Mariano Albergoli es el líder de Sobredosis de Soda, un homenaje a la emblemática banda del rock, y a lo largo de 11 años consiguieron hacerse lugar en la industria de la música en Latinoamérica.

A la hora de definir al grupo tributo, Mariano lo calificó: "Somos tres fans que tocamos las canciones que tanto admirábamos de chicos y se convirtió en un rito muy lindo. Cuando nos vuelve de la gente tanto cariño y tanta emoción, a uno le llena el alma".

-Ya llevan 11 años desde los comienzos de Sobredosis de Soda

-Parece que fue ayer. Cuando empezamos no teníamos idea de todo lo que ocurrió en la historia de los Soda. Del 2005 hasta acá no era imaginable para nosotros. Cuando empezamos, Gustavo (Cerati) decía que juntarse con Soda era una utopía. No lo consideraba ni cerca. Dos años después volvió Soda y todo lo que pasó después. Empezó siendo algo más del corazón, que era querer hacer un viaje en el tiempo y hacer, desde la escenografía, desde la música y desde el vestuario, que la gente sintiera que estaba viendo Soda. Probar este camino jamás se nos hubiera ocurrido.

-Representan fielmente lo que era Soda, más allá del vestuario y la escenografía, vos tenes la particularidad de cantar igual que Cerati

-Eso fue también gracias a la naturaleza que me dio un color de voz muy parecido al de Gustavo. Fueron muchos años de estudio, no de estudiarlo a él, porque ya lo tenía desde chico, sí de mucho tiempo de entrenamiento. Así fuimos encontrando el sonido. Fue una aventura muy linda, de meterte a bucear en las canciones de Soda porque no era un sonido sino que en cada disco iban mutando en estética y eso implica todo un desafío enorme.

-Estar a la altura todo el tiempo actualizándose de lo nuevo de la banda

-Sí, también. Ellos tenían un nivel sonoro de excelencia. Entonces implica todo el tiempo buscar cómo acercarse a esa excelencia desde un equipo nuevo, desde trabajar con gente más idónea a tu alrededor, que te van aconsejando. Para llegar a ese sonido son muchas horas de laboratorio. Y si tengo que volver 11 años atrás y ver cómo manejaba yo todo ese equipamiento creo que es el mejor posgrado que podría haber hecho.

-¿En algún momento ellos se enojaron, sintieron que les robaron sus canciones o siempre se entendió que era un homenaje?

-La vez que tuve la posibilidad de conocer a Gustavo Cerati se dio en un marco raro porque fui para ser un doble suyo en el videoclip de "Rapto". En un momento alguien fue y le contó que la persona que hacía de doble suyo tiene una banda tributo a Soda, y él tuvo muy buena onda. Hasta me vino a buscar y nos pusimos a hablar de la banda, del nombre, de lo que hacíamos. Lo vivía con mucha fascinación, a pesar de los pronósticos que me habían dicho, de que el día que me agarrara Cerati me mataría, en cambio él lo vivió con mucha alegría. Después se me dio con Zeta, hace unos años, que realmente fue una casualidad de la vida. Terminamos zapando unos temas de Soda y tuvo muy buena onda conmigo, aunque me dejó en claro que las bandas tributo no lo convencen. Me aclaró que respeta que estuviéramos desde 2005, que era otra época, y que tal vez, desde la enfermedad de Gustavo, nació mucha banda nueva y eso sí lo veía como un poco de oportunismo. Pero también es como un guiño. Ya tengo dos de tres.

– ¿Y a Charly (Alberti) no le gustó?

-Nunca se dio la posibilidad. Realmente somos muy respetuosos a la distancia. A nosotros hasta nos dicen que estaría bueno que invitemos a Charly (Alberti) y a Zeta (Bosio) en algún show. Ojalá se diera, pero no vamos a estar yendo a tocar el timbre todo el día. Somos muy respetuosos. Tenemos amigos en común que lo conocen a Charly pero se tiene que dar casualmente, como se dio con Gustavo y Zeta. Yo creo que se hace con mucho respeto, con mucha admiración y es un homenaje lo que estamos haciendo. No creo que haya motivo para que le caiga mal. No les estamos robando nada.

-Quizás para generaciones que no conocieron a Soda, ustedes los representan en el escenario

-Nos pasa mucho. Mucho público joven. Chicos de 15 y 16 años o padres que vienen con sus hijos chicos y ahí te das cuenta también lo groso de ellos tres como banda. Pasan las generaciones y te cruzas con muchos chicos jóvenes y muchos adultos.

Entrevista Completa