Tras dirigir grandes cintas como la terrorífica El Orfanato, la catastrófica Lo Imposible y la emotiva Un Monstruo viene a verme, el español J.A. Bayona llamó la atención de la Meca del cine. Así, el propio Steven Spielberg le confió el nuevo capítulo de una de sus sagas más taquilleras, la quinta entrega de Jurassic Park.

En Hawaii, Bayona recreó un parque al borde de la hecatombe con un volcán en erupción a punto de acabar con los saurios que habitan el lugar. Y no solo logró darle una continuidad estilística al filme, sino que además le puso su sello personal agregándole una subtrama de pesadilla que se desarrolla en una mansión de tintes góticos.

El realizador ibérico conquistó a los actores protagonistas, sorprendidos con sus métodos de dirección que incluían sonidos y música en vivo para ayudarlos a entrar en clima.

En esta entrevista el cineasta nos contó cómo fue rodar este capítulo de la serie, cómo es trabajar con Spielberg oficiando de productor y qué importancia tuvieron los efectos especiales a la hora de darle realismo a los terribles T-REX y los sanguinarios Velociraptors.

SEGUÍ LEYENDO