A esta altura resulta imposible no asociar a Giselle Rímolo con Silvio Soldán, mal que le pese al conductor… Por supuesto, él está libre de toda culpa. Es inocente; absolutamente inocente. Su expareja no: según un fallo de la Cámara Federal de Casación Penal que se conoció en la tarde del jueves 15, la espera la cárcel. Y por muchos años.

Sin embargo, por aquella asociación inevitable, la palabra de Soldán es muy valiosa. "Es la Justicia, me parece muy bien: se hizo un juicio y si dio por resultado que tiene que estar detenida, tiene que estar detenida, no hay otra", declaró a Intrusos, sobre el fallo que complica a Rímolo. "Me enteré anoche, no tenía la menor idea de nada porque estoy alejado del tema. Sé que había sido condenada, no sabía si estaba cumpliendo la condena o no", agregó Silvio, quien en 2004 estuvo preso durante dos meses en el penal de Devoto, al que ahora -al hablar de aquellos días tan difíciles- recuerda como "el country".

Antes de cortar le diálogo de manera abrupta pero respetuosa, Soldán dejo una reflexión final sobre Rímolo. "Yo me olvidé totalmente de esa señora. Tengo la rara virtud o el defecto de olvidarme de lo que me hizo daño. Y esa señora me hizo mucho daño. Que Dios la ayude, y a mí no me desampare".