La polémica definición del líder de La Beriso sobre política

Rolo Sartorio, el cantante de una de las bandas más convocantes del rock nacional, criticó el sistema político de la Argentina y aseguró: “La revolución tiene que ser el respeto”

Rolo Sartorio es el líder de La Beriso, la banda de rock que se metió entre los nombres más fuertes del género local, como La Renga y Ciro -por nombrar sólo unos pocos-, con un poder de convocatoria importante, empujado principalmente por las redes sociales y lejos de los medios tradicionales. Un recital en el estadio Único de La Plata, telonear a los Rolling Stones, llenar dos estadios de Ferro; esos son algunos de los logros más destacados de su carrera. El cantante dio una entrevista en la que, además de hablar de la trayectoria del grupo, los próximos pasos y cómo vivieron el crecimiento de público, opinó de política.

"Yo de política no hablo porque está todo dividido", dice Rolo Sartorio frente a la cámara. Así abre el video que promociona en Facebook la nota de tapa del próximo número de Billboard. Acto seguido, empieza a desarrollar una opinión sobre la actualidad. "Los militares hicieron muy mal, pero la democracia también hace muy mal a la Argentina", aseguró y explicó lo que piensa: "Democracia no es que maten gente y no vayan presos".

"Yo prefiero ser pobre, mandarme a vivir en un rancho, pero prefiero que mis hijos puedan caminar por la calle", expresó. Además, el cantante señaló que el cambio, según su mirada, va a llegar cuando haya un trato diferente entre las personas: "La revolución tiene que ser el respeto. Me parece que con el respeto, podemos llegar al país que todos queremos".

La producción fotográfica que realizó la publicación estuvo ambientada en un gimnasio de boxeo y él como un boxeador. En la edición impresa, el periodista Santiago Torres le preguntó contra y a favor de quién usaría los guantes. "A favor del respeto y de la educación. De que los chicos no pasen hambre. De que alguien se encargue que no se mueran los pibes. Esos que ves descalzos en la calle, con mocos en la nariz, pidiendo plata y que a veces mismo la gente ni siquiera baja los vidrios", respondió en primer lugar y agregó: "Y en contra de la corrupción, de los ladrones, y de todos los mierdas que nos hundieron el país. En contra de todo eso, de los chorros, de las ratas matavidas, que matan a nuestros amigos y familia. Eso es lo que más detesto. Ni siquiera son ladrones como eran antes, que cuando no tenías plata te daban un cachetazo y se iban. Me acuerdo a los 16 saltó uno de un árbol y nos trató de afanar. Ahora te meten un tiro por 20 mangos. Eso lo odio. Armaría un escuadrón, pero corta acá que si me enrosco no puedo parar. A la vez esos pibes tampoco tuvieron educación, no nacieron chorros y ahí empieza la rueda. Pero bueno, capaz algún día se corte eso".

Otro de los temas que tocó en la entrevista fue el crecimiento de la banda. "Nunca programamos nada de lo que nos está pasando; ni siquiera lo soñamos. Ni hablar lo del Estadio Único, los dos Ferro, el DirecTV Arena o estar charlando con los Stones", contó el cantante a Billboard. Ese encuentro con las figuras británicas es algo que nunca se va a borrar de su mente: "Aunque no sé hablar en inglés, solo estar ahí sin decir nada y sacarme esa foto fue genial. Esos minutos mirándome a los ojos con Jagger, Richards o Ron Wood no me los voy a olvidar jamás".