Tras el éxito de la primera temporada, que obtuvo el Martín Fierro de Oro, El Marginal tendrá una segunda parte que contará con nuevos personajes. El unitario que produjo Underground saldrá este año por la TV Pública y Netflix y será la precuela de lo que se vio en 2016.

Haga el personaje que haga, cuando salgo de grabar, me desconecto y sigo con mi vida

Esteban Lamothe será una de las principales figuras de la ficción que protagonizan Nicolás Furtado (Diosito), Claudio Rissi (Mario Borges), Gerardo Romano (Antín), Martina Gusmán (Ema) y a la que también se suman Verónica Llinás, Roly Serrano y Rodrigo Noya.

En una nota exclusiva con Teleshow desde la ex cárcel de Caseros -en donde se grabó el unitario-, el actor detalla cómo es su personaje, que en la ficción estará entre la banda de Sapo (Serrano), el líder de San Onofre antes de la llegada de los Borges, y los hermanos que, tal como se vio en la primera temporada, logran el poder del penal.

"Voy a interpretar a un médico que cuando llega al penal, al no haber estado nunca en una cárcel ni pertenecer a ese mundo, se encuentra con algo muy nuevo y muy feo. La medicina, que es algo que tiene muy negado en su vida y nunca ejerció, es lo que le permite ser alguien y hacerse un lugar importante ahí adentro", adelanta Lamothe, cuyo personaje se llamará Patricio Salgado.

Hoy, como está la TV Pública, El Marginal es un programa para Netflix

El actor destaca, y agradece, que no tiene ningún familiar ni amigo que haya estado preso. Motivo por el que desconoce en su totalidad cómo es el "mundo carcelero". "Tampoco tenía que saberlo porque mi personaje es un preso que nunca había estado en un penal. Entonces, no tiene los códigos ni sabe cómo se manejan", aclara.

Para la primera temporada de El Marginal, algunos actores debieron entrenar más y dedicarle muchas horas al gimnasio, así como también les dibujaron algún tatuaje en particular en su cuerpo. En el caso de Esteban, según cuenta, no hizo falta porque casi no aparece "desnudo o sin remera".

"Yo entreno siempre. Entonces, para mí, es normal. Pero tampoco me pidieron que realizara alguna rutina especial. Seguí haciéndolo a mi ritmo pero sin pensar en este personaje. Con respecto a los tatuajes, yo ya tengo varios, así que no me agregaron", continúa.

En Las Estrellas -ficción que protagonizó en 2017-, Lamothe interpretó a un chef y las instalaciones cambiaron rotundamente cuando llegó a la ex cárcel de Caseros, en donde estuvo todos los días durante los casi tres meses que duraron las grabaciones: "Al comienzo, me parecía inmundo. Después, se pareció bastante a un hogar. Como venía todos los días, lo tomé como un lugar mío. Me lo apropié".

"Además, gracias a Dios, hace mucho que trabajo y tengo muy aceitado el ejercicio de cortar cuando salgo del set. Haga el personaje que haga, me desconecto y empieza mi vida", agrega el actor sobre el unitario que saldrá al aire después del Mundial de Rusia 2018 por la TV Pública.

La cárcel al principio me parecía inmunda, después fue mi hogar

Al respecto, el actor analiza su visión acerca del motivo por el cual el público destacó a la ficción a partir de su llegada a Netflix:"No por este gobierno, sino históricamente con todos los anteriores, lamentablemente la gente perdió interés por ese canal. Cuando yo era chico, era uno de los que más rating hacía, había un montón de programas y estaban todas las figuras".

"Hoy, como está la TV Pública, El Marginal medio que es un programa para Netflix. No sé cuánta gente lo va a mirar por televisión…", se lamenta. "Ojalá esto cambie y llegue a los dos dígitos en el rating. Sería fantástico", augura.

"Estaría buenísimo aprovechar el Mundial para hacer publicidad en los partidos de Argentina y que la gente tenga ganas de verlo porque hay un montón de personas esperando la segunda temporada y no se van a defraudar porque es una bomba", promete Esteban Lamothe.

Crédito: Cony La Greca

SEGUÍ LEYENDO