Oscar González Oro lamentó lo mucho que extraña a sus hijos: “Hace un año que no los veo, me hace daño no poder tenerlos ni olerlos”

Desde Uruguay, el periodista le respondió a Teleshow para ahondar sobre una publicación que despertó alarma entre sus seguidores

Oscar González Oro
Oscar González Oro

“¡Buen día! Hoy no tengo nada importante para publicar. Quizá lo único es contarles cómo estoy, cómo me siento”, escribió Oscar González Oro en una historia de su cuenta de Instagram para empezar a compatir sus sensaciones en tiempos de pandemia. “En cuanto al programa estoy contento porque es lo que quería hacer. Pero el programa dura dos horas nada más. Me quedan 22 para vivir. Hay días que disfruto mucho y hay días que la paso muy mal. La soledad me agobia, me apabulla. Me asusta”, agregó el periodista que desde su casa en Uruguay hace La vida misma, por Radio Rivadavia, de 19 a 21 horas.

“Pero tengo que seguir pensando en mi salud. Por lo menos en mi salud física, en la mental trabajo todos los días con resultados diversos. Trato de llenar esas 22 hs que son únicamente mías. Ya no soporto tanto silencio en casa!! Pero en este momento esta es mi vida”, finalizó para que muchos de sus seguidores, así como los medios, se detengan en sus dichos y le pidan detalles sobre su estado de ánimo.

La historia en Instagram del Negro Oro (Foto: @oscar_gonzalezoro)
La historia en Instagram del Negro Oro (Foto: @oscar_gonzalezoro)

“Escribo según cómo estoy en el día. Son 24 horas y este es apenas el fotograma de una película”, le explicó el Negro Oro a Teleshow para echar luz sobre su publicación en las historias de Instagram. “Me llamaron de muchos medios para consultarme por qué había escrito eso y lo cierto es que no tengo mucho más para agregar, pero tiene que ver con cómo me siento. Hay días más nublados que otros, lluvia, algunos de sol. Hasta el clima influye en los estados de ánimos”, apuntó.

Pre pandemia, Oscar González Oro hacía radio desde el estudio (Foto: Federico Hamilton)
Pre pandemia, Oscar González Oro hacía radio desde el estudio (Foto: Federico Hamilton)

“Acabo de cumplir seis meses en Uruguay. Recién vengo del Ministerio dónde me dieron la cédula definitiva. Ya no la provisoria, sino la definitiva”, contó Oscar en relación a los meses que lleva instalado en el país vecino. Y de a poco, con el tono angustiado, pero con ganas de profundizar sobre aquellas cuestiones antinaturales a las que tiene que sobre adaptarse como consecuencia de la pandemia, el Negro amplió: “Hace un año que no veo a mis hijos. Los extraño mucho. Tanto Inglaterra como España tienen fronteras cerradas. No me puedo tomar un avión e ir a verlos. Quiero estar con ellos. Nunca pasamos tanto tiempo separados. Me da bronca, angustia…”. Hablaba de Agustín, que vive en Londres y Pablo, en Madrid. “Les prohibí que me llamen por Skype. Me hace mucho daño verlos a través de la pantalla y no poder tenerlos ni olerlos”, agregó.

“Y hablé también de soledad porque el silencio no siempre es bueno. En casa estoy solo y así me siento. Extraño a mis amigos. Algunos me invitan a comer, pero hay que ver cómo está el día, cómo se da todo… Por momentos recuerdo a Sofía, a Jorge Horacio. Es muy triste”, agregó sobre la ausencia de su amiga de toda la vida, Sofía Neiman, la relacionista pública que murió en febrero del año pasado, y sobre el banquero Jorge Brito, que se fue de este mundo también el año pasado, en noviembre.

Para finalizar, resumió: “Nadie está todo el tiempo triste o todo el tiempo contento. Sí te puedo decir que me gusta mi nuevo horario. Es lo que quería hacer: entrevistas largas a filósofos, escritores, sociólogos, conferencistas. Ni política, ni pandemia, ni el dolar… A no ser que pase algo, lógicamente”. Y señaló que tanto a través de la radio, como por Instagram –”la única red social que uso”–, recibe todos comentarios favorables y alentadores.

Vale recordar que a fines del año pasado el Negro Oro estaba conduciendo su programa cuando se sintió mal y tuvo que dejar el aire. Los médicos que lo atendieron dijeron que había tenido un shock emocional. En su momento, así lo explicó a Teleshow: “Estoy bien. Ayer estaba al aire y me mareé fuerte. Una vez lo dejé pasar. Al segundo también lo dejé pasar. Al tercero, bueno... Llamé al médico para que cuando terminara el programa fuera para allá. Me hicieron un electro (cardiograma) que salió bien”. Porque si de pandemia, soledad y estados de ánimos cambiantes se trata, nadie está exento.

SEGUÍ LEYENDO