El magistrado Julio Báez, camarista del Tribunal Oral Criminal 4 de la Capital Federal, fue entrevistado por la doctora Marcela Losardo en InfobaeTV, en el ciclo Justicia Abierta. Durante la entrevista describió la actualidad del Poder Judicial, los escasos recursos con los que cuentan y la independencia que debe tener un juez al momento de gestionar justicia.

¿Cuántas causas están teniendo en este momento en el tribunal?

– Estamos teniendo entre 70 y 80 causas por localía. Es un tribunal que está equilibrado y en el que tenemos el control de la situación donde estamos permanentemente revisando los expedientes. Tratando de mejorar el servicio de justicia. En el año 2015 cuando se auditaron las cámaras de enjuiciamiento nominado para el premio Fores, tratamos de mantener una ecuanimidad y una estructura numérica contra una realidad en la que cada vez se incrementa el delito y los recursos tienden a ser menos.

El premio Fores es el de excelencia judicial … 

– Allí integramos la terna y realmente fue un orgullo.

En la actualidad, ¿cómo es la realidad del Poder Judicial?

– No voy a incursionar en cuestiones de política partidaria porque soy juez de la Nación y no correspondería que lo haga. Pero, durante muchos años hicimos muy mal las cosas todos en todos los segmentos y hoy estamos pagando las consecuencias de haber hecho durante muchos años las cosas como no se deberían haber hecho. Tenemos un Estado prácticamente quebrado, un estado que gasta de manera sobredimensionada en función de lo que recauda, genera una proyección en las políticas públicas. No podés hacer políticas públicas sin dinero, no podes hacer políticas de género, no podemos hacer política criminal, no podemos hacer política ambiental …

En la justicia se abordan muchos temas por conveniencia de momento, ¿no? ¡Qué son las policías públicas, políticas públicas constantes y permanentes?

– Eso es una policía pública a una moda. Las policías públicas son sustentables en el tiempo y mas allá de los gobiernos, eso es lo que se llama "ilusión penal", pensar que desde el sistema penal vos vas a corregir un segmento de la realidad social. Podes derogar la ley de gravedad y los objetos se van a seguir cayendo. Los argentinos tenemos que concientizarnos en 4 o 5 políticas públicas, generar un descenso sí del gasto, el gran problema de Argentina es el déficit del Estado, lo que está gastando el Estado y lo que están gastando los contribuyentes en solventar la estructura estatal.

El derecho penal ha ido evolucionando bastante … 

– Sí, tratamos de hacer una justicia más cercana a la gente.

Por ejemplo, ¿el rol de la víctima?

– Hace años que vengo bregando para que la víctima tenga el reconocimiento en toda su amplitud.
Claro, lo que pasa que antes la mirada era que la víctima del proceso penal lo que iba a buscar era venganza, entonces se la ponía en ese lugar y por eso era el convidado de piedra porque, o no estaba o… y ahora se vio que realmente la víctima puede ser escuchada y esto no significa que va a condicionar un resultado de un tribunal ni mucho menos, ni va a ejercer venganza y muchas veces la víctima también es llamada y muchas sin embargo no quiere estar como por ejemplo si la llaman para que opine sobre una probation y por ahí no le interesa porque no quiere acercarse al proceso porque tiene motivos suficientes para no acercarse al proceso, no está obligada.

Una persona puede tener motivos para no acceder a un proceso, no está obligada. 

– No, pero además de no estar obligada, pienso que es el gran actor, es el ofendido natural por el delito. A la persona a la que se le expropió el conflicto, a quien se la retiró de la disputa penal y se la puso como un mero dato estadístico.

La entrevista completa: