A la izquierda, Lily Pereg; a su lado, Pyrhia Sarusi
A la izquierda, Lily Pereg; a su lado, Pyrhia Sarusi

Nicolás Gil Pereg, el hijo de una de las dos turistas israelíes que desaparecieron hace dos semanas en Mendoza durante sus vacaciones, fue detenido este viernes por orden de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos.

Gil Pereg, de 36 años, es hijo de Pyrhia Sarusi (63 años), quien junto a su hermana Lily Pereg (54) arribaron al país el viernes 11. Según su propia declaración, él fue la última persona en ver a las turistas, la noche del sábado 12 de enero, cuando las acompañó a tomarse un colectivo que las llevaría hasta el departamento que alquilaron en el centro de la ciudad.

Esta tarde, el hombre, un ingeniero electrónico y ex militar que está radicado en la provincia mendocina desde 2007, fue arrestado en su casa, ubicada en la calle Julio A. Roca al 6000 de la localidad de Guaymallén.

Desde la Justicia señalaron que la detención se produjo "por la obtención de nuevas medidas de pruebas", sin especificar las evidencias. El hombre fue trasladado a la comisaría 9°, a la espera de conocer la imputación.

La semana pasada, la Policía provincial había allanado aquella vivienda, sin resultados -a priori- positivos. Los efectivos de seguridad ingresaron a la propiedad con palas, perros rastreadores y grupos electrógenos.

Nicolás Gil Pereg (Télam)
Nicolás Gil Pereg (Télam)

El caso que tiene a Gil Pereg como sospechoso comenzó a trascender públicamente en la mañana del miércoles 16, cuando los familiares de las mujeres iniciaron una cruzada en las redes sociales solicitando datos para localizarlas, luego de cinco días sin novedades sobre su paradero.

En el pedido de ayuda indicaron que la última comunicación con ellas había sido el mismo día que llegaron al país, a las 2:30 de la madrugada. Luego perdieron contacto.

Desde el viernes 11, nadie supo nada de ellas, a excepción de Gil Pereg. El hombre dijo ante la Justicia que compartió junto a su madre y su tía toda la jornada del sábado 12 en su casa. Y en horas de la noche, cerca de las 21, ellas se retiraron hacia el complejo en la calle España al 1139 que alquilaron. De acuerdo a su relato, quedaron en encontrarse al día siguiente.

Las cámaras de vigilancia de la zona confirmaron parte de su declaración, ya que registraron el momento en el que las dos mujeres ingresan a la vivienda de Gil Pereg, un predio que abarca 3.000 metros cuadrados de superficie. Sin embargo, no hay imágenes de cuando se retiran del lugar.

La semana pasada se llevaron a cabo tres allanamientos a la propiedad de Gil Pereg. En su domicilio hallaron tres millones de pesos, repartidos en dólares y euros. También cuatro armas, todas registradas. A los investigadores les llamó la atención las condiciones en las que vive: en la casa no hay dormitorios ni muebles y los pisos son de tierra.

Fue Gil Pereg quien hizo la denuncia por la desaparición de su madre y su tía, luego de haberse rapado a cero (tenía rastas) y afeitarse la barba. Ante los medios, lanzó sus posibles teorías: "Alguien, que puede haber venido de Israel, fue detrás de ellas para hacerles daño. O puede ser alguien que me odia acá, en la provincia, le hizo daño a ellas para vengarse de mí", reflexionó.

La búsqueda alcanzó repercusión internacional. Funcionarios políticos (desde Israel y Australia, donde vive Lily Pereg) llegaron hasta Mendoza. También familiares de las turistas, quienes ofrecieron $50 mil pesos de recompensa para quienes aporten información. La Justicia, por su parte, ofrece una recompensa de $300 mil pesos a cambio de datos.

Gil Pereg figura como el titular de cinco empresas en Mendoza, creadas entre los años 2011 y 2015 por su madre, Pyrhia Sarusi, quien reside en Israel. El año pasado liberó 46 cheques sin fondos con tres de esas firmas, por un total que supera los 9 millones de pesos.

SEGUÍ LEYENDO: