Robo y vandalismo en una iglesia de la comunidad católica maronita: se llevaron varios elementos de bronce

Ocurrió en la Catedral San Marón, ubicada en el barrio porteño de Retiro. Repudio de la Conferencia Episcopal Argentina

La puerta lateral forzada por los delincuentes
La puerta lateral forzada por los delincuentes

Una Iglesia de la comunidad católica maronita sufrió un robo esta madrugada. Se trata de la Catedral San Marón, en el barrio porteño de Retiro. El hurto fue descubierto esta mañana cuando algunas personas ingresaron al lugar y encontraron una puerta lateral forzada. Una vez en el interior observaron ventanales rotos y el robo de unas barandas de bronce, elementos de la eucaristía, un crucifijo y distintas reliquias de valor para la comunidad católica libanesa.

Según informaron fuentes policiales a Infobae, la mayoría de los elementos robados eran de bronce, por lo que se sospecha que sería otro golpe de los delincuentes llamados “robabronce”. El hecho tomó estado público luego de que la Conferencia Episcopal Argentina emitiera un comunicado en repudio a lo ocurrido.

La Conferencia Episcopal Argentina expresa su más profunda solidaridad con la comunidad Maronita y con su Obispo Monseñor Habib Chamieh, al tomar conocimiento que la Catedral San Marón, en la Capital Federal, ha sido violentada y se ha profanado la Santísima Eucaristía”, tuiteó la cuenta oficial de la entidad religiosa.

El comunicado emitido por La Conferencia Episcopal Agentina
El comunicado emitido por La Conferencia Episcopal Agentina

Tras el robo, los delincuentes dejaron hostias desparramadas por el piso y se llevaron el copón dorado que las contenía en el sagrario, además de objetos de valor religioso, como cruces, candelabros, otros elementos de bronce y reliquias de los santos libaneses San Charbel y Santa Rafka.

De acuerdo a la información policial, el robo habría quedado filmado por las cámaras de seguridad de la vía pública. Por estas horas, se sospecha que el responsable fue una persona que conocía el lugar, por la forma en que ingresó a la Catedral. El caso quedó en manos de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°32, a cargo del fiscal Leonel Gómez Barbella, quien calificó el hecho como robo.

De este modo dejaron las hostias desparramadas por el suelo
De este modo dejaron las hostias desparramadas por el suelo

Por su parte, la Red de Respeto Religioso y Maronita-Libanés, indicó que “aunque no esté claro que haya habido una intención deliberadamente de odio religioso, objetivamente los bienes sustraídos tienen un valor religioso y un carácter sagrado que los hace merecedores de especial protección. Por lo que insistimos en que la legislación penal considere estos casos como robo agravado y que tengan una sanción mayor que el robo de una cosa cualquiera”.

La Catedral de San Marón, cuyo párroco es el padre Boulos Habbouche, fue construida en 2001 con piedras traídas del Líbano, al cumplirse el centenario de la llegada de los maronitas libaneses a la Argentina, que se instalaron en 1901. Inicialmente estaba allí la capilla del colegio contiguo. La comunidad está presente, principalmente, en Buenos Aires, Mendoza y Tucumán, y la jurisdicción se extiende a Uruguay, Paraguay, Chile y Bolivia.

Por el ventanal que ingresaron los delicuentes tras forzar la puerta lateral
Por el ventanal que ingresaron los delicuentes tras forzar la puerta lateral

Pocos días atrás ocurrió otro robo de bronce perpetrado por los llamados delincuentes “robabronce”, cuando se llevaron un total de siete escudos de bronce, de 150 kilos cada uno de la Plaza Alemania. El hurto se dio en el barrio porteño de Palermo y también se registró uno similar en Plaza Francia, ubicada en Recoleta. Allí desaparecieron tres escudos de 250 kilos cada uno. Todos tienen carácter de objeto histórico pero, sobre todo, de un valor económico potencialmente elevado.

Plaza Alemania es un espacio de la Ciudad de Buenos Aires que cuenta con una reja en su periferia y portones de acceso. Pero a pesar de eso, el 20 de agosto pasado los candados de las puertas aparecieron rotos, aunque eso no fue lo peor: en el interior del predio se observó la falta de siete escudos de bronce. Todos estaban fuertemente sujetados a las paredes del monumento central, pero desde entonces solo quedaron ladrillos a la vista en esos espacios vacíos.

El monumento de Plaza Alemania tras el robo de los escudos
El monumento de Plaza Alemania tras el robo de los escudos

Hasta el momento es materia de investigación cómo lograron ingresar los delincuentes para poder extraer los escudos de las paredes y sobre todo para saber cómo se los llevaron, puesto que se estima que para hacerlo necesitaron de una camioneta o un vehículo similar para el transporte de ese peso.

Los objetos robados eran escudos de bronce donados por el gobierno de Alemania y cada uno tenía en su parte superior un cartel, también de bronce, con el nombre de la localidad germana a la que pertenecía. “Land Hessen”, dice el cartel del único escudo que queda actualmente en una de las paredes: se trata de una pieza que en realidad ya fue robada, por lo que la actual es una réplica de resina y no de bronce como el original.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR