Los elementos con los que rastrillaron la casa de Gil Pereg
Los elementos con los que rastrillaron la casa de Gil Pereg

La búsqueda de las hermanas israelíes Pyrhia Sarusi (63 años) y Lily Pereg (54) que desaparecieron en Mendoza durante sus vacaciones tomó un giro dramático. Por orden de la fiscal Claudia Ríos que investiga el caso, la Policía provincial allanó este viernes la casa de Nicolás Gil Pereg, el hijo de Pyrhia Sarusi. Los efectivos de seguridad ingresaron a la propiedad con palas, perros y grupos electrógenos.

De todos modos, los procedimientos que terminaron el viernes por la noche no arrojaron resultados positivos, a pesar de que los perros rastrearon el lugar en base al olor de unas prendas de las desaparecidas.

La fiscal del caso, Claudia Ríos, aclaró que no puede difundir mayor información sobre la  investigación aunque deslizó que podrían haber nuevos allanamientos en las próximas horas.

El caso comenzó a trascender públicamente en la mañana del miércoles pasado, cuando los familiares de las mujeres iniciaron una cruzada en las redes sociales solicitando datos para localizarlas, luego de cinco días sin novedades sobre su paradero.

En el pedido de ayuda indicaron que la última comunicación con ellas había sido el mismo día que llegaron al país, a las 2:30 de la madrugada. Luego perdieron contacto.

A la izquierda, Lily Pereg; a su lado, Pyrhia Sarusi
A la izquierda, Lily Pereg; a su lado, Pyrhia Sarusi

Las turistas -que vinieron de vacaciones- arribaron a Mendoza hace una semana, el viernes 11. Pero desde entonces nadie supo nada de ellas, a excepción de Nicolás Gil Pereg.

El hombre, de 36 años y nacionalidad israelí, declaró el miércoles en la fiscalía de Homicidios -encargada de investigar desapariciones de personas-. Dijo ante la Justicia que compartió junto a su madre y su tía toda la jornada del sábado 12 en su casa del barrio Buena Nueva, en la localidad de Guaymallén.

En el interrogatorio, el hombre aseguró que la última vez que las vio fue en horas de la noche, cuando las acompañó a tomar el micro que las llevaría hasta el departamento que alquilaban, en un complejo ubicado en la calle España al 1139, en el centro de la ciudad. De acuerdo a su relato, quedaron en encontrarse al día siguiente.

"Nos teníamos que encontrar en el departamento, fui, toque timbre abajo, no contestó nadie, les grité al balcón y tampoco salió nadie y me fui y volví el lunes y fue lo mismo. La chica que limpia me dejó entrar al edificio, golpeé la puerta y tampoco había nadie, vino el dueño del departamento y la policía y encontramos que no había nadie, no sabemos dónde están", dijo Gil Pereg a Canal 9.

Ante las cámaras, el hijo afirmó que las mujeres "no desaparecerían por su voluntad porque son responsables, inteligentes y no conocían nada acá". Y lanzó su hipótesis: "Para mí alguien las forzó a hacer algo que no querían, algún delincuente o alguien las forzó y enganchó para hacer cosas que no querían".

La propiedad de Gil Pereg abarca un predio 3.000 metros cuadrados de superficie, que está asentado en la calle Roca al 6.000, frente al Cementerio de Guaymallén. Según el diario El Sol, en el lugar funcionaban canchas de paddle que actualmente se encuentran abandonadas. En la vivienda hallaron cuatro armas, todas registradas.

También trascendió que Gil Pereg figura como el titular de cinco empresas en Mendoza, creadas entre los años 2011 y 2015 por su madre, Pyrhia Sarusi, quien reside en Israel. Las firmas tienen domicilio en Guaymallén.

El hombre es ingeniero electrónico y está radicado en el país desde fines de 2007.

SEGUÍ LEYENDO: