Motochorros rompieron el vidrio de la camioneta de la licenciada en nutrición (Foto: Instagram Romina Pereiro)
Motochorros rompieron el vidrio de la camioneta de la licenciada en nutrición (Foto: Instagram Romina Pereiro)

Romina Pereiro fue víctima de un episodio de inseguridad cuando motochorros rompieron el vidrio de la ventana trasera de su camioneta para intentar robarle sus pertenencias. "No había mucho. Una campera mía, otra de mi hija, y juguetes de las nenas", contó la licenciada en nutrición a Teleshow.

El hecho ocurrió mientras ella estaba al aire de Cómo todo -que se emite por la pantalla de Net Tv- dentro de la productora Kuarzo en el barrio de Palermo. "Todos los días cuesta estacionar porque está lleno de autos; hoy, que encontré lugar y estaba contenta, me roban", lamentó la mujer de Jorge Rial que había dejado su vehículo en Dorrego y Cabrera.

"Te da bronca con qué impunidad se manejan, fue a plena luz del día y en un lugar que es muy transitado porque hay otros canales de televisión, muchos restaurantes", continuó, y aclaró que los ladrones no pudieron llevarse nada de lo que había dentro. "Los vecinos me dijeron que pasó una moto, rompieron el vidrio, miraron y cuando se disparó la alarma se fueron. Así que no llegaron a llevarse nada", detalló.

Pereiro -que también integra el panel de Morfi, por Telefe- aseguró que su rutina diaria no cambiará por este hecho de inseguridad. "Voy a seguir yendo todos los días a trabajar en la camioneta. Ahí, además, guardo muchos bolsos con ropa porque estoy mucho tiempo fuera de mi casa y a veces me tengo que cambiar", sostuvo.

La camioneta de Romina Pereiro estaba estacionada en Dorrego y Cabrera
La camioneta de Romina Pereiro estaba estacionada en Dorrego y Cabrera

"Soy un poco despistada, lo reconozco. De ahora en más, no voy a dejar nada a la vista. Aunque sí estoy atenta cuando voy caminando por la calle, sobre todo trato de no tener el celular en la mano", continuó.

Por último, agradeció que ella no estaba en el interior de su vehículo y que tampoco estaba circulando junto a ninguna de sus dos hijas (de seis y cuatro años). "Por suerte, estaba estacionada y yo no estaba adentro. No fue nada grave. Lamentablemente nos pasa a todos, ¿por qué no me iba a pasar a mí?", concluyó Romina Pereiro.

SEGUÍ LEYENDO