Dominique Metzger fue atendida en un hospital de Qatar: “Eran todas mujeres”

La conductora de TN tuvo que hacerse atender por una disfonía y se sorprendió por el funcionamiento del sistema de salud de ese país

Dominique Metzger habló del sistema de salud qatarí (Instagram)

“Bueno, amigos, estoy en el hospital. Vivo experiencias yo... Estoy afónica y me vine a ver en el hospital”, explicó Dominique Metzger en un video que compartió en su cuenta de Instagram. La conductora de TN, que se encuentra en Qatar cubriendo el Mundial de Fútbol, ya había sido noticia cuando fue víctima de un robo en las calles de Doha y contó, horrorizada, que cuando fue a hacer la denuncia le preguntaron qué pena quería para el ladrón. Pero, esta vez, se mostró sorprendida por el funcionamiento del sistema de salud de ese país de Medio Oriente. Y lo relató a través de esa red social.

“Hay una recepción femenina, de mujeres y ahora tengo que esperar que me llamen y te atienden todas mujeres, enfermeras, médicas, personal todo femenino”, comenzó relatando la periodista mientras mostraba las instalaciones del lugar con la cámara de su celular. Y luego mostró el momento en el que llegaba al sector farmacia, donde contó que le dieron todos los remedios que necesitaba.

Junto al posteo, Dominique escribió: “Viviendo otra experiencia en Qatar. Hoy viví ir al sistema de salud pública. Es todo de primer nivel, sector solo para mujeres donde trabajan solo mujeres y me dieron todos los medicamentos gratis”.

El sector femenino del hospital de Qatar (Instagram)
El sector femenino del hospital de Qatar (Instagram)

En la previa del comienzo del mundial, Metzger sufrió un robo en la vía pública: de su cartera le sustrajeron la billetera en la que tenía las tarjetas de crédito, dinero y documentos, por lo que debió radicar la denuncia en una estación policial de la capital qatarí. En esa oportunidad, la periodista también se encargó de relatar su odisea a través de su Instagram.

“Me acaban de robar la billetera cuando estábamos haciendo la salida en vivo. Esta es la Policía y me mandaron acá a hacer la denuncia porque aseguran que está todo vigilado y que la van a encontrar a la billetera que tenía los documentos, plata, las tarjetas, que obviamente es lo que más me preocupa. Lo otro no me importa nada”, comenzó diciendo. Y siguió: “Veremos qué pasa. Lo que uno no esperaba vivir, lo vive”.

Sin embargo, un rato más tarde Dominique se encargó de marcar las diferencias culturales de ese país. “Acá estamos adentro de la estación de policía. Como detalle de color, ponele, es un sector de mujeres solamente. Me hicieron pasar a un sector de espera solo para mujeres, porque está todo dividido. El sector que está allá están los hombres. Llegás al mostrador principal y te derivan. Ahora viene a atenderme una policía mujer, vamos a ver qué me dice”, contó.

Lo cierto es que, tras remarcar que no había sido un robo violento sino que había sido un hurto del que se había dado cuenta cuando quiso ir a comprar un agua, la periodista explicó: “De inmediato avisé a la policía que está cerca. Y me dijeron: ‘Quedate tranquila que va a aparecer’. Y ellos están convencidos de que va a aparecer. Me mandaron a la comisaría y ahí noté las diferencias culturales. Los policías hombres no te registran, no te ven. Te dicen: ‘Andá para ese sector’. Y era solamente para mujeres, muchas con su vestimenta típica. Como sos mujer, te tienen que atender policías mujeres”.

Y dejó a sus seguidores atónitos al contar: “En un momento cuando me iban preguntando para tomarme la declaración, llegó la parte más compleja, porque me preguntaron: ‘¿Qué querés que haga la justicia con esto? Porque nosotros lo vamos a encontrar, hay cámaras de alta definición por todos lados’. Y yo pensé que había entendido mal por la traducción, pero no: insistían por preguntarme qué pena quería para el ladrón, si quería que lo condenaran a 5 años de cárcel, si quería que lo deportaran...Insistían por preguntarme qué pena quería, que yo la podía decidir. Pero no, yo decía que quería que aparecieran mis cosas. Yo no quería ponerme en el lugar de la justicia. Se me puso la piel de gallina, porque me pareció muy fuerte”.

Seguir leyendo: