Marley contó el dineral que gastó para bautizar a Mirko en Nueva York, y se quejó: “¿No debería ser gratis?”

A dos años de la ceremonia en Estados Unidos, el conductor detalló parte de la intimidad de aquel momento que, hasta aquí, se desconocía

Marley junto a Mirko,  Susana Giménez y Coco Fernández (Foto: archivo Infobae)
Marley junto a Mirko, Susana Giménez y Coco Fernández (Foto: archivo Infobae)

Si hiciéramos una encuesta rápida, la mayoría de las personas coincidirían en que Marley, con Por el mundo, el programa que llevó adelante por Telefe, se benefició con el mejor trabajo del planeta. Poder recorrer los continentes, disfrutar de las maravillas de los países, tener todo a disposición y que encima eso sea remunerado, de antemano, parece un sueño hecho realidad. Sin ir más lejos, los fanáticos agolpados en sus redes sociales se lo suelen hacer saber.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro. No todo es tan maravilloso como parece en la vida del conductor. Andar de acá para allá también tiene su parte negativa, sobre todo ahora que es padre y las responsabilidades son otras. En abril de 2018 bautizó a su hijo Mirko en Nueva York. En aquella oportunidad, y si bien el conductor de El Muro Infernal prefirió evitar la confrontación, no fueron pocos los que lo criticaron. Otros se preguntaron por qué no llevó adelante el ritual religioso en la Argentina.

A casi dos años de la ceremonia que filmó y mostró en su envío, reveló el motivo por el cual lo hizo en Estados Unidos y hasta aprovechó, de paso, para quejarse, aunque sin perder la sonrisa. Todo comenzó cuando la actriz Florencia Otero le contó que bautizó a su hija Nina el día de su primer cumpleaños con la intención de unir las fiestas y no malgastar dinero. Incluso, detalló que hasta aprovecharon para casarse con Germán Tripel… Un verdadero tres por uno.

Marley con Susana Giménez y Mirko en Nueva York, días antes del bautismo (Foto: Instagram)
Marley con Susana Giménez y Mirko en Nueva York, días antes del bautismo (Foto: Instagram)

Al finalizar, Marley aprovechó el momento para contar su vivencia respecto del tema. “Nosotros bautizamos a Mirko en un viaje de Por el mundo en Nueva York, ni siquiera fue planificado”. Y detalló el motivo del apuro: “Yo estaba con Susana Giménez, que es la madrina haciendo el programa allá y nos enteramos que Coco Fernández –gerente de Producción de El Trece-, que es el padrino, estaba justo ahí, de casualidad. Entonces dijimos de bautizarlo. Tenía a los dos padrinos en el mismo lugar, así que propuse buscar una Iglesia, así que hicimos eso. Uno nos la abrió para nosotros, porque estábamos solitos, no había nadie más. Nos dijo que se podía y bueno, ahí nomás lo bautizamos”.

La anécdota fue contada con una sonrisa, gesto que se le borró cuando recordó lo que tuvo que abonar para llevar adelante el mandamiento. “Me acuerdo que hubo que pagar y no fue tan barato… la cifra exacta no la recuerdo, pero fueron como mil dólares -20.450 pesos teniendo en cuenta que en aquel entonces la moneda estadounidense cotizaba 20,45-. ¡Una locura! Ahora, esas cosas deberían ser gratis, ¿por qué te cobran?”, resaltó.

Más allá de la queja, recuerda el episodio de llevar adelante uno de los actos más importantes para los católicos con mucha emoción y felicidad. Si bien faltó parte de la familia y no lo pudo llevar adelante en su país, cumplir con ese deseo en La Gran Manzana lo llenó de gratitud. Las postales cargadas de placer se multiplicaron y así lo acreditan.

Una año más tarde de llevado adelante el bautizo, lo volvió a repetir en Jordania, mientras recorría el país con Esmeralda Mitre como invitada de Por el Mundo. En este caso, no fue un hecho más, sino que estuvo cargado de connotación religiosa que conmovió a sus fans que creen en el catolicismo. A orillas del río Jordán llevó adelante el ritual. Se trató de un acto de gran valor simbólico, ya que según marca la historia, en ese río fue bautizado Jesús.

SEGUÍ LEYENDO

Barbie Simons contó el drama de su cuarentena: “Me genera mucha angustia”

Una nueva entrega de los cuentos de Facundo Arana: “Thamel”