El fiscal generl de Dolores, Diego Escoda, defendió la labor de la doctora Verónica Zamboni.

En la jornada posterior a la multitudinaria marcha en Plaza Congreso para pedir justicia por el caso, los ocho rugbiers acusados de matar a golpes a Fernando Báez Sosa se presentaron para ser indagados por la fiscal que los acusa, Verónica Zamboni. Si bien no declararon formalmente, algunos de ellos hablaron: se victimizaron y apuntaron contra la letrada, considerándola “mentirosa” y asegurando que les genera “desconfianza”. En ese contexto, Diego Escoda, fiscal general de Dolores, salió a respaldarla.

“Yo tengo la facultad de cambiar el fiscal o agregar otro. Más allá de alguna denuncia que se ha hecho y que se va a tramitar, no he observado ningún tipo de inconducta ni de falta de objetividad por parte de la doctora Zamboni”, afirmó Escoda en América, ante las consultas del panel de Intratables.

Cuando hubo que pedir libertades, fue ella misma la que lo solicitó en el juzgado”, ejemplificó, en alusión a la liberación de Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, como prueba de la objetividad de Zamboni. Y concluyó: “Se desempeña con absoluto profesionalismo, así que por el momento no hay ni un atisbo de inconducta por parte de la fiscal”.

Por otra parte, los rugbiers también habían apuntado a las “filtraciones” en los medios. En ese sentido, el fiscal general del Dolores aseveró: “Desde el Ministerio Público Fiscal no se ha brindado ningún tipo de imágenes, ni audios, ni videos, pero evidentemente los medios de comunicación los obtienen de diversas formas. No digo que esté mal que los medios los obtengan y que los den a publicidad, simplemente digo que la fiscalía no los proporcionó”.

El primero en cargar contra Zamboni había sido Máximo Thomsen: "Lo único que se nos explicó es que la noche anterior se le había entregado a una familia un pibe en un cajón... Nosotros no sabíamos nada. Y al no saber nada, nunca tener un antecedente penal, nosotros confiamos en la Justicia y después nos dimos cuenta que la fiscal nos mintió en la cara”.

“Estamos dispuestos a declarar desde el primer día, pero como no entendíamos qué es lo que estaba sucediendo, nos mintieron. En la fiscalía fue un trámite. Como era de noche, se ve que la fiscal estaba apurada. No se nos explicó nada. Se ve que se quería ir. Nos mintieron para que nos vayamos más rápido”, continuó Thomsen. Y ante la pregunta sobre si iba a responder preguntas sobre el asesinato de Fernando, cerró: “No, porque no confío en la fiscal, porque se nos mintió desde el primer día. Voy a presentar un escrito”.

Infobae accedió a las transcripciones de las indagatorias, entre ellas la de Máximo Thomsen.
Infobae accedió a las transcripciones de las indagatorias, entre ellas la de Máximo Thomsen.

A su turno, Ciro Pertossi se expresó en la misma dirección: “Yo declararía, pero no en frente de la doctora Zamboni porque me genera cierta desconfianza, ya que no sé si lo que voy a decir acá va a salir en los medios, como ya estuvo pasando que se filtraron cosas, que por los únicos que nos enteramos del caso fue por otros internos".

"No voy a responder preguntas, porque como ya dije me genera desconfianza la fiscal Zamboni, ya que desde un principio no supimos de qué se nos acusaba. Por el único medio fue por los internos. Sentimos que nos mintió y que nos escondió cosas. Pedimos desde el primer día videos que no pudimos ver y hasta el día de hoy no vimos”, insistió.

La declaración de Ciro Pertossi.
La declaración de Ciro Pertossi.

En tanto, Enzo Comelli continuó en la misma línea y también se refirió a la presión mediática: “Hoy, ante la fiscal, no me siento conforme para declarar sobre el hecho; sí sobre mi disgusto sobre el proceso. Alegando todo esto, además de la desconfianza que le tenemos a la fiscal sobre el hecho, tenemos mucho miedo de la justicia que nos hacen los medios". Por su parte, Matías Benicelli fue el otro que acusó a la fiscal de “mentirosa”.

Tras el respaldo de Escoda, hoy la doctora Zamboni tendrá enfrente a los otros dos imputados en la causa, Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, quienes se encuentran en libertad, aunque continúan acusados como partícipes necesarios.

Seguí leyendo