El Gran Cacho de Buenos Aires (Gabriel h Lucero)
El Gran Cacho de Buenos Aires (Gabriel h Lucero)

Viernes 28 de abril. Sala repleta. Localidades agotadas desde hace meses. En el Café La Humedad se presenta él, quien conoce todos los escenario de Buenos Aires, pero que eligió su lugar, el espacio que soñó y creó, para volver a conquistar a su público, que lo aplaude desde el momento en que aparece en escena y ofrece una sonrisa, socarrona, pícara, que brota de sus labios como una firma, la de Cacho Castaña, el músico, el cantante, el eterno navegante de las noches porteñas, que durante su vida sacó 23 discos, actuó en más de 10 películas e inundó las calles de su ciudad, Buenos Aires, de bohemia y romanticismo.

Café La Humedad, en el corazón de San Cristobal, es un restó, con un pequeño escenario, y unas cuantas mesas que le dan al espacio un espíritu intimista, misterioso. De afuera no es sencilla de reconocer, pero el Mercedes Blanco estacionado en la puerta no deja espacio a la duda: Cacho está allí.

Un conquistador sobre el escenario
Un conquistador sobre el escenario

Toma aire, mira a su alrededor, recorre cada rincón del café y reflexiona: "Este lugar es un sueño que tenía desde hace muchos años, que lo iba a poner, que no lo iba a poner. Bueno lo pusimos hace poco, 6 ó 7 meses, y realmente estoy muy contento. Tenemos de madrina a Susana Giménez, vino Palito (Ortega), Adriana Varela, Cacho Fontana. Tuvimos 4 padrinos y de ahí en más tuvimos la suerte de que todos los que vinieron es gente muy querida, es un lugar para los amigos, no es grande, entran 130 personas y es ideal para hacer recitales íntimos, umplagged. Tengo 6 chicos que salieron de una selección, un casting, que cantan como los dioses. También tenemos un show muy bien armado con mucho cariño. Acá la gente es como una familia, no hay drama con nada ni con nadie, acá lo disfrutamos todos".

-¡Cuántas fanáticas tiene por ahí dando vueltas!

Hay, hay… gracias a dios hay. Cuando terminamos los recitales en los teatros, los músicos me dicen hay tanta gente que molesto y yo les respondía: No, lo feo es cuando no estén más. Son fieles, son Cachorras fieles…

-¿Cachorras les decis?

Sí, Sandro le decía las nenas y yo las Cachorras

-¿Qué es lo más loco que haya hecho una fanática por vos?

Han hecho de todo, por ejemplo una fanática se subió al escenario en un teatro muy importante, quería un beso. Otra, subió, se animó y cuando llegó me dijo "Firmámelas"… ¡Y se las tuve que firmar!, ¡Resbalaba la fibra! Fue maravilloso, esa es una de las tantas.

-Tus fanáticos deben conocer tu dirección, ¿te tocan el timbre?

Sí, yo estoy viviendo en olivos. A las 5.15 ya empieza a sonar el timbre, porque pasan los pibes del colegio y bueno, los hago pasar, nos divertimos, algunos meriendan. Los chicos son tremendos, gracias a dios hay cosas que son mágicas en esto. Hay veces me traen a los chicos de 5, 6 años cantando Garganta con Arena, que es un tango para la gente grande y lo agarraron los chicos, y me dicen y '¿vos que pensás?' Es mágico. Los chicos tienen eso…

-¿Cómo es la vida de casado?, ¿qué es lo mejor de tu mujer?

Una maravilla, la verdad que bien, feliz, estoy enamorado de mi mujer, estoy muy feliz de que mi mujer esté contenta, muy contenta. Es mi amiga, mi compañera y nos reímos mucho juntos.

Cacho y Marina (Télam)
Cacho y Marina (Télam)

-¿Creés que ese es el secreto?, ¿reírse mucho?

Yo creo que sí, la verdad nos reímos mucho de todo el mundo, tenemos códigos. Yo me divierto mucho. Es media torpe media loca, está bueno, es divertido, nos reímos mucho.

-¿Te pide que le cantes todo el tiempo?

No, ni bola que me da, olvidate, está todo el día con el reggaeton, otra cosa. Ojo, yo también estoy con el reggaeton, me mata, ¡me encanta! Eso sí, no me pidas que te cante uno.

Cacho y Mónica Gonzaga, protagonistas de la película ‘Ritmo, amor y primavera’ (1981), dirigida por Enrique Carreras
Cacho y Mónica Gonzaga, protagonistas de la película ‘Ritmo, amor y primavera’ (1981), dirigida por Enrique Carreras

-Tuviste varios sustos de saludo, estas situación te llevan a reflexionar, quizás a ¿poner las prioridades en orden?

Y sí, las pensás distinto. Yo estuve 2 meses en coma, tuve una traqueotomía de 6 meses, pensaba que no iba a hablar más. Yo veía que los que tenían traqueotomía no hablaban… y de repente estoy cantando.

-¿Qué te pasaba cuando pensabas que eso era una posibilidad?

Vamos a creer en los milagros. Si no creés en Dios o en los milagros la cosa no funciona, esto es creer o reventar y antes de reventar quiero creer.

-¿O sea fue un milagro?

Totalmente. Sino no estaría acá, yo vengo de Vietnam… y cuando digo hice lo prohibido en exceso es: HICE LO PROHIBIDO EN EXCESO. No estaba para estar acá yo ahora, si estoy aquí es por los milagros, no hay otra forma. No soy Rambo, no soy Schwarzenegger…las cosas las superás con voluntad, con ganas de vivir.

La historia del ladrón fue lanzado en 1976
La historia del ladrón fue lanzado en 1976

-¿En qué creés?

Yo creo mucho en Dios, soy de orar todas las noches, rezo y estoy más cerca de Dios que nunca. Todo lo que me pasó me arrimó a estar más cerca De Dios. Todos los caminos conducen a Dios.

-¿Y hoy cómo estás de salud?

Bien, muy bien. Tengo una profesora de gym 3 veces por semana, después viene una chica que me hace kinesiología todos los días, tomo agua mineral, como poco y sanito. Estoy aburrido como la gran P. ¡Re aburrido! No puedo ni fumar, ni tomar alcohol, nada. Pero… estoy contento.

-¿Dejaste todos los vicios de lado?

Sí. Nunca más. Hace cuatro años ya que no fumo y tengo unas ganas de fumar cuando termino de comer que me muero.

Durante su presentación en el Teatro Colón (Verónica Guerman)
Durante su presentación en el Teatro Colón (Verónica Guerman)

-¿Cuánto llegaste a fumar en tu peor momento?

Cuando me quedaba sin dormir por un par de noches hasta 6 atados por día. En dos noches sin dormir, 3 atados por dia fumaba.

-¿Qué le decís a alguien que está pasando por lo mismo con el cigarrillo?

-Los que la pasamos no volvemos a caer, es difícil volver a caer. No creo que se pueda caer de nuevo. No es fácil salir de toda la porqueriza, pero hay que saber rodearse de buena gente. Cuando vos te metés con la droga, te volvés un ser muy oscuro y además te rodeás de gente oscura y no zafas nunca. Te caés en un pozo negro. A mí me ayudó mucho el Padre Ignacio, que todos lo conocemos (padre en Rosario), él me ayudó muchísimo, y me ayudó muchísimo el tema del amor. También me pasó que estando en coma venían y me hablaban al oído, negro levántate, como Palito Ortega, que vino todos los días. Mis amigos, mi mujer, que me hablaba al oído.

Palito Ortega lo visitó todos los días durante su última internación
Palito Ortega lo visitó todos los días durante su última internación

-¿Eso lo sentías estando en coma o te lo cuentan después?

Y sino no me hubiese despertado. No me acuerdo de nada pero creo cuando estás en coma y alguien te agarra de la mano, te da amor y te habla al oído… te levantás.

– ¿Sos amiguero?

Síiiii, todos los buenos muchachos vienen acá: Guillote Coppola, Bambino Veira, Coco Basile, Coco Silly y Beto Casella, una banda fuerte. Son de beber los muchachos, Coco Basile se llevó un susto la vez pasada, pero sigue bebiendo. Son así de tremendos.

– ¿Hay algo de vos que nadie sabe?

….Sí, hay algo: ¡Duermo desnudo!

LEA MÁS: