Los herederos de Paul Walker recuperarán los autos robados del actor

Tras un largo litigio, la familia logró llegar a un acuerdo con el dueño de la empresa encargada de mantener los vehículos deportivos del intérprete fallecido

Justo después de que Paul Walker perdiera la vida en noviembre de 2013 en un terrible accidente a bordo de un Porsche Carrera GT, varios empleados de la empresa de Richard Taylor, donde el intérprete guardaba su colección de autos deportivos, entraron en su garaje y sustrajeron 30 vehículos.

Los coches fueron llevados desde dicho garaje, en Valencia (California), hacia un lugar desconocido y por motivos que nunca fueron esclarecidos. Luego, la familia del fallecido inició una demanda judicial en un tribunal superior de Los Ángeles para recuperar los autos sustraídos o bien recibir una indemnización.

Dos años después del inicio del litigio, las partes llegaron a un acuerdo, pero un abogado de la familia de Walker no dio detalles porque se trata de un arreglo confidencial. La Justicia desestimó el caso y no se sabe si los herederos podrán recuperar los autos o recibirán dinero, ya que trascendió que Taylor habría vendido algunos de los vehículos.

 

Lujosos autos, como ser un Porsche GT3 RS, cinco BMW M3, un Ford Mustang, un Audi R8, un Porsche 911 GT3, un Ford Crown Victoria, un Toyota Supra y un Audi S4 Quattro, entre tantos otros, conformaban el patrimonio de uno de los protagonistas de Rápido y furioso al fallecer.