la galería porteña UV en Barrio Joven de arteBA, la feria de la Ciudad que reúne en su edición número 27 -desde el jueves 24 hasta el domingo 27 en La Rural- a cientos de curadores, galerías, artistas, coleccionistas y directores de museos de 14 países y 27 ciudades diferentes.

“Registros de un ataque neoliberal argentino (laboral y previsional)”, por Traplev (2018)
“Registros de un ataque neoliberal argentino (laboral y previsional)”, por Traplev (2018)

Barrio Joven es la incubadora de la experimentación de arteBA; un espacio compuesto por galerías que representan a artistas jóvenes que buscan propulsarse desde sus respectivos rincones del mundo hacia el mercado global. Sus propuestas son alternativas y heterogéneas, a veces incluso colaborativas, y marcan el rumbo de las nuevas innovaciones artísticas. En un ámbito de feria, y en especial dentro de un espacio que funciona tanto como refugio como motor, estos artistas salen del cuasi anonimato de una galería local para posicionarse a nivel internacional.

La visión federal y global del curador

Este año, los curadores a cargo de este semillero experimental son Miguel López, curador en jefe de TEOR/éTica, de San José de Costa Rica, y cofundador de Bisagra, en Lima, y Santiago Villanueva, artista y curador en Buenos Aires. Emprendieron una tarea que no se destaca precisamente por ser simple; todo lo contrario: recae en ellos la responsabilidad de mostrar a Buenos Aires y al mundo una selección de arte joven que sea un reflejo crítico de la sociedad, y que se escape del discurso actual que envuelve a la escena artística para proponer algo novedoso y de cara al futuro.

"Barrio Joven es el primer espacio de contacto entre la feria y proyectos jóvenes, y representa el vínculo más estrecho entre la juventud y arteBA", resume Villanueva en diálogo con Infobae. "No necesariamente son galerías, sino que pueden ser formatos diferentes. Y este espacio atrae a mucho público joven. Además, es un primer encuentro de estos artistas con el mercado de arte, con un mercado que sale de los límites geográficos de la Argentina y que se puede extender por fuera. Pero también es un punto de contacto entre esos mismos proyectos. Genera muchas redes internas dentro de esa misma dinámica".

“Sin Título”, por Jimena Losada Lacerna (2017-2018)
“Sin Título”, por Jimena Losada Lacerna (2017-2018)

"Creo también que lo que hace Barrio Joven es anunciar de alguna forma a toda una generación de artistas emergentes que van a ocupar un lugar importante en la escena artística internacional, entonces es una mirada a lo que va a venir, es un proceso de maduración y de crecimiento. Es un termómetro de lo que viene", aportó también a este medio López.

Funciona como un punto de contacto. Nuclea a un montón de personas que viajan, no sólo a curadores, sino también a galeristas y artistas. Crea vínculos, una red de trabajo entre esos agentes, y con el público. Es una plataforma de visibilidad potente, no sólo para galerías nuevas, sino también para espacios más experimentales, para formas más asociadas a la autogestión, a modelos más informales y menos rígidos, con una dinámica vinculada a una plataforma local. Ofrece una vidriera para la exposición de lo distinto con resonancia y eco de largo alcance.

KM 0.2, Sagrada Mercancía y Espacio El Dorado son algunas de las galerías de Barrio Joven que llegan desde otros países. "Las galerías del extranjero ven Barrio Joven como una oportunidad para poder llegar a Argentina, para poder aterrizar en el mercado local como una inversión económica", explicó López. Villanueva aseguró que la limitación en cuanto a precios de este espacio es también un factor que incide directamente en su popularidad. "Muchas galerías se acercan por la posibilidad de mostrar en Argentina y en arteBA, pero porque también ofrece una oportunidad para circular dentro del mercado ese tipo de trabajo fuera de las diferentes escenas locales".

“Desagüe”, por Víctor Flores Jiménez (2018)
“Desagüe”, por Víctor Flores Jiménez (2018)

En ese sentido, es también un primer paso en el mundo del coleccionismo para esta generación. "Al tener límites de precios muy específicos, un conjunto de gente que nunca ha comprado o que tiene un presupuesto más limitado pueda acercarse y tantear a ver qué posibilidades tiene. De hecho el año pasado, Galería El Dorado de Colombia tenía serigrafías a 50 dólares. Entonces, generalmente ofrece materiales bastante accesibles y puede permitir que gente de menos de 30 años pueda adquirir obras de arte", afirmó López.

"Es un punto de inicio tal vez y muchos coleccionistas hoy ya con tantos años de Barrio Joven iniciaron sus colecciones adquiriendo sus primeras piezas acá, y también se genera una circulación diferente al resto de la feria porque muchos artistas o curadores también pasan para salir de un coleccionismo más establecido", aportó Villanueva.

El galerista como propulsor

La producción artística del presente es difícil de medir. ¿Cómo definir qué es la "escena joven" o cuáles son las "tendencias artísticas" que se vislumbran en el panorama actual? En el arte, se dice, todo está hecho. Sin embargo, sí es posible la adjudicación de mensajes nuevos a imágenes estáticas, la transgresión a través del arte. Y las galerías jóvenes, los proyectos independientes y plataformas no convencionales son los espacios donde esta revolución constante se ve de una manera más clara.

“Cititex 2”, por Camilo Leyva (2018)
“Cititex 2”, por Camilo Leyva (2018)

"Para nosotros, Barrio Joven significa una puerta de entrada al mercado latinoamericano y también un punto de encuentro con galerías y espacios autogestionados que tienen propósitos y dificultades cercanas a las que vivimos. Es un espacio para mostrar nuestro programa y también para conocer lo que los demás están haciendo", reveló a Infobae Valentina Gutiérrez Turbay de la galería colombiana El Dorado. "arteBA es muy significativo para nosotros porque fue la primera feria en creer en nuestro proyecto. Es respetada internacionalmente por su capacidad de identificar las mejores propuestas jóvenes de la región".

"La escena artística argentina es muy interesante, pues hay muchos proyectos que han nacido con un espíritu colaborativo", compartió la experta. "La oferta cultural de Buenos Aires es impresionante, y tiene instituciones muy respetadas, galerías con mucha trayectoria e igualmente hay espacio para los proyectos más jóvenes, como UV Estudios, que es uno de los que más admiro. También es muy interesante el apoyo que se les da a los proyectos en las regiones y la visibilidad que tienen, como por ejemplo la presencia de galerías como El Gran Vidrio de Córdoba y Lateral de Tucumán".

Los artistas con los que trabaja son personas que se preguntan por el mundo en el que vivimos y buscan responder a estos interrogantes a través de un lenguaje estético propio. Son proyectos profundos, que tienen mucha investigación y diálogo con curadores y especialistas que los acompañan en el proceso de producción y de puesta en escena. Para arteBA, buscan que sea un proyecto muy sólido que el artista haya podido resolver en distintos formatos; que sea un discurso que hable de temas que no sólo se den en un lugar particular -en este caso Colombia-, sino que pueda encontrar interlocutores de todas partes para aprovechar el perfil internacional de la feria.

“Selfi sombra II”, por Nina Kovensky
“Selfi sombra II”, por Nina Kovensky

"Para Barrio Joven, pensamos en artistas que estén activamente produciendo, que a la vez reflexionen sobre temas de esta época y propongan alternativas de calidad", confirmó Romina Castiñeira de la galería El Gran Vidrio. "Participar en Barrio Joven es uno de los proyectos más importantes en nuestra programación para 2018. Hace desde finales del año pasado que venimos trabajando con la artista Nina Kovensky en el proyecto, la producción de las obras y la creación de textos y publicaciones".

El Gran Vidrio presenta en arteBA la serie "Spinner scanner" de Nina Kovensky -ganadora junto a Fátima Pecci Carou del Premio En OBRA de este año- , un proyecto del que Castiñeira se enorgullece profundamente. "Son 12 piezas únicas que revelan un spinner en movimiento. arteBA funciona como una plataforma de visibilidad en la cual los artistas pueden ser reconocidos e ingresar al mercado. Para nosotros es un honor ser parte de la feria más importante a nivel latinoamericano.".

El proyecto con el que se presenta este año El Dorado se llama "Again_", del artista Camilo Leyva. "Una de las obras es un múltiple de unas camisetas que tienen una ventana hecha con pantalla verde croma. Camilo propone el uso del verde croma como un medio para pensar los sistemas de representación del mundo actual: lo real frente a lo virtual. De esta manera, las camisetas y las prendas van acompañadas de una aplicación para celulares que está aún en desarrollo. La idea es que, por medio de la aplicación, la persona que lleva puesta la camiseta se hace un selfie video. Posteriormente, puede escoger el video que quiera para reemplazar sobre la ventana de verde croma. De este modo, se crea una integración entre la realidad y la virtualidad donde se le da un uso personal al sistema digital sobre el cuerpo", describió Gutiérrez Turbay.

Ésta es tan sólo una de las tantas propuestas de jóvenes inquietos con mucho para decir y compartir. "En términos de América Latina, siento que somos muchos los jóvenes que tenemos ganas de mostrar lo que está produciendo nuestra generación, buscando siempre un balance entre lo arriesgadas que son nuestras propuestas con el profesionalismo que exige este mundo globalizado", concluyó la profesional de El Dorado.

La mirada crítica del artista y el intercambio de ideas

“Moé con jarrones y mueble”, por Fátima Pecci Carou (2017)
“Moé con jarrones y mueble”, por Fátima Pecci Carou (2017)

"Me interesa generar un placer visual con la pintura y también un momento de observación y pensamiento crítico sobre la historia del arte en relación al poco o nulo protagonismo que han tenido las mujeres artistas en este medio", compartió la artista Fátima Pecci Carou, que exhibe por primera vez en arteBA junto a la galería Piedras. "En Barrio Joven puede haber una oferta de pintura en formato tradicional, pero cuyo contenido y forma de utilización de la materia intenta generar un sentido nuevo".

Y la mirada crítica, que tiene su espacio de exposición más asiduo en Barrio Joven, se refuerza con el contacto entre los propios artistas. "Admiro mucho a mis colegas, ya que a pesar de lo adverso que resulta llevar adelante una profesión como ésta en nuestro país, los artistas siguen trabajando, explorando, creando nuevos escenarios y espacios con las herramientas que se tienen a mano. Se discute mucho, se produce, todo a pesar de la crisis, por fuera y por dentro del sistema del arte. La escena artística joven es variada y rica", aseguró Pecci Carou.

“Inmediacion”, por Nicolás Ponton (2017)
“Inmediacion”, por Nicolás Ponton (2017)

"Lo bueno de exhibir en Barrio Joven es que hay varios amigos en las otras galerías y entonces se hace más llevadero", admitió Nicolás Pontón, artista de la galería Quadro. "Por lo demás, es una oportunidad de que el público vea algunas obras y quizás de que se venda algo, lo cual es bastante importante y necesario para los artistas, para poder seguir trabajando".

"Mis obra son una extensión de las cosas que me interesan, como si hacer una obra fuese una forma de pensar en algo, de tratar de entenderlo. Creo que está bueno cuando los otros -espectadores u otros artistas- participan de eso también; los intercambios que se dan. Quizás las ferias no son el mejor contexto para esto por el exceso de estímulos e información, pero es una buena forma de entrar en contacto y después seguir la conversación por otro lado", agregó.

El vínculo, entonces, se vuelve fundamental: "Está bueno poder vincularnos entre nosotros, hablar de nuestras obras, de nuestros proyectos, trabajar juntos o ayudarnos mutuamente. Es quizás lo más agradable de la 'escena artística', que tiene muchas otras cosas no muy agradables también. Y más allá de eso, en cuanto a la escena joven -o no- de Argentina, creo que es significativamente dinámica gracias al trabajo de los artistas, que se esfuerzan mucho en generar espacios, en crear situaciones y que pasen cosas. Creo que eso es muy destacable y no pasa en todos lados, especialmente si pensamos en el contexto".

“Sin título”, por Julieta Barderi (2017)
“Sin título”, por Julieta Barderi (2017)

"Intento construir imágenes que abran a preguntas, aunque no se identifique claramente el interrogante", contó sobre su obra Julieta Barderi, también artista de Quadro. "Trato de generar en el que lo ve un sentido de extrañamiento, una sensación bastante inestable pero que por momentos uno encuentra de dónde agarrarse. Me gusta pensar que no son obras complacientes sino más bien inquietantes y algo escurridizas o esquivas. No sé si es pretencioso, pero eso me gusta cuando me pasa en general con el arte y me gustaría que pase con lo mío".

"Me parece que los artistas argentinos son bastante arriesgados y se la juegan", sostuvo. "Acá siempre proponen ir un poco más allá y son desafiantes y exigentes con el público. Además, es un momento en donde están muy presentes en las obras los cuerpos de los artistas. La performance trascendió y logró instalarse desde otro lado. Se habla de pintura performática o lo performático de una obra".

Sobre cómo definir a esta generación de artistas, nadie se pone de acuerdo, y nadie debería. Lo que sí se sabe es que tienen todavía mucho para decir, e infinitas maneras de expresarlo. Y así, Barrio Joven se convierte en un inexorable refugio y altoparlante del arte actual y futuro.

*La 27° edición de la feria arteBA se realizará del 24 al 27 de mayo de 14 a 21 en los pabellones Azul y Verde de La Rural, ubicada en avenida Sarmiento 2704, y la entrada cuesta 200 pesos.

SEGUÍ LEYENDO