Gerardo Romano
Gerardo Romano

"En 15 minutos leo un libro y en segundos me doy cuenta cuando estoy con un pelotudo delante y este es el caso, vos". La frase de Gerardo Romano fue dirigida a Miguel Steuermann, director general de FM Jai, la radio judía de Latinoamérica, que lo estaba entrevistando en vivo en el programa Coffee Break.

El actor había sido invitado a ir al estudio para hablar de la obra que protagoniza, Un judío común y corriente, de Charles Lewinsky, que justamente auspicia la emisora, y discutir algunas "declaraciones fuertes" que Romano hizo en los últimos tiempos sobre Nisman, según explicó el conductor.

"No fueron declaraciones sobre la muerte de Nisman sino sobre la vida de Nisman", aclaró el actor apenas tuvo la palabra. La entrevista, que estaba pautada para que durara una hora, tuvo momentos de discusión respecto de la muerte del fiscal y terminó mucho antes de lo previsto.

Romano cuestionó "los 660 mil dólares que el fiscal tenía en Merrill Lynch, los campos en Uruguay a nombre de su madre, la empleada doméstica que no tenía declarada y cómo alguien tiene un empleado y le cobra el 50 por ciento", refiriéndose a Diego Lagomarsino. Luego dudó de la pericia psicológica que se hizo del perfil de Nisman y que decía que "no tenía absolutamente ninguna posibilidad de ser un suicida", según le recordó el conductor. "Fueron a pedido de parte de la querella, nadie quiere tener a un suicida en su familia", le refutó el actor.

(Audio: La discusión de Gerardo Romano en FM Jai)

—¿Por qué se suicida un hombre que tres días antes…?

—Porque tiene cuentas truchas en el exterior.

—Pero las tenía de antes.

—Porque tiene empleada en negro.

—Pero la tenía de antes.

—Porque tiene una mala relación con su ex mujer, porque sale con putas.

—Eso muy bien, eso también lo hacía antes…

—Sí, antes y después, es siempre la misma persona.

—¿Y por qué este hombre, que de acuerdo a la investigación de los peritos que hablan del perfil suicida, tres días antes hace una denuncia que institucionalmente en la Argentina nunca se dio, de la magnitud de la denuncia, tres días después mientras el hombre está preparando una presentación que tiene que hacer un día después en el Senado, mientras todas las pruebas muestran que estaba trabajando en eso, decide en un rapto -de acuerdo a lo que estás planteando- quitarse la vida?

—No, en un rapto no. Un rapto es una palabra que ponés vos. ¿Leíste el libro de Pablo Duggan, Quién mató a Nisman?

— Una basura.

—¿Lo leíste?

—No.

—¿Cómo podés decir que es una basura sin haberlo leído?

—Porque lo he escuchado a Duggan, suficiente con eso.

—¿Y no sabés que Duggan abreva aguas macristas y que es absolutamente neoliberal?

—No me importa la ideología de Duggan o no, sí sé que opera y me interesa hablar del suicidio.

—Vos podés pensar lo mismo de mí, que soy una basura sin haber hablado.

—Quiero preguntarte del suicidio…

—Pero hablás con mucho autoritarismo y está como el culo, está pésimo.

—Lo  tuyo también es de un autoritarismo absoluto.

—Yo leí el libro de Nisman, que escribió Duggan sobre Nisman.

—¿Y el de (Waldo) Wolff lo leíste?

—No, lo compré, lo voy a leer.

—Vamos…, y el de Facundo Pastor, que me parece que es el mejor.

—Mmmm, dudo.

—¿Por qué dudas?

—Porque Duggan es una persona formada y es un abogado, Dugan escribió 600 páginas…

—Pero hablemos del suicidio, ¿por qué se pega un tiro?

—Porque está desesperado.

—¿De qué?

—De la vida, uno se desespera, es una cuestión psicológica.

—Tres días antes vos viste la nota en TN que dio, cuando con total tranquilidad, contundencia dice…

—Para vos, para tu punto de vista, para mí no tenía ninguna contundencia, estaba negando el levantamiento de las luces rojas, afirmándolo y Ronald Noble, que es el director de Interpol en el mundo, lo desautorizó y dijo que no.

—Ronald Noble está bastante cuestionado también, pero volvamos al suicidio… ¿Cómo afirmás que un tipo, que hizo una denuncia de…

—Vos deberías traerlo a Duggan y decirle "Yo no leo tu libro y quiero decirte que sos un hijo de puta que no merece nada".

—Pero dejalo a Duggan.

—¿Pero por qué hacerlo conmigo? Yo no soy ni investigador ni nada, ¿te querés sacar la leche conmigo? Para mí Nisman era un corrupto, evasor, ocultador, mal funcionario, putañero…

—¿Y merecía que lo maten?

—Nadie merece que lo maten.

—Bien, ahí estamos en un punto.

—Ahí no estamos, en varios lugares no estamos.

—Pero vamos entonces al suicidio…

—Y dale con el suicidio, todo lo que me estás hablando de la vida de ese corrupto, forma parte del suicidio.

—Y se suicida después de hacer ese anuncio, no antes, aunque el perfil piscológico dice que…

—Leé el libro de Duggan, desasnate, no niegues el conocimiento y, sobre todo, si vas a cuestionar un libro que no leíste, son 600 páginas, es abogado, vio el expediente.

—Bueno, Facundo Pastor también lo vio.

La discusión continuó sobre el pasado del fiscal, las fotos que se vieron de Nisman con chicas en un boliche porteño y sobre la ética de la Justicia. Luego se mencionaron definiciones judiciales de la causa AMIA y las escuchas telefónicas que develan la "trama del armado de Memorándum en una 'embajada paralela' comandada por Luis D'Elía, Fernando Esteche, Yusef Kalil, Allan Bogado y Moshen Rabani, entre otros", según relató el conductor.

Entonces Romano dio por finalizado el tema Nisman y  Steuermann le recordó la frase que el actor había dicho antes de las elecciones presidenciales: "Que un argentino pobre vote a Macri es como si un judío votara a Hitler". El actor negó haber dicho esas palabras, pero admitió que sí había hecho la comparación. Luego de que la producción, a pedido del conductor, pasara el audio de archivo en el que se lo escucha decir ese textual, Romano volvió a ratificar su teoría con las mismas palabras que había negado segundos antes.

(Audio de Gerardo Romano explicando su polémica frase sobre Hitler y el final de la entrevista)

La discusión continuó en torno al caso Nisman, al arma que le entregó Lagormarsino al fiscal y nuevamente volvieron al libro de Duggan. Allí fue cuando el invitado trató de "pelotudo" al conductor y, aunque luego la entrevista continuó, unos minutos más, el actor ya había decidido concluir con la nota.

El conductor pidió una pausa y prometió que luego continuarían hablando de otros temas, sin embargo al regreso del corte el actor ya no estaba en el estudio. Había pasado solo media hora de nota, la mitad de lo que estaba previsto.

SEGUÍ LEYENDO: