Integrantes de la Fundación Papelnonos estuvieron en “¿Quién quiere ser millonario?” (Video: "¿Quién quiere ser millonario?" - Telefe)

Irma Choly López, Rita Crocci y Carmen Maibach, de 71, 92 y 77 años respectivamente, protagonizaron una noche diferente en Quién quiere ser millonario. Ellas son integrantes de Papelnonos, una fundación creada hace 30 años con el objetivo de promover espacios de integración y creatividad que les permitiera a las personas mayores mejorar su calidad de vida. Las mujeres fueron al programa de Santiago del Moro junto con sus compañeros y sus instrumentos construidos con papel y desplegaron todo su carisma.

“Papelnonos es un programa que se creó hace 30 años en Mar del Plata con el músico y psicólogo Jorge Strada, quien intuyó que la vejez iba a ser mucho más larga y difícil de lo que había sido en el pasado, y encontró un método a través de la música, con sus poemas y letras, para incluir a los adultos mayores que estuvieran solos o que quisieran una vida activa. Porque nuestro propósito es ese: la actividad, socializar y el trabajo social, porque somos todos voluntarios”, contó Rita, la mayor de la fundación.

Rita fue trabajadora social y ahora tiene un taller de vitrofusión. Se divorció y nunca más estuvo en pareja. Tiene un hijo en Londres y perdió una hija que nació con una malformación de cráneo. A raíz de ese hecho se involucró en el trabajo social. “Sentía que tenía que devolver toda mi gratitud al Hospital de Clínicas, que la habían atendido (a su hija). Así que ahí empecé como voluntaria: deseaba ayudar a las otras madres que habían pasado lo mismo que yo”, relató.

La emotiva historia de Rita (Video: "¿Quién quiere ser millonario?" - Telefe)

En ese sentido, recordó: “Estudié trabajo social y formé grupos, sociedades de fomento para zonas inundadas… Me emociona muchísimo cuando logro sonrisas y veo una respuesta en el otro cuando miro a los ojos. Cuando me ven entrar con el bastón y se dan cuenta de que uno también tiene sus cosas hay como una identidad que nos acerca muchísimo. Es un trabajo muy hermoso y yo propongo que mucha más gente entre al voluntariado de gente mayor”.

Choly, por su parte, fue docente y ahora, cuando no está haciendo actividades en la fundación, se dedica a cuidar a sus nietos. Junto con Rita tiene un programa en Radio María que se llama Nuestros años, nuestras vidas. “Del dolor una se recupera, de lo que una no se recupera es de la bronca. Todos hemos tenido problemas pero a veces un gran problema te hace revalorizar todo lo que tenés alrededor tuyo. Eso te ayuda a cambiar la vida”, aseguró.

Y le dio pie a su dura historia personal: “Hace 14 años me operaron de un cáncer de mama y cuando salí con ese diagnóstico a la calle empecé a mirar los árboles y veía que tenían un verde brillante y miré el cielo y me di cuenta de que a veces iba enfrascada en mis problemas y empecé a ver que mis hijos ya estaban grandes, entonces me iba a poder dedicar a mi tratamiento. Ahora valoro todo, disfruto de tenerla a Rita, de venir acá…”

El compromiso social de las integrantes de Papelnonos (Video: "¿Quién quiere ser millonario?" - Telefe)

Carmen, al igual que sus compañeras, es jubilada. Fue psicóloga social y voluntaria en el Hospital de Clínicas. Tiene cuatro hijas y nueve nietos. Hace 12 años quedó viuda de su primer matrimonio y un tiempo después se volvió a casar.

“Nosotras pertenecemos a la generación que ha estado con una educación rígida y de sometimiento en muchos aspectos. Hay que aprender a decir que no y poner límites. Elegir es difícil pero no imposible. Efectivamente, somos capaces de superar grandes y extremos dolores, porque somos capaces de lo que ahora se llama la resiliencia. Lo hemos comprobado nosotras en nuestro grupo y con las personas a nuestro alrededor. Pero hay que creer que el adulto mayor tiene una gran reserva de posibilidades”, aseguró Rita.

La última pregunta a la que se enfrentaron fue “según la UNESCO, ¿cuál de las siguientes opciones se aproxima más a la extensión total alcanzada por la Muralla China?” Como no sabían la respuesta correcta (500 mil kilómetros), se “plantaron” y se llevaron 300 mil pesos. Según aseguraron, donarán parte del premio a un club en el que ensayan, llamado Villa Sahores, y la otra parte será destinada a un viaje a Chile, donde se encontrarán con otras fundaciones similares a Papelnonos.

SEGUÍ LEYENDO