WhatsApp habilitó una nueva opción para cambiar la tipografía habitual a una que se llama Fixedsys.

Para hacerlo, basta con poner tres acentos invertidos o graves antes y después de la frase que se escribe.

En el caso de iOS, hay que buscar, dentro del teclado, los códigos especiales, seleccionar la tilde y mantenerla apretada hasta que aparezca la opción del acento grave.

En el caso de Android es más fácil todavía. Simplemente se busca dentro de los caracteres especiales y se añade.

La opción está disponible también para la versión web del servicio de mensajería. Esta función se suma a las otras novedades que se difundieron a comienzo de año. Aquí, un detalle:

Para poner el texto en negrita, hay que añadir asterisco (*) antes y después de las palabras.

El tachado se logra encerrando la frase entre virgulillas(~).

Por último, para usar la cursiva hay que sumar el guión bajo (_) al comienzo y final del discurso