Un jurado de presos y penitenciarios en un simulacro que se hizo en la cárcel de San Martín (Guille Llamos)
Un jurado de presos y penitenciarios en un simulacro que se hizo en la cárcel de San Martín (Guille Llamos)

Los juicios por jurados están en la Constitución Nacional desde 1853. Pero hace 160 años que el Congreso Nacional no aprueba la ley que los regule para llevarlos a la práctica. Lo que ha ocurrido es que ese rol lo tomaron individualmente las provincias que sancionaron su propia norma. Así, hoy son cinco provincias del país que tienen juicios por jurados populares.

Son las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Neuquén, Chaco y Río Negro. "Pero en Chaco y Río Negro todavía no hubo juicios y esperamos que la semana que viene lo aprueba el Poder Legislativo de Mendoza y antes de fin de año los de Santa Fe y San Juan donde la ley ya tiene media sanción", le dijo a Infobae Andrés Harfuch, vicepresidente de la Asociación Argentina de Juicios por Jurados y defensor general de San Martín, en la provincia de Buenos Aires.

Si bien cada provincia sancionó leyes con algunas diferencias, todas mantienen algunos puntos en común. Los jurados están integrados por 12 personas que tienen que ser mitad hombres y mitad mujeres elegidos por sorteo y que deben cumplir algunos requisitos. La excepción es Córdoba que tiene un jurado escabinado integrado por ocho ciudadanos y dos jueces técnicos.

Los jurados se aplican para todos los casos penales que llegan a juicio. En algunos casos para delitos graves con penas superiores a los 15 años o para hechos en los que estén acusados funcionarios públicos. En la provincia de Buenos Aires ley establece que el acusado es el que opta si quiere un juicio con jurados o con un tribunal de jueces técnicos.

"El del jurado es el único tribunal que respeta la igualdad de género. Siempre tiene que haber la misma cantidad de hombres y mujeres. Eso no pasa con los tribunales orales de jueces donde, por ejemplo, pueden ser todos hombres", destaca Harfuch y agrega que en eso Argentina es única en el mundo y vienen al país juristas de Estados Unidos, Canadá e Inglaterra a estudiar el proceso.

Andrés Harfuch (Guille Llamos)
Andrés Harfuch (Guille Llamos)

Harfuch también derriba mitos. Uno es que los ciudadanos son más duros con los acusados. "El 70 por ciento de los juicios por jurados termina en condena. La proporción es un rango similar que las condenas en los juicios de jueces técnicos", ejemplificó.

Los jurados solo deciden si el acusado es culpable del hecho. La pena la fija un juez técnico. Los jurados no tienen que dar fundamentos de su decisión, el rol es una carga pública y su veredicto no es apelable.

Córdoba fue la primera provincia en aplicar jurados populares. Fue en 2005 y desde entonces ya realizó cerca de 480 procesos. Neuquén la sancionó en 2011 y comenzó a regir dos años después. Allí ya hicieron unos 40 procesos.

En la provincia de Buenos Aires el prime juicio por jurados fue en marzo de 2015. Desde entonces y hasta hoy se realizaron 248 juicios. Año a año fueron creciendo. En 2015 se hicieron 38; en 2016, 59; en 2017; 77; y en lo que va del 2018 ya se realizaron 74. La estadística oficial marca que hubo 142 condenas y 73 absoluciones. También 28 veredictos mixtos, en los que pudo haber varios acusados (algunos condenados y otros absueltos) o un único imputado pero con varios delitos, algunos por los cuales fue encontrado responsable y otros no. Y solo cinco juicios que fueron declarados estancados, que es cuando el jurado no alcanza las mayorías necesarias que marca la ley para un veredicto.