La muerte de la vedette Thelma Stefani, la otra tragedia que envuelve al edificio donde vive Felipe Pettinato

En 1986, la actriz conmocionó a la opinión pública al arrojarse al vacío desde un departamento cercano al que se incendió en las últimas horas

Thelma Stefani y Felipe Pettinato
Thelma Stefani y Felipe Pettinato

Aguilar 2390, a metros de la Avenida Cabildo. Una de las tantas torres que distinguen al barrio de Belgrano, que en los últimos tiempos definieron su fisonomía junto a los caserones de tejas de otros tiempos. Y dos tragedias que se llevaron las miradas de la opinión pública y sembraron tanto estupor como dudas. En 1986, un suicidio que impactó a un país y sobre el que todavía quedan algunos cabos sueltos. En 2022, un incendio con una víctima fatal y una investigación que recién comienza. Entre una historia y otra, apenas unos metros y un cielo raso de diferencia.

30 de abril de 1986. Aunque su llama se estaba apagando, Thelma Stefani conservaba la belleza que la había constituido como una de los sex symbol indiscutidas de los ‘70 y los ‘80 al punto que le valió una comparación que lo dice todo: la Marilyn Monroe Argentina. Días atrás se había estrenado Correccional de mujeres, la película ambientada en el ambiente carcelario a la que había apostado todo para volver a sus días de esplendor. Pero nada salió como lo había planeado.

El filme de Emilio Vieyra parecía más una excusa para mostrar variantes de sexo y cuerpos desnudos que para documentar la vida en prisión. Thelma esperaba que la crítica valorara su trabajo, pero lo que cosechó fue la sonrisa kitsch del público y lapidada por la crítica. Fue el último golpe que pudo soportar quien por entonces, no pasaba un buen momento profesional y menos aun afectivo. Había saltado al gran público en el filme Natasha, descubierta por el coreógrafo Éber Lobato , actuó en Yo también tengo fiaca y Con mi mujer no puedo, entre otras picarescas de la época, y le hizo tanta sombra a Verónica Castro en la tira Cara a cara que la propia mexicana pidió que la desplazaran.

Thelma Stefani, la Marilyn argentina
Thelma Stefani, la Marilyn argentina

En el plano del corazón, contaba con romances con desde el especialista en temas extraterrestres Fabio Zerpa hasta el superagente Ricardo Bauleo, su único marido con papeles, y hasta se la vinculó con Carlos Monzón. Pero su relación más sonada fue con el entonces gobernador de La Rioja Carlos Menem. Como publicó Teleshow y reconstruyó el periodista Jorge Rial en su libro Polvo de estrellas, el dirigente político y la actriz se conocieron en los 70 e iniciaron un romance pese a que él estaba casado con Zulema Yoma. El vínculo se vio interrumpido cuando el político fue apresado por la dictadura militar y volvieron a reunirse en 1982. Dos años más tarde, la desaparecida revista Libre lo destapó bajo el título “El romance del gobernador y la vedette”. Dejaron de verse poco tiempo después, cuando el riojano iniciaba su carrera a la presidencia y la vedette sabía que no iba a conseguir algo serio a su lado.

Las repercusiones de Correccional de mujeres profundizaron su crisis. Armó una cena para sus amigos y antes de servir el primer plato, observó atentamente a todos los comensales y les anunció: “Somos trece a la mesa... Alguien va a morir”. La tensión era tal que uno de los invitados se desmayó. Al terminar la velada dijo: “Ustedes son lo mejor que tengo. El medio artístico me aplasta y no puedo conciliarme con él. Quien no me hizo algo, me lo estará por hacer. Desconfío de todos. No tengo salida”. Después se recluyó, hizo algunos llamados y escribió una carta en la que decía. “Estoy cansada, ya no quiero vivir más”.

En la madrugada del 30 de abril de 1986, Thelma se arrojó por el balcón del departamento que alquilaba en la unidad C del piso 21 en Aguilar 2390. El portero del edificio, Aldo del Negro contó los detalles la revista Libre: “A eso de las 2 y 20 de la madrugada sentí un ruido de ramas que se rompían e, inmediatamente después, un golpe, como el estallido de una bomba, pero muy seco. Cuando llegué a la calle, me encontré con la señora Stefani tirada en el techo de una camioneta, desfigurada y cubierta de sangre… Estaba muerta”.

Aguilar 2390, el edificio de las dos tragedias
Aguilar 2390, el edificio de las dos tragedias

Lunes 16 de mayo de 2022. El incendio en el piso 22 departamento F se desató cerca de las 23.30. Como suele suceder en estos tiempos, las primeras imágenes se viralizaron en las redes sociales, donde se veía cómo las llamas salían por la ventana de la vivienda en momentos de hondo dramatismo para los vecinos, que debieron evacuar el lugar.

Según se confirmó con el correr de las primeras averiguaciones, las llamas se iniciaron en el interior del living comedor, cuya superficie es de 3 por 5 metros. Allí se encontraba Felipe Pettinato, hijo del músico y conductor Roberto, junto a su amigo el neurólogo Melchor Rodrigo, de 44 años, quien perdió la vida en el lugar. Cuando los efectivos de seguridad ingresaron al departamento, encontraron el cuerpo calcinado de la víctima boca abajo.

El hijo del conductor, al igual que dos vecinos del edificio, había sufrido complicaciones por inhalación de humo, por lo que los tres debieron ser trasladados al Hospital Pirovano. En el caso de Felipe, luego fue derivado a la clínica Zabala, donde permanece bajo control y con custodia policial.

Si usted, o algún familiar o allegado suyo, está atravesando una crisis emocional de cualquier tipo, siente que nada tiene sentido o se encuentra atrapado en una situación a la que no le encuentra salida, llamar al 135 (línea gratuita desde Capital y Gran Buenos Aires) o bien al (011) 5275-1135 (desde todo el país).

SEGUIR LEYENDO: