La Justicia ratificó este martes la prisión preventiva dictada contra el barrabrava Pablo "Bebote" Álvarez y contra el vicepresidente de Independiente, Noray Nakis, que son investigados en una causa en la que están acusados de formar parte de una asociación ilícita.

Ayer por la tarde, el juez Gabriel Vitale rechazó los planteos de los abogados defensores, quienes habían pedido el sobreseimiento o la libertad por falta de mérito de los detenidos con el argumento de la "ajenidad", aduciendo que "Bebote" y Nakis no participaron de los hechos que le imputaban los fiscales Viviana Giorgi y José Juárez. Incluso, algunos de los acusados a los que también se les confirmó la prisión preventiva habían solicitado audiencias para volver a declarar.

La decisión del magistrado también recayó sobre Damián Lagaronne, como presunto organizador de la asociación ilícita y por tener arma de fuego de uso civil sin contar con la debida autorización legal; Ariel Romero, Adrián Bartone, Adrián García y César Godoy, también con el mismo presunto rol.

En tanto, Roberto "Polaco" Petrov sumó la acusación por la presunta comisión de los delitos de abuso de armas agravado, tenencia simple de estupefacientes, portación de arma de fuego de guerra sin contar con la debida autorización legal.

Fuentes judiciales confirmaron a Infobae que para Vitale cada uno de los detenidos cumplían un rol dentro de la "asociación ilícita" por la que están acusados. En ese sentido, "Bebote" está sindicado como el jefe de la misma, Damián Lagaronne -lugarteniente de Álvarez dentro de la barra brava- como organizador y por tener arma de fuego de uso civil sin contar con la debida autorización legal. Por su parte, Ítalo Ariel "Cebolla" Romeo, Gabriel "Tano de Gerli" Bartone, Gastón "Tortuga" García y César "Pucho" o "Ninja" Godoy como organizadores de esa presunta asociación ilícita.

Nakis fue apuntado como miembro de esa organización y Roberto "El Polaco" Petrov -señalado como exguardaespaldas de Hugo Moyano- como organizador, pero en este caso se sumaron los delitos de "abuso de armas agravado, tenencia simple de estupefacientes, portación de arma de fuego de guerra sin contar con la debida autorización legal".

De acuerdo a la denuncia, los jefes de las barras bravas recibirían dinero para tener controlada la tribuna y no agredir a los jugadores, pero un apriete al entrenador del "Rojo", Ariel Holan, por parte de "Bebote" Álvarez desembocó en una denuncia policial y judicial que a su vez provocó que se iniciara esta causa en la que hay imputados tanto barrabravas como así también dirigentes del elenco de Avellaneda.

El hecho que llevó a la detención de "Bebote" ocurrió el 19 de octubre de 2017 sobre el acceso Sudeste a la salida del club, cuando el técnico de Independiente Ariel Holan iba en el Ford Focus de su ayudante de campo, Javier Telechea. En ese lugar fueron interceptados por dos motocicletas y de una de ellas bajó el líder de la barra de Independiente, quien lo obligó a que le abriera la puerta del vehículo y se subió.

Tras ello, "Bebote" les ordenó que continuaran la marcha seguidos de las motos y varios automóviles- y a la vez le exigió a Holan en tono hostil la entrega de USD 50 mil, porque era "el único director técnico que no lo hacía".

Luego de circular durante unos quince minutos, Álvarez le indicó que detuviera la marcha en la esquina de la avenida Debenedetti y Coronel Suárez de Dock Sud, descendió del rodado, y se fue junto a los sujetos que los habían acompañado durante todo el trayecto.

LEA MÁS