Paletas ultrasónicas, lápices “quemarrugas” y lipoláser: así funcionaba un centro de estética trucho a una cuadra del Congreso

La Policía de la Ciudad allanó el local médico ilegal y detuvo a una pareja. Ofrecían procedimientos invasivos sin la autorización del Ministerio de Salud

Hubo dos detenidos y material secuestrado al desbaratarse un centro de estetica ilegal

Tratamientos contra la eyaculación precoz, cauterización de verrugas y hasta la aplicación de productos inyectables para mejorar la estética del cuerpo. Estos eran algunos de los variados servicios que ofrecía un centro de estética ilegal que funcionaba en las inmediaciones del Congreso de la Nación y que fue desbaratado en las últimas horas por efectivos de la Policía de la Ciudad.

El procedimiento se llevó a cabo en un local ubicado en la calle Rodríguez Peña al 100, donde los investigadores pudieron secuestrar una importante cantidad de elementos médicos y aparatos para la salud estética que eran usados por los falsos profesionales para atender a los incautos clientes que lograban atraer. En el mismo operativo detuvieron a un hombre de 34 años y a una mujer de 38 por ser los responsables del centro de estética ilegal.

La detección del establecimiento trucho fue el resultado de una investigación que duró dos meses, realizada por efectivos del Departamento Delitos contra la Salud y Seguridad Personal de la Policía de la Ciudad, que descubrieron la existencia de un consultorio médico que no contaba con las habilitaciones correspondientes.

Al llegar al consultorio de la calle Rodríguez Peña al 100, los oficiales corroboraron que las personas que atendían no estaban autorizadas para realizar procedimientos invasivos como los que ofrecían y que el local tampoco estaba habilitado por el Ministerio de Salud ni por la Agencia Gubernamental de Control (AGC).

Intervinieron en el caso la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Número 11, a cargo de la doctora María Massaglia, el Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Número 4, cuya titular es la jueza Rocío López Di Muro, y la secretaría de Alejandro Pellicori, que dictó la inmediata orden de allanamiento.

El listado de elementos incautados es sorprendente. Según detallaron fuentes policiales a Infobae, los efectivos de la Policía porteña secuestraron 1.000 jeringas descartables y sus agujas, 30 cajas de guantes estériles, cuatro tensiómetros, 10 cajas de gasas, cinco tijeras, 50 sueros intravenosos, 50 vías intravenosas, 30 plásticos descartables de auscultación vaginal y 200 frascos con diversos medicamentos.

El centro de estética ofrecía servicios médicos sin la autorización del Ministerio de Salud
El centro de estética ofrecía servicios médicos sin la autorización del Ministerio de Salud

Asimismo, hallaron una gran cantidad de aparatos entre los que había un lipoláser, dos ondas para masajes en la piel, un tonificador de glúteos, un nebulizador, una máquina punta de diamante para exfoliaciones, un aspirador, dos máscaras led, una paleta ultrásonica y un lápiz quema arrugas. También fueron incautados cuatro teléfonos celulares, tres tablets, cuatro computadoras de escritorio, medicamentos, antibióticos, analgésicos y recipientes con remedios que únicamente poseían rótulo sin especificar un laboratorio.

De igual forma, los investigadores incautaron las historias clínicas y un registro de atención de los clientes. El juzgado de López Di Muro avaló lo actuado por la policía, y ordenó la clausura del local y el traslado de los responsables del centro de estética, quienes quedaron imputados por ejercicio ilegal de la medicina.

Seguir leyendo