Diego Scott vuelve a la primera mañana de la radio: “La ideología es un pequeño muro mental dónde tenés las respuestas para todo”

Debuta este lunes con Buenos Días, Berlín en Radio Berlín, ciclo en el que lo acompañará la locutora Loló Muñoz, a quien elogia: “Desde Fernando Peña que no me sorprendía tanto con alguien y su capacidad de construir personajes enteros, bien completos”


Diego Scott vuelve a la primera mañana de la radio con Buenos Días, Berlín, de 6 a 10 AM por FM 107.9 (Gentileza prensa Radio Berlín)
Diego Scott vuelve a la primera mañana de la radio con Buenos Días, Berlín, de 6 a 10 AM por FM 107.9 (Gentileza prensa Radio Berlín)

“Me cuesta levantarme temprano a la mañana, como a todo el mundo, pero la gente que está levantada a esa hora tiene mucha energía”, le dijo Diego Scott a Teleshow. Este lunes debuta con Buenos Días, Berlín (Radio Berlín, 107.9 FM), de 6 a 10 horas, lo que supone su vuelta a la primera mañana radial. “Lo hice durante varios años en Metro, con Fernando Peña, del 2006 al 2009. Después pasé a Blue, hasta el 2011. Me gusta este horario”, contó sobre su experiencia en esa franja horaria.

Antes de la primera emisión de Buenos Días, Berlín, Scott adelantó que el programa “va a tener lo básico que tiene cualquier envío de la primera mañana: van a estar las noticias que tenés que saber, contadas de la manera más honesta y simple posible. Va a tener cositas de humor. Y también la música, que es buenísima lo que eligió poner la radio, centrada en los ’90 y los 2000. Existe un montón de música que, para los que hoy tenemos 40, o 45 –como yo–, fue nuestra adolescencia, nuestros años en donde teníamos todo para dar. Me parece que es un gran combo y de a poco vamos a ir creciendo”.

En esta vuelta estará acompañado por Loló Muñóz, “una locutora re talentosa. Pero no sólo es locutora: es más que nada actriz de doblaje, y desde Peña que no me sorprendía tanto con alguien y su capacidad de construir personajes enteros, bien completos”, aventuró Scott.

—¿Sos de prestarle atención a lo que hace tu competencia?

—No, pero sí me fijo en las tendencias, qué es lo que está escuchando la gente. Hay épocas en las que la gente está más interesada en la información, y otras en las que la audiencia prefiere entretenerse. Con toda la disponibilidad de información que hay, lo que podemos sumar es entretenimiento y combinar las dos cosas, para que te lleves lo elemental de la información y también pases un rato divertido y te rías un rato para empezar bien la mañana. Estamos más en esa parte de la ola, en este momento, y no tanto en la información dura y el análisis.

—¿Cómo te vinculás con las noticias?

—Pongo el foco en los hechos. Me gusta que la noticia hable de hechos. Me parece que un anuncio no es un hecho: una reunión a puertas cerradas en la que no se sabe qué dijeron y después no hubo una conferencia de prensa, me parece que es algo a lo que le faltan muchas cosas para llamarse noticia. Me gusta el nombre Buenos Días, Berlín: cuando empecé a hablar con Luis Majul –director de la radio– y con Cristian Raimundi –director artístico–, me vino a la cabeza la idea del Muro de Berlín. Y así como el muro dividió a Berlín, acá estamos separados por un montón de muros, que tienen que ver con temas coyunturales –como el aborto–, o con preferencias políticas, o simplemente con preferencias morales. Por ahí, tu muro es que simplemente preferís que no haya delincuentes en el gobierno. Todos tenemos muros mentales adentro de los cuales nos movemos porque nos dan seguridad. La ideología es un pequeño muro mental dónde tenés las respuestas para todo. Mi desafío es, no te digo derribarlos, porque es dificilísimo, pero por lo menos asomarse un poco por arriba. Y decir: ‘Yo siempre creí que esto es lo mejor, pero quizás el que está del otro lado del muro no es alguien a quien yo tengo que odiar. Por ahí es alguien que lo está viendo desde otro lado”. Esa visión me sirve.

"Estamos separados por un montón de muros, que tienen que ver con temas coyunturales -como el aborto-, o con preferencias políticas, o simplemente con preferencias morales", dijo Diego Scott respecto al nombre de su programa (Gentileza prensa Radio Berlín)
"Estamos separados por un montón de muros, que tienen que ver con temas coyunturales -como el aborto-, o con preferencias políticas, o simplemente con preferencias morales", dijo Diego Scott respecto al nombre de su programa (Gentileza prensa Radio Berlín)

—¿Te genera algún tipo de sensación adversa quedar, ante tu audiencia, pegado a un lado u otro de lo que se conoce como “grieta”?

—No, la verdad que no. Además, creo poco en los “lados”. Somos muchos los que tenemos la capacidad de mirar la realidad y de filtrar los fanatismos, porque lo que tienen los fanáticos es que no son muchos y son muy ruidosos. Entonces, terminas estando a la merced de gente a la que le gusta gritar, insultar y atacar. Pero la verdad es que la mayoría de los argentinos no son así. ¿Por qué vamos a estar siguiendo la agenda o las discusiones que quieren poner los fanáticos, desde cualquier lado? Me parece que es todo lo contrario: hay un montón de moderados pensantes que son, creo, la mayoría de las personas con las que nos encontramos todos los días de la vida. Y son suficientes como para construir una audiencia. Si no hay fanáticos, no hay problema. Que estén en otro lado los fanáticos.

—Por otro lado, a muchos comunicadores les hace ruido quedar en el medio.

—Yo no creo que lo que esté bien sea el promedio entre lo que dice una persona y lo que dice otra. Esas dos personas pueden estar equivocadas. El centro se define por las cosas en las que vos creés que están bien, por lo que estás dispuesto a luchar y por lo que estás dispuesto a comunicar para el bien común, de manera honesta. El centro es la honestidad, no el punto medio entre dos deshonestos. Yo creo que el punto medio es un objeto, un objetivo, un sistema de creencias… Muchas veces tiene que ver con las cosas en las que creés, cómo te educaron, y eso también tiene que ver con los muros mentales. Tenemos que buscar algo en donde todos podamos convivir, en donde busquemos el bien común y no exista todo el bien para alguien. Porque todo el bien para alguien, significa que hay un otro que la está pasando mal.

—Antes comparaste a tu nueva coequiper, Loló Muñoz, con la capacidad inventiva de Fernando Peña, lo cual suena curioso porque trabajaste muchos años con él.

—Como artista de la voz, Loló es realmente increíble. Lo que pasa es que Fernando tenía un contenido de intensidad, mental y de querer cambiar el mundo, que no vamos a encontrar en nadie. Sus ganas de levantarse a la mañana y de que el mundo sea como a él le gustaba. Para bien o para mal, ¿no? Pero él quería que fuera así y, definitivamente, dejó su marca. En ese sentido, no se puede igualar, pero sí en el sentido de la versatilidad de la voz, del talento, de los personajes... Lo fino en cómo los crea. Sí, Loló es muy talentosa.

Diego Scott trabajó muchos años al lado de Fernando Peña: "Fernando tenía un contenido de intensidad, mental y de querer cambiar el mundo, que no vamos a encontrar en nadie", dijo
Diego Scott trabajó muchos años al lado de Fernando Peña: "Fernando tenía un contenido de intensidad, mental y de querer cambiar el mundo, que no vamos a encontrar en nadie", dijo

—Muchos te conocimos la voz allá por el 2001, cuando junto con Sebastián Wainraich y Diego Ripoll se hacían cargo del aire de El Parquímetro en los días en los que Peña no iba al programa, debido al avance de su enfermedad. ¿Qué recordás de esa época?

—Me acuerdo de que había muchos momentos de incertidumbre: viene, no viene, no sabemos. Nunca era que no venía porque no quería, era porque no estaba bien. De alguna forma, nosotros tres formamos nuestra personalidad al aire en esos momentos, y Peña era muy generoso. Cuando él no estaba, nos dejaba hacer todo lo que quisiéramos y pudiéramos. Por ahí, en esa situación, otro te dice: “No, pongan solo mis grabaciones, música, presenten los temas y ya está”. Pero él no tenía problemas con eso, siempre nos permitió hacer. Creo que en el fondo él tenía la seguridad de “lo que hago yo, no lo hace nadie. Hagan lo que quieran, total yo vuelvo y en cinco minutos tengo a toda Buenos Aires escuchándome a mi”. Si sos Peña, qué te va a importar que otros tres estén tratando de hacer algo al aire.

Diego Poggi continúa en Radio Berlín

La 107.9 FM Radio Berlín. Los 90 y los 2000, presenta su propuesta basada en contenidos musicales de esas dos décadas. Además de Buenos Días, Berlín, el 15 de febrero comenzará la segunda temporada de Take Away, con la conducción de Diego Poggi. De 17 a 20 horas, tendrá la renovada misión de acompañar “el regreso a casa”, con las noticias más destacadas del día, la información del tránsito y mucha música.

El 15 de febrero, Diego Poggi iniciará la segunda temporada de Take Away, en el "regreso" de Radio Berlín, de 17 a 20 horas (Gentileza prensa Radió Berlín)
El 15 de febrero, Diego Poggi iniciará la segunda temporada de Take Away, en el "regreso" de Radio Berlín, de 17 a 20 horas (Gentileza prensa Radió Berlín)

Con la idea original de Julián “Pento” Etchevarría y la producción general de Christian Raimundi, 107.9 FM Berlín, los 90 y los 2000, recorre los hits de esas décadas, desde Oasis, Britney Spears, Madonna, The Rolling Stones, Blur, Bruce Springsteen, New Radicals, hasta Depeche Mode, Lady Gaga, Jamiroquai, entre tantos. Además, hay lugar para éxitos nacionales de Babasónicos, Charly García, Vicentico, Divididos y Turf, entre otros.

SEGUÍ LEYENDO