Romina Manguel y la vacunación VIP: “No entiendo el enojo del Presidente, la indignación y la sensación de profunda traición las tenemos nosotros”

A días de su debut con “RM”, la periodista habla de su presente enamorada, cuenta cómo vive la vuelta a clases y se mete de lleno en la actualidad política: “La sociedad está interpelando como nunca al gobierno de Alberto Fernández”

Romina Manguel: "La sociedad está interpelando como nunca al gobierno de Alberto Fernández"

“La sociedad está interpelando como nunca al gobierno de Alberto Fernández”, advierte Romina Manguel tras el escándalo por el vacunatorio Vip. “Todavía falta una disculpa a todos”, sostiene la periodista, y aclara que no considera suficiente la renuncia de Ginés González García y piensa que esta situación puede tener una influencia directa en las elecciones legislativas de este año.

“La población entera siente que cada vacuna que se le dio a alguien que no correspondía, se le está robando a un adulto mayor que la necesita o a alguien que está trabajando en la trinchera de la salud”, concluye Manguel, que el lunes a las 22 debuta con RM, por la pantalla de A24.

—Antes de meternos de lleno en la actualidad, ¿cómo anda la vida personal?

—Compartiendo la angustia de todos. Esperando con mi vieja el turno para vacunarse, con mi papá lo mismo. Me da mucha culpa sentirme bien o pasarla bien. La vamos pasando bien por ratitos. El año pasado la pasé muy mal. De mi vida personal, tengo como una contradicción, no me gusta hablar pero, por otro lado, podés ayudar a gente que vive las cuestiones como si fuesen tabú. Tener ataques de pánico, no poder salir de tu casa… El cuerpo me pasó factura de una manera bastante violenta. Este año, si bien es distinto porque está la esperanza de la vacuna, trato de tomármelo de otra manera. Tenemos que aprender algo que me cuesta un montón que es tolerar la frustración. Es mi gran tema. La pandemia nos obligó a eso. Por momentos estar bien; por momentos, estar muy mal.

Romina Manguel "Tengo la teoría de que Macri no quiere volver. Si lo hace es por los fueros o porque siente que su integridad judicial"

—¿Cómo estás viviendo como mamá la vuelta a clases presenciales?

Con enorme contradicción. Quería que volvieran, pero no se está volviendo porque se terminó la pandemia sino porque no se podía sostener más un año y pico con las aulas cerradas. Detesto que tengan que vivir esto. Los veo con los barbijos, que les toman la temperatura. Va pasando el tiempo y se va normalizando esta situación. Me angustia profundamente ver que no pueden tener la infancia que tuvimos nosotras. Los chicos, gracias a Dios, no se enferman de manera grave, pero están viviendo en un clima que a mí me desespera.

—¿Cómo anda el amor?

—Anda muy bien. A pesar de la pandemia, de los pronósticos en contra, de que todo hacía que estuviese destinado a fracasar. A veces, hay que tenerse más fe.

—¿Cuánto tiempo ya?

—Casi un año, sí. Le ponemos un año de romance.

—¿Y no le tenías fe?

—No, ninguna. Tengo una amiga que tiene un término que me encanta, que dice: “Los hombres con la edad se van poniendo más rotos y nosotras, más cínicas”. Esa combinación termina, muchas veces, en una cosa bastante fea. Él tiene una mirada, por ahí es una cuestión generacional, tan esperanzadora. No optimismo bobo, pero tan de “¿y por qué no?”. A una se le ocurren mil razones y está buenísimo tener a alguien al lado dándote aire para pensar otras cosas.

—¿Se viene la convivencia?

—No. Mis hijas son chicas, todavía la idea hace ruido. Estamos bien así. Una tiene sus mañas. Me animaría a probar, no ahora. Pero algún viaje, alguna escapada, alguna convivencia cortita hicimos y funcionó. Tiene esa enorme… La gente que puede no confrontar en el momento y tomarse las cosas con calma, esperar al famoso otro día para charlarlo. Yo no. Él es de poder irse. Te vas a dormir, te mirás una peli y te tranquilizás un rato. Muchas veces pasa. Aprendo un montón de él, no pensé que fuera a pasar. Me gustaba en el rol de la pareja ser la que enseñe, la que marque el camino. Es una estupidez.

—Ahora sí, la actualidad nos llama. Año de elecciones en medio de una pandemia.

—Un año que seguimos en pandemia, con elecciones y escándalos espantosos. La sociedad está interpelando como nunca al gobierno de Alberto Fernández. Con la enorme expectativa, por lo menos mía, en ver cuál va a ser la respuesta. Todavía falta: con la renuncia de Ginés González García no alcanza. Alberto Fernández sabe que todo escándalo, sumado al hecho de la vacunación, va a estar sujeto al resultado de las elecciones legislativas de este año.

—¿Pensás que van a aparecer nuevos vacunados VIP?

Es muy difícil pensar que esto se circunscribe a la lista de 70 (vacunados). Hay que ver qué pasa en la Provincia, en los municipios. No termino de ver que el Gobierno entienda la magnitud del escándalo. No te hablo del círculo rojo, sino de todos nosotros: los que estuvimos buscando el turno, los que pasamos este año sin que nuestros viejos puedan ver a sus nietos. Todavía no hay un registro de la indignación que generó esto. Todos estamos viviendo la vacuna como lo que define si vas a vivir o te vas a morir. No es lo mismo que los bolsos de López, que Hotesur. También podría nombrar casos de corrupción del macrismo. No tienen todavía noción del impacto global que tuvo en toda la Argentina este tema.

—¿No alcanza la medida de haber pedido la renuncia de Ginés?

—No. Por supuesto, reaccionó muy rápidamente. No había ningún otro margen. Lo tuvo que hacer y no lo dudó. Ahora, lo sigo escuchando enojado al Presidente y no entiendo por qué. Nosotros estamos enojados. El derecho al enojo y a la indignación y a la sensación de profunda traición, la tenemos nosotros. Todavía falta una disculpa a todos. Me parecen bien estas nuevas medidas que se tomaron. Me gusta mucho, más allá de que sé que tiene muchas críticas, la ministra (Carla) Vizzotti. Más allá de que dice y que es cierto, no tengo por qué no creerle, que tiene una amistad con Ginés histórica, prácticamente una ahijada, va a trabajar más suelta. Había cuestiones en el Ministerio de Salud donde no terminaban de ponerse de acuerdo. Hay gente que está pidiendo la cabeza porque no podría no haber sabido... ¡Qué sé yo! Que me demuestren de alguna manera que sabía.

—Te preguntaba si te sorprendió la noticia porque hay cierto clima de que era esperable, como si algo de la idiosincrasia del poder en Argentina funcionara de esta manera.

—No quiero decir... ¡Qué sé yo! Es contrafáctico: “Al gobierno de Macri le hubiese pasado lo mismo”. Me molesta profundamente el kirchnerismo saliendo a cuestionar, a decir “pero los 40 y pico mil millones que se fugaron”. Pará, ¿en serio vamos a comparar si uno se fugó? ¡Es tan de sala de 5! En la falta de madurez, en la falta de empatía. ¿Qué tiene que ver? Ponele que se fugaron los 40 y pico mil millones de dólares, ¿eso hace que vos tengas derecho o que sea menos delito separar un lote de 3.000 vacunas para darle a tus amigos? Y ponele que todo lo que se dice de Mauricio Macri sea cierto. La mesa judicial, el lawfare... ¿Eso hace que vos seas menos inmoral? De ninguna manera.

—¿Impacta esto en un año de elecciones o en Argentina todo pasa?

—No creo que esto pase y va a depender mucho de cómo lo manejen. Hay buenas noticias, llegan nuevas vacunas, se va a vacunar a los docentes con la vacuna china. Me encantaría que la Justicia avance y que no la molesten. Hay una jueza que reemplazó al mamarracho de Norberto Oyarbide ¡justo! ¿Por qué no va a investigar? ¿Por qué no va a pedir cámaras del Posadas? ¿Por qué no va a pedir los papeles o las medidas que sea que tome la jueza (María Eugenia) Capuchetti o (Eduardo) Taiano? ¿Por qué a Alberto le enoja? Deberían apoyar todas las investigaciones.

Romina Manguel: "Me da mucha culpa sentirme bien o pasarla bien"

—¿Cristina Kirchner?

Me sorprende mucho su silencio. Entiendo que fue una construcción, ella gana cuando se calla, pero esto es una regla que debería romperse. Aplica tanto a Cristina Kirchner como a María Eugenia Vidal. Me preguntaba por qué no habla Vidal, por qué no ocupa ese lugar de referente de la oposición. ¿Hoy no tiene nada que decir? Fue la gobernadora, está disputando un espacio de poder importante al ex presidente. Hay voces muy fuertes que, en momentos de tanto temor y desasosiego de la sociedad, se tienen que escuchar, no tienen que callarse la boca.

—¿Macri quiere volver?

—¿Sabés que yo creo que no? Tengo la teoría, conociéndolo, de que no quiere volver. Si lo hace es por los fueros o porque siente que su integridad judicial, inventé un término, se la va a dar el estar dentro de la política y no afuera. Si fuese por él, ya lo dijo, le gustaría vivir afuera, hacer otra cosa, no volver a la política. No lo veo disputando genuinamente el poder con las ganas que lo veo a (Horacio Rodríguez) Larreta, por ejemplo.

—¿Quién es el líder de la oposición hoy?

—No hay dudas de que es Larreta. Porque también se lo fueron cediendo y se está generando un espacio que es interesante, con actores interesantes. En algún momento pensé que Vidal podía ser ese referente, pero es mucho tiempo un año callada.

—¿Cuáles son las tres cosas urgentes que tendría que resolver el Gobierno en lo inmediato?

—¿Hoy? Vacunación, vacunación y vacunación. Un plan en serio, que cuando te pongas a hacer un número no te dé que vamos a estar todos vacunados en los próximos 18 años. Un plan de vacunación en serio en el cual le tengo mucha más fe a la gestión de Vizzotti que a la de Ginés.

Mirá la entrevista completa

Seguí leyendo: