Una reunión en la que participaron al menos cuatro personas, una de ellas menor de edad y que terminó en una violenta pelea que derivó en el asesinato del estadounidense Jesse Cieslicki (37) en su casa de la localidad de Tres Esquinas, en San Juan.

El hombre fue encontrado este martes muerto en la vivienda ubicada a unos 60 metros de la ruta nacional 40. En el lugar, las divisiones de Criminalística y Homicidios se toparon con una mesa rota, una de sus patas ensangrentada y próxima al cadáver, restos de pastillas y bebidas alcohólicas, y una adolescente de 15 años durmiendo en una de las habitaciones.

Hasta allí los datos concretos con los que cuentan los investigadores para resolver un crimen que ya tiene dos detenidos. El martes por la noche la Brigada de Investigaciones Sur detuvo a dos sospechosos que habrían asistido al encuentro. Llegaron a ellos a partir de la descripción que dio un joven testigo, con quien Cieslicki había pactado para ir a cortar leña para comercializar y que dijo a la policía que vio a dos personas con rasgos físicos similares.

Se trata de C.N., de 28 años, alías "Tucumano" y su pareja B.B., de 18. Ambos estaban escondidos entre los matorrales de una finca ubicada cerca de donde se produjo el crimen, en esa localidad cercana al límite con Mendoza.

La hipótesis de los investigadores es que el ciudadano norteamericano, el "Tucumano", la pareja de este y una menor habrían ingerido alcohol y estupefacientes en la reunión privada, y luego se desató una pelea. En esas circunstancias, Cieslicki fue atacado a golpes en la cabeza con la pata de una mesa. A C.N. se lo apunta como al autor material.

"De acuerdo a versiones de testigos e incluso de la esposa de la víctima, los detenidos conocían hacía tiempo a Jesse", dijo a radio Sarmiento el juez Benito Ortiz, del Primer Juzgado de Instrucción, a cargo del caso.

Hijo de padres argentinos, Cieslicki nació en Miami y regresó al país para dedicarse al negocio del campo: arrendaba terrenos y vendía fardos para forrajería en Sarmiento. Había conformado una sociedad en 2005 junto a su padre, Carlos Constantino, fallecido hace dos años, y una tía. El hombre estaba en pareja y tenía dos hijos.

La pareja de Cieslicki dio además un dato que acercaría a llegar al móvil del crimen. "Deslizó que entre el presunto autor material y el fallecido ya había existido un problema por cuanto se sospechaba que (C.N.) le había robado un celular", agregó Ortiz.

Para esclarecer qué sucedió la noche del lunes será clave la declaración de la adolescente que fue puesta a disposición a la Justicia de Menores y se ordenó la extracción de sangre para corroborar si consumió drogas.

Mientras tanto también se aguardan los resultados preliminares de la autopsia al cadáver para conocer la causa concreta del fallecimiento.

SEGUÍ LEYENDO: