Pasó por Combate, bailó con Diego Torres y es estudiante universitaria: quién es Estefi Berardi, la nueva “angelita” que acompaña a De Brito

La joven de 31 años estudió baile desde los ocho, pero en los últimos meses se destacó como panelista. Este martes debutó en el nuevo LAM

Estefi Berardi Debutó Como Angelita

Ángel de Brito regresó a la televisión con su clásico LAM, en nuevo horario y canal, dejando atrás las mañanas de El Trece para tomar las tardes/noches de América. Pero por supuesto que no lo hizo solo, sino que lo acompañan sus panelistas, mejor dicho “angelitas”. A Yaninna Latorre, Pía Shaw y Andrea Taboada se le sumaron las ya conocidas Nazarena Vélez y Ana Rosenfeld, y un nombre nuevo que comenzó a sonar hace un tiempo en el ambiente: Estefi Berardi.

“Vos sos picante”, presentó el periodista y conductor a su nueva compañera y ella puso dicha afirmación en duda, aunque el resto de sus colegas asintieron. Estefanía,. como es su verdadero nombre cumplió 31 años el 19 de enero y nació en Mar del Plata y a los 18 se instaló en Buenos Aires buscando un futuro como bailarina, carrera que estudia desde sus ocho.

Estefi Berardi, bailarina de Diego Torres
Estefi Berardi, bailarina de Diego Torres
Estefi Berardi en los separadores de los Martín Fierro 2012
Estefi Berardi en los separadores de los Martín Fierro 2012

Luego de varios castings, acompañó como bailarina a Diego Torres en una serie de shows que hizo en el Gran Rex y en el resto del país, fue bailarina de los separadores que anunciaban las ternas en los Martín Fierro en el 2012. Como actriz participó brevemente en Don Juan y su bella dama, Champs 12, Casi ángeles y Niní, pero su gran oportunidad en la pantalla le llegó en el 2015 cuando ingresó como participante al reality de juegos de canal Nueve, Combate, ciclo del cual salieron personajes como Flor Vigna, Mica Viciconte o Nico Occhiato. Primero en el equipo rojo, luego en el verde y en el 2019 debutó como conductora en la misma emisora, en el programa dirigido a adolescentes, Dale Like!.

Estefanía Berardi de niña
Estefanía Berardi de niña

“Soy bailarina y actriz. Soy de Mar del Plata, toda mi familia vive allá y extraño, una vez por mes voy a verlos o vienen mi mamá y papá, soy muy familierea, disfruto de mis amigas”, se presentaba en el concurso hace unos años y contaba: “Me la paso bailando desde chica, a los 8 entré a la escuela de danza clásica y contemporánea, iba al colegio a la mañana y al la tarde a la otra escuela. Del 1 al 10 soy 11 puntos competitiva, si entro a un lugar, voy a ganar, no a ver que onda, en los juegos no existen los amigos, las amistades están para cuando salís de jugar”.

Estefi Berardi en Combate

Como panelista dio sus primeros pasos en Siempre Show, uno de los ciclos satélite del Bailando y luego en el magazine de Carmen Barbieri, donde se destacó por sus picantes opiniones, lo que sin dudas le abrió las puertas de LAM.

Estefanía Berardi
Estefanía Berardi

Con más de 700 mil seguidores en sus redes, la también estudiante de Marketing Estratégico es influenceer y en su cuenta de Instagram suele subir fotos de sus looks, sus vacaciones y actividades que realiza en su tiempo libre y hasta challengues de baile con su sobrina.

Ángel de Brito con su nueva "angelita", Estefi Berardi
Ángel de Brito con su nueva "angelita", Estefi Berardi

Ser influencer, es ser comunicador, y hay que saber hacerlo. Es un talento. Muchos tienen seguidores por ser hijo/a de o salir con... pero no influyen en nadie. La gente no les cree o no les interesa lo que cuentan. Volviendo a mi experiencia, la mayoría de las cosas dependen de mi misma. Las ideas, llevarlas a cabo, producirlas, editarlas y subirlas. Es un trabajo 24/7. Los seguidores están ahí, siempre bancandome, y esperando “a ver qué subo hoy...” , contaba hace un tiempo a Infobae.

Hace un tiempo la bailarina había contado a Teleshow la traumática experiencia que vivió a sus 17 años cuando fue a buscar trabajo: fue engañada por un aviso en el diario en el que buscaban bailarinas y terminó yendo a un prostíbulo del barrio Los Troncos. “Lo primero que le digo por un mensaje de texto al tipo del anuncio es que soy menor de edad, porque siempre me rechazaban en todos los trabajos por eso. Y el me dijo: “Sí, vení”. Cuando esa señora me corre y me dice que espere detrás de una pared para que no me confundan, empecé a sospechar. No entendía de qué me estaba hablando y ahí empecé a atar cabos. Vi un patio interno y varios dormitorios con camas de dos plazas. Y viene de la otra punta una morocha en portaligas que pasa para ver al tipo que había tocado timbre, me saluda y ahí me doy cuenta que era un puterío. Ya al principio me había llamado la atención la decoración con telarañas y elementos de Halloween, tipo un tridente y cosas así, y yo no caía porque pensaba que era un instituto de Inglés. Yo era re inocente, no tenía calle, no había estado con un pibe en mi vida y mi mamá era muy cuida”.

SEGUIR LEYENDO: