El lugar en el que fue encontrado muerto el joven de 22 años.
El lugar en el que fue encontrado muerto el joven de 22 años.

La Justicia de Mendoza imputó formalmente a dos guardias de seguridad privada que están sospechados de asesinar a un joven de 22 años cuando, presuntamente, intentaba robar duraznos junto a un amigo suyo en una finca del departamento de Maipú.

El fiscal de la causa, Carlos Torres, acusó este jueves a los dos vigiladores del lugar de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” en perjuicio de la víctima, identificada como Sergio Alaniz, y ordenó que sean trasladados a un penal de esta provincia.

La investigación comenzó el sábado último, cuando el cuerpo de un joven de 22 años fue encontrado con una herida de arma de fuego en una finca de la localidad de Coquimbito, en Maipú, luego de haber estado varios días desaparecido.

Tras las primeras pericias en el lugar, se pudo determinar que el cadáver era el de Alaniz, quien era intensamente buscado desde el miércoles 8 de enero, fecha en la que su familia se presentó en la oficina fiscal 10 de este departamento mendocino para denunciar que no tenía noticias de él.

El cuerpo en cuestión fue hallado por efectivos de la División Búsqueda de Personas, de la Dirección de Investigaciones, tendido en el suelo con una herida de arma de fuego en la zona lumbar en el interior de la finca Ruano, donde se cree que la víctima había ingresado con un amigo a robar duraznos.

Ya en el predio, la policía se entrevistó con dos guardias de seguridad privada, quienes finalmente fueron detenidos y quedaron a disposición de la justicia. Posteriormente, personal de la policía Científica secuestró dos escopetas calibre 16 que se cree que se utilizaron en el crimen del joven en el predio ubicado en la intersección de las calles Zanichelli y Urquiza.

A partir de todos estos elementos que arrojaron las pericias, el fiscal de la causa decidió imputar formalmente a los dos sospechosos por el crimen de Alaniz y trasladarlos a la penitenciaria provincial. De acuerdo con los medios locales, la versión del asesinato tomó fuerza, ya que los dueños de este campo nunca denunciaron la presencia del cadáver y los efectivos policiales llegaron al lugar a partir de la información de testigos que dijeron haber visto al joven por última vez cerca de esta zona.

Seguí leyendo: